Entre vacas sagradas transcurre la vida, por José Félix Sánchez-Satrústegui

Símbolo de la fecundidad y la maternidad, las vacas son sagradas para los hindúes. Aquí, a falta de esa concepción religiosa o vaya usted a saber, se han sacralizado para acompañar a personajes de la política. Casado las utilizó para criticar a Garzón, que reprobaba la ganadería intensiva, fotografiándose con vacas de ganadería extensiva, que es lo que defendía el censurado, en un desajuste conceptual que con frecuencia acompañaba a Casado. Ahora lo hace Moreno Bonilla, insistiendo en que la vaca, con dificultades de tamaño para ser considerada animal de compañía, sea animal de campaña; de campaña electoral, o sea.

Precisamente por eso, la expresión vaca sagrada, fuera de India, se refiere también a algo que es intocable, que debe ser respetado y no movido de su sitio. Aznar y Felipe González, paradigmas en la política de tal consideración, se debaten con frecuencia entre esa autoridad, otorgada tanto por los prosélitos como por sus respectivos egos, y el muy decorativo pero inerte papel como jarrones chinos. Hay muchos más ejemplos, y no solo en política. Algunas vacas sagradas hasta llegan a convertirse en ovejas negras: véase Rodrigo Rato.

Mas la vida, con todas sus contradicciones, continúa, distante cuando no pisoteada por tan sacrosantos mamíferos; aludo ahora a los bípedos.

Anna nació en Marruecos, en el trayecto migratorio de su madre desde Camerún a España, donde residen. En ninguno de los tres países la querían reconocer. A los 7 años ha dejado de ser apátrida, imaginaria, invisible e ilegal para el sistema, signifique lo que signifique el sistema. Una sentencia judicial la declara española. A veces (muy pocas, pero hay que reconocerlo cuando sucede), la justicia parece humana. Si le preguntaban de dónde era, ella callaba encogida de hombros. Nacida en el mar, o casi, como tantas, decían sus ojos. Podría haber sido de otra manera: muerta en el mar, como tantas. Sin embargo, tuvo suerte, entre el vientre y los brazos de su madre, que había nacido en la orilla equivocada, logró saltar a la de la esperanza sin ahogarse, consiguió ser apátrida, imaginaria, invisible e ilegal. Algunos, muchos, cada vez más, animados por la ola xenófoba y racista que alientan Vox y demás fascistas en cuarto creciente, así como los condescendientes peperos, la culparán de todos los males patrios.

El número total de desplazados y refugiados en el mundo ya ha superado los 84 millones, según un informe publicado por ACNUR. La escalada de la violencia, la inseguridad y los efectos del cambio climático son las causas principales del incremento. Se necesitan políticas europeas de verdad para migrantes y refugiados; no políticas de odio, que son las que se han introducido en el debate público por la ultraderecha con la complicidad de la indiferencia globalizada.

La gente también huye del hambre. Mientras la riqueza de los buitres multimillonarios del sector alimentario se ha incrementado en un 45% en los últimos dos años, las personas que están afectadas por la pandemia del hambre pasarán de 149 millones en 2019 a los 270 millones a finales de 2022. Con su ironía habitual, El Roto nos descubre la realidad inhumana: “A los países pobres les ayudamos con una parte de lo que les quitamos”.

La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, compareció ante los medios de comunicación para dar a conocer los datos actualizados y valorar la situación de la violencia machista en España. Cada cifra es un nuevo dolor que afecta a toda la sociedad. Ante esta situación no se pueden admitir ni la insensibilidad ni el desprecio al feminismo, que lucha por una sociedad en igualdad. Las burradas de Ayuso contra las feministas no tienen desperdicio (perdón, todas ellas son desperdicio): «Su forma de ver la vida, propia de malcriadas que aspiran a llegar solas y borrachas, desprovistas de responsabilidades ni siquiera ante sus peores decisiones, nos abochorna a la mayoría de las mujeres que trabajamos todos los días por sacar adelante a nuestro país». Irene Montero le contestó convenientemente, pero el mejor descrédito contra su mensaje es el propio mensaje.

Con Ana Salmerón la justicia ha sido injusta por permitir la querulancia patológica del maltratador y del sistema, signifique lo que signifique el sistema, que lo apoya. Como había pasado poco, había que rematarla, “revictimizarla”. Ha entrado en prisión por defender a su hija de un bicho inhumano que, por cierto, no pisó la cárcel a pesar de ser condenado. La ministra del ramo denegó el indulto porque su ministerio tenía las manos atadas al ser Ana reincidente. En ese momento, como miembro de un gobierno progresista, debería haber dimitido ante la impotencia de no poderse desatar. La reincidencia en proteger a su hija de una mala bestia la lleva entre rejas, el individuo sigue libre y el resto deberíamos sentirnos un poco más avergonzados porque esto pueda suceder en nuestro Estado de Derecho.

Almudena Grandes, tan grande, es nombrada Hija Predilecta de Madrid en un acto en el Teatro Español al que no acude el alcalde Almeida. En contra de lo que se ha dicho, creo que sí ha estado a la altura, a la suya, ha sido consonante con su nula talla intelectual, con la estatura de su cerebro mezquino en cuarto menguante. Sabina se quita el sombrero, Luis García Montero con el resto de la familia se emociona y nos emociona, el público llena el recinto y la aplaude, muchos la leemos. Almeida, el iletrado, solo demuestra lo que es. Todo en él es nada. 

En la campaña electoral andaluza, tras el mugido de las vacas y de Olona, también lo hizo el obispo de Huelva en un mitin homilético en el Rocío. Monseñor observó la explanada a rebosar de fieles, además de la tele en directo, y se vino arriba. Advirtió en su sermón que los votantes cristianos deben atenerse a los principios morales de la Iglesia y arremetió contra el aborto, el matrimonio homosexual y la eutanasia. Los malpensados creemos que estaba pidiendo el voto para el PP o Vox. Y convenció.

La izquierda dividida y subdividida pelea contra una derecha en supuestas vías de moderación solo aparente. A todo esto, el líder Feijóo, “o suaviño”, que solo quiere debate económico, confunde tipo de interés con prima de riesgo en su primer enfrentamiento senatorial con Pedro Sánchez. Pretende superar los errores conceptuales de su predecesor.

En el entretanto del desarrollo de las elecciones en Andalucía, donde Olona persigue la refundación del caciquismo (cito a Luis García Montero) y Moreno una victoria holgada mediante la elipsis, la energía, tan liberal ella, se rebela contra las medidas socialcomunistas que pretendían contener su desorbitado precio. El recibo de la luz procura mantener la tendencia a electrocutar al usuario modesto.

Mario Vargas Llosa, vaca sagrada de la literatura, autodefinido como liberal (aunque es más que neoliberal), disculpa al ultraderechista Bolsonaro tildando de simples “payasadas” sus proclamas machistas, xenófobas, misóginas y racistas. Lo prefiere a Lula. Frente a las andanzas del Nobel peruano, lo único que podemos hacer es cultivar el recuerdo de la lectura de sus obras.

En una convención nacional del PP (dónde si no), compartiendo escenario con Sarkozy, hizo el comentario que define la presunta liberalidad del personaje: “Los latinoamericanos saldrán de la crisis cuando entiendan que han votado mal. Lo importante no es que haya libertad de voto, sino que se vote bien. Los países que votan mal lo acaban pagando caro”. Desde su vacuna sacralidad, pensará que Andalucía ha votado más o menos bien, aunque ya veremos para quienes.

Las vacas sagradas de la izquierda saldrán a señalar, unas, o a buscar excusas, otras. Lo que deberían hacer todas las izquierdas es tomar impulso desde el rincón de pensar.

José Félix Sánchez-Satrústegui Fernández

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s