Mi Coronavirus y yo (VIII), por Algarabía. Hoy la tragedia tiene cara y nombre.

cropped-para-face-0.png

Después de la alegría de la vida que nos dio Julia ayer, hoy la tragedia tiene cara y nombre Javito, o Lokillo como se llamaba a si mismo en FB, un vecino del barrio con el que no tuve mucho contacto de manera física, aunque sí virtual. A Javito le venció el bicho anoche. Allá dónde estés que la tierra te sea leve, estoy segura que alegrarás a quién esté a tu alrededor porque esa era tu facultad más preciada.

No sé si sabéis que yo soy sindicalista de CCOO, orgullo de pertenencia 1000. Mis compañeros y compañeras llevan desde el minuto uno al pie del cañón, intentando evitar despidos, ERTES fraudulentos, vigilando que las medidas de prevención se cumplan allá dónde estamos y dónde nos llegan las consultas y quejas de las trabajadoras y trabajadores, atendiendo telefónicamente, presencialmente si no hay más remedio y tenemos bajas. Muchas, porque nuestro trabajo es cara al público como se suele decir, somos un servicio público y hoy quiero reivindicarles, reivindicarnos, porque hay muchos empresarios buenos y muchos otros que siguen haciendo lo de siempre, explotar sin necesidad a las personas que trabajan para su beneficio, dándoles igual si para ello las exponen.

Os voy a contar una historia que desde casa intento arreglar. Me parece tan de sentido común que si la respuesta de la empresa es negativa, buscaré otros medios para solucionarlo. De momento no diré el nombre de la misma, trabajan a turno partido, por la tarde solo una hora y cuarto, por lo que la gente tiene que hacer cuatro viajes diarios, exponiéndose y exponiendo al resto cuatro veces al día. Mi propuesta ha sido jornada intensiva para cubrir todo el tramo horario, la mitad pueden entrar a una hora y la otra mitad más tarde, así cubrimos toda la jornada, pero cada persona evita dos viajes. Estamos hablando de 11 personas, no 2000, os iré contando, han quedado en pensarlo y decirme algo.

De verdad que las empresas son tan inconscientes como para no haber pensado en la posibilidad de que aquellas personas que no pueden teletrabajar, realicen su trabajo en unas condiciones más efectivas de cara al bicho para todos y todas.

Espero que después de las risas que os habréis pasado con mis SWAT, me permitáis esta licencia nada poética, pero sí real, de la vida actual, de muchísimas personas que no pueden quedarse en casa.

Javito, por ti. Perdonad que hoy no me ría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s