Es lo que hay. Por Julián Ruiz Bujanda.

 

cropped-zurich.jpg

 

julian

Creo no descubrir nada nuevo si digo que la carta de Pablo Iglesias al PSOE sobre la moción de censura no es una muestra más de ingenuidad como creen algunos.

Ni que no sepa la respuesta, pues creo la conoce muy bien antes de que le contesten. La carta no hace sino poner de nuevo negro sobre blanco la política de un socialismo trasnochado y más pendiente de su pesebre que de lo que pueda sucedernos a los ciudadanos.

No señores, al PSOE, lo que le fastidia es que le pilla con un partido a la baja sin un líder que pueda dar la cara y con tantas mentiras que ya no les creen más que algunos viejos nostálgicos y algunos interesados en medrar en la casa.

Pero en el pecado va la penitencia. No hay más que fijarse en cómo les está yendo a sus afines en otras partes del mundo por su complacencia con las derechas, en nuestro caso, con la extrema derecha del PP.

La última la de Francia, donde ni siquiera son la tercera fuerza política. Es debido a ello que no debemos engañarnos por como tratan los medios al cada día más emergente partido de Podemos, porque son los mismos medios que con ocasión de la moción de censura de Felipe González contra Suárez y sabiendo que no podía salir adelante, la aplaudían hasta con las orejas porque les venía bien que gobernase un partido que ya había dejado claro, con los poderes fácticos, que nada iba a cambiar.

Una operación para darle a la seudo-democracia que tenemos un aire de apertura. OTAN de entrada ya veremos y si eso ya… No va descaminado F. González cuando dice que el PP y el PSOE deben de ir juntos.

Él lo tiene claro, si une los dos partidos quizás de su unión salga un partido que se aproxime a la derecha tradicional europea, sabiendo como sabe, que el futuro no pasa por su inventada izquierda, ya que de la verdadera izquierda el PSOE se apartó hace muchos años. La mentira, la corrupción, el amiguismo, etc tiene un recorrido que está llegando a su fin y él lo sabe.

Es por eso que trata de salvar las cenizas de un partido del que se han servido y se sirven para sus propios intereses. Yo por mi parte hace tiempo que deje de creer en los partidos para creer en las personas, lo que se podría llamar humanismo libertario. Creer en las personas y no en los entes que miran por intereses propios y alejados del interés general. Entes, que con sus medios tratan de manipular la vida de las personas, con leyes y jueces a su medida.

Y no te engañes amigo lector, aquí nada o muy poco ha cambiado desde los tiempos del infame generalísimo. Y no olvides que son las mismas personas, ahora demócratas de toda la vida, las que rigen nuestros destinos e hijos y nietos de los que impartían justicia en la dictadura, “aquí no hubo una revolución de los claveles, ni se depuraron a jueces, militares y policías”. Pero eso es otra historia.

Así como los mismos medios de comunicación que siempre han estado y están con el poder establecido que engorda sus cuentas de resultados con el dinero de todos.

Comenzando por La Razón y acabando por El Intermedio. ¿O creías que Wyoming no te está manipulando? Para terminar decir que, no todas las personas son iguales, y es por eso que creo en las personas, pero no en un ente llamado partido.

Buena palabra, partido, para definir al PSOE;  dividido, fragmentado, roto, despedazado, separado, diviso.    

Julián Ruiz Bujanda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s