Mujer. Por José Félix Sánchez Satrústegui.

cropped-copa-rey-autoega.jpg

foto-montejurra-solo

No podemos olvidarnos del necesario combate contra el hambre o la xenofobia, el racismo o la homofobia; no debemos perder de vista las enormes desigualdades sociales o la pérdida de libertades en el mundo. Ninguna injusticia nos es ajena.

Pero hay una situación (en realidad, muchas) que, afectando al cincuenta por ciento de los seres humanos, convive con nosotros con la mayor naturalidad. La mitad de la población mundial cobra menos sueldo o pensión que la otra mitad por el hecho de pertenecer a ella; tiene menos representantes en parlamentos, direcciones de empresa o en la cúpula judicial; encuentra enormes dificultades para conciliar vida familiar, laboral y social; sufre agresiones sexuales o violaciones; está cosificada en la publicidad; el lenguaje es sexista en contra de ella y es víctima, a veces mortal, de violencia machista.

El machismo no es solo una forma de actuar sino también de no actuar, es una actitud a la vez que una falta de ella, es una forma de mirar y una manera de mirar para otro lado. El machismo es una enfermedad social que en ocasiones se expresa de manera inconsciente pero que se ha transmitido de generación en generación con vocación eterna. No es atributo de unos pocos, sino que en mayor o menor grado está instalado en cada uno de nosotros. Embestir de forma sistemática a la mujer y su dignidad es la forma de opresión más antigua y generalizada del mundo. La mujer está tan acostumbrada a sufrir más intensamente la pobreza que hasta el hombre más miserable del mundo tendrá una mujer a quien mandar (Isabel Allende).

Confieso que me costó entender la discriminación positiva que se pretende en busca de esa igualdad y que ya me explicaban mis compañeras de aquel lejano PCE. Pero, claro, conocí a Cristina Almeida y con ella no tienes más remedio que convencerte. Por sus razonamientos y por su ímpetu.

Es difícil que una sociedad que excluye a numerosos grupos por causas dispares pueda conseguir un estado de salud mínimamente aceptable, pero una sociedad que arremete de variadas formas contra la mitad de sus componentes está condenada a una insoportable subsistencia moribunda como mucho.

“Sin mujer, la vida es pura prosa”, de acuerdo con Rubén Darío. Aunque mientras imbuye de lírica la vida, la mujer habita la épica del día a día y sucumbe a la tragedia insistente del “la maté porque era mía”. Inspira los sueños de quienes, a la par, están dispuestos a provocarle pesadillas.

Participo desde hace años en el Festival Internacional de Poesía y Arte Grito de Mujer que este año lleva el lema “Un Grito de Libertad”, por todas las niñas del mundo, por su derecho a vivir sin abusos, maltratos o preocupaciones propias de la adultez, como el embarazo precoz o el trabajo forzado, entre otras.

Cada año, el Día internacional de la mujer nos recuerda la lucha por la igualdad con el hombre, pero mientras no consigamos 364 días de ejercicio en favor de esa igualdad, no tenemos derecho a festejarlo.

Ignoro si lo que hacemos sirve para algo. Veo con tristeza e impotencia que algunos creen que hemos conseguido bastante con hacer interminables discursos y escritos hablando de compañeros y compañeras, amigos y amigas, todos y todas o, incluso, miembros y “miembras”.

No sé si nos hemos asentado en una suerte de gatopardismo lampedusiano con cambios en las formas para que en el fondo todo siga igual, en la burocracia inútil del día mundial de lo que molesta el resto del año o en el folclor ridículo de la protesta frente a las puertas de nuestras conciencias narcotizadas.

Será que no hacemos todo lo que podemos y debemos. O será que sigo siendo un militante de la duda, un escéptico. Mi abrazo, mujer.

 

José Félix Sáchez Satrústegui.

ahora es nuestro turno de gritar

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s