SE DESPIDIÓ DE TODOS Y SE HA MUERTO. Adiós a Rosi Satrústegui.

cropped-copa-rey-autoega.jpg

Un mes y dos días después de la muerte de su padre Juan, ayer domingo se murió Rosi Satrústegui.
La ha matado el cáncer pero ella pudo con la vida a base de sonrisas, amistades y ese cariño sincero que dejaba la puerta de su casa y de su risa abierta de par en par y así se queda.

Su casa seguirá en La Rúa, la risa se queda con nosotros.
Con todos con quien ella rió, a quien saludó en ese trocito del Camino de Santiago en el que vivía, en ese Aleph de ecos rimados, que tan bien conocía su padre y por lo tanto ella.

Todos sabemos como afrontó Rosi la enfermedad. Los médicos le habían dado 6 meses y ella ha hecho lo que le ha dado la gana, como siempre y porque sí. Le ha sobrado tiempo; ! con dos ovarios!

“Que me den lo que quieran, yo cogeré lo que me dé la gana.”
No sé si lo diría en voz alta, pero seguro que lo pensó y a la frase le puso el subrayado inteligente de esa sonrisa de lado con la que miraba de frente.

Y empezó a despedirse de todos. Lo fue haciendo de manera personal, serénamente y con esa sinceridad que se derrama en los silencios cuando parpadea la lagrima y el cariño.

Hace un mes Javier me contó que la recibió en Madrid con la noticia y que se fueron a comer para reírse; ella por lo bajini como para no molestar y él con ese estruendo dinamitero que tienen los mineros de pelo blanco y Asturias roja.

Y Rosi fue dando la noticia, casi pidiendo perdón porque se estaba muriendo. Y hacía bien porque si te mueres pidiendo perdón, tienes amigos y seguro que son los mejores y ella los tuvo y los sigue teniendo.

Por eso pongo la foto en blanco y negro porque el color es solo ese matiz y ella tenía tantos matices como amigos en la paleta de la compañía y del cariño.

Rosi se murió ayer que era domingo, último día del invierno y antes de una primavera que llega hoy, con una Rosa de menos en este ramo de la pena.
Pero le dio tiempo a todo: a despedirse, a brindar, a mirarte a los ojos, a sacar a Rafa del albergue y decirle que como no se fuera a su casa le iba a dar…

Ella miraba desde abajo pero tenía esa altura que tienen los que no saben de vértigos porque los han pasado todos, hace tiempo.

Hoy me vuelvo a acordar de Miguel, el poeta que se despidió de todos y aún lo sigue haciendo cada día.

” Varios tragos es la vida y un solo trago es la muerte …”

!Salud!

Te seguiré viendo en las aceras estrechas de la Rúa, con tu mirada ancha.

 

Juan Andrés Pastor

rosi

Un comentario en “SE DESPIDIÓ DE TODOS Y SE HA MUERTO. Adiós a Rosi Satrústegui.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s