«A los Borbones, con la misma desconsideración», por José Félix Sánchez-Satrústegui

Borbonia año 322 d. pB. (después del primer Borbón). En su reciente Epístola a los filipenses (a su hijo Felipe y a nosotros, a quienes considera súbditos y toma por gilipollas), Juan Carlos I de España y V de Alimania (no V de cinco romano, sino V de Victoria; victoria de la alimaña o alimania, mala persona, de mala vida y mal comportamiento) dice ser “consciente de la trascendencia para la opinión pública de los acontecimientos pasados de mi vida privada y que lamento sinceramente”. Lleva una parte de España junto al corazón, en el bolsillo de la chaqueta donde guarda la cartera.

La Fiscalía ha archivado la triple investigación que mantenía abierta en torno a su fortuna sobre las comisiones millonarias que cobró por intervenir en la adjudicación de las obras del AVE a La Meca, el uso de tarjetas opacas y su relación con varios millones ocultos en la isla de Jersey alegando que los presuntos delitos están prescritos o que los hechos se cometieron cuando gozaba de inviolabilidad. La Fiscalía reconoce que se han detectado cuotas defraudadas por parte del huido. En este país es mucho más fácil juzgar y condenar a alguien por llamar sinvergüenza al rey “emético” que a él por serlo.

La Constitución Española (CE) señala que la forma política del Estado es la monarquía parlamentaria, motivo por el que no la voté. Aunque hay que darle su justo valor en la transición democrática, derrocha motivos para haber sido reformada y actualizada. La actual composición del Parlamento no permitiría hacerlo, pero le hace falta. La monarquía es un anacronismo. Que la Jefatura del Estado se herede como un don divino es un disparate apoyado por una casta secular que mama privilegios; pero también por la negligencia de algunos “jefes” socialistas, quienes presionados por las bases aceptan reafirmar “de forma clara y contundente los valores republicanos” del partido en los congresos, pero la defienden de facto y no dan el paso necesario para abordar el debate sobre esta. Los dirigentes socialistas no deben poner como excusa el respeto a las instituciones, ya que quien menos las ha respetado ha sido el “emético”.

Además, el asunto de la inviolabilidad nos hace medievales; no es aceptable en un Estado democrático y de derecho basado en el principio de igualdad de los ciudadanos ante la ley. Mantener tal privilegio en su configuración absoluta carece de justificación.

Por mor de un profundo desconocimiento de la geometría, el continuo viaje curvilíneo del PP al centro, lo va a llevar, de la mano del centrista y moderadísimo Núñez Feijóo, a gobernar en Castilla y León con la extrema derecha. El presidente nonato del PP, a punto de abandonar el útero gallego por extracción digital, ha dado la bendición urbi et orbi para el gobierno con Vox. El hombre que susurraba a los camellos (aquellas fotos embarcado con el amigo contrabandista) ahora abraza a los fascistas. Una vez fulminado políticamente Casado por sus más íntimos “colabotraidores” (“aplauñalamiento” califica genialmente aquel famoso aplauso compasivo, y mortal, Toni Martínez en Todo por la radio), habrá que ver qué papel juega Ayuso, porque lo de quedarse solo en víctima del espionaje genovés me parece poco para ella.

Aunque del madrinazgo de Esperanza Aguirre se puede esperar cualquier resultado, Ayuso es el mejor ejemplo. Para ella, Atocha tiene nombre de mujer y no le sirven pretextos como que por esa ruta entraban a la capital los carros de cáñamo procedentes de Valencia (un atochal es un lugar poblado de atocha o esparto). De ahí deriva el nombre de la estación, Puerta de Atocha. ¿Para qué llamar Almudena Grandes a la estación sino para incomodarla? Ante la sospecha de corrupción se convierte también en mártir de los suyos, como ya lo era del sanchismo y del comunismo internacional. Los datos de Madrid en economía y salud son un desastre, pero el jefe de gabinete MAR todo lo transforma en publicidad positiva para ella. Ahora suelta que «los más de 20.000 millones de euros extraordinarios que se van a destinar a políticas de igualdad, vayan destinados a ayudar a las familias». La ministra Montero le ha preguntado cuál de estas políticas dejaría ella de financiar: permisos de maternidad y paternidad, escuelas infantiles, planes para la conciliación, acabar con la brecha salarial, incentivar la contratación o la lucha contra las violencias machistas. Sus seguidores (incluido Feijóo) le dan la razón sin acudir a la razón. Las grandes mentiras se venden solas.

Vox es un partido neofascista, antidemócrata, machista y racista, que reclama la ilegalización de los partidos nacionalistas y recortar derechos. Ha votado contra el Ingreso Mínimo Vital y el aumento de las pensiones, contra las medidas para garantizar agua y electricidad a colectivos vulnerables, contra la prórroga de los ERTE y la igualación de los permisos de paternidad y maternidad, contra medidas por la conciliación familiar y la ley de Infancia o contra las ayudas por los daños del volcán en La Palma. Son solo algunos ejemplos. Cuando el PP cambia con tanta rapidez algunos mensajes para contentar a Vox, uno sospecha que no solo hay concesiones, sino que hay demasiadas coincidencias. Es un partido que explota el victimismo y que arrastra el voto del desencanto por la imagen antisistema enfrentado al poder. Nada más lejos de la realidad; grandes fortunas españolas financiaron su nacimiento a partir del grupo ultracatólico Hazte Oír. Es una formación elitista, oligárquica, antiobrerista, con gran implantación en sectores muy conservadores y de alto nivel socioeconómico. Se necesita un potente cordón sanitario, mediante un acuerdo entre todos los demócratas, que impida que sus propuestas venenosas lleguen a cualquier nivel de gobierno.

Dos apuntes en relación con la Memoria histórica, tan odiada por la derecha. En mi opinión, debemos apoyar la propuesta de cambio del Código Penal para explorar vías alternativas que permitan juzgar crímenes del franquismo. Hay que intentarlo.

En este asunto, me gustó mucho el reportaje de Alejandro Ciriza en El País, titulado La represión que fusiló a Osasuna, donde salen a la luz, gracias al colectivo Osasuna Memoria-Osasunaren Memoria, historias sobre el asesinato de varios miembros del club tras el golpe del 36. Contra el olvido de los asesinados, memoria histórica.

La sucesión de desastres sin solución de continuidad (recesión de 2008, pandemia y guerra en Ucrania) puede acabar en estanflación. Lo que le faltaba a la economía. La energía ni se crea ni se destruye, solo se encarece. Es de aplaudir el esfuerzo del gobierno de Pedro Sánchez en presionar a Europa para impedir esta escalada obscena.

El novelista ucraniano Andrey Kurkov escribe en elDiario.es que en su país todo está cubierto de sangre. La sangre de los soldados rusos que no entienden por qué luchan mezclada con la sangre de los civiles y soldados ucranianos que saben que si no luchan, Ucrania dejará de existir. Pan mezclado con sangre. Thomas Piketty invita a sancionar a los oligarcas rusos, no al pueblo. En este ambiente distópico, Isaac Rosa advierte de que la saturación de distopías puede bloquear la imaginación colectiva y hacernos pensar que no hay un futuro mejorable. ¿Lo hay? Pues a por él.

Acabamos como empezamos. Corrupción y exilio son dos constantes en la historia de los Borbones en España. Los numerosos juancarlistas, no todos monárquicos, que en España queden se sentirán decepcionados por el comportamiento indigno del monarca.

Animoso, Bienamado, Prudente, Alcalde, Cazador, Felón, Triste Destino, Pacificador, Africano, Campechano y Preparado es la alineación borbónica que nos hemos tenido que tragar desde 1700, con la breve incursión de Intruso y Electo de otras procedencias y las Repúblicas, sobre todo la Segunda, un peligro para los intereses de la oligarquía, y que fue víctima de un cruento golpe de Estado. Sería deseable, por el bien del país, que los posibles sucesores que pretendan dar continuidad a este once insuperable, se queden en el banquillo y no salten al terreno de juego. Que esto no siga siendo Borbonia.

PD.: Pedro Sánchez traiciona al pueblo saharaui saltándose la opinión de los socialistas y las resoluciones del 40º Congreso del PSOE (y anteriores). Decepción. ¡Rectifica YA!

José Félix Sánchez-Satrústegui Fernández

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s