Desvergüenza y/o Demérito, por Pilar García Torres

Este país ha perdido la poca dignidad que le quedaba en relación con el bribón del Borbón, no sólo la fiscalía se permite el lujo de decir que no hay indicios de delito, y a continuación detalla la lista de infracciones cometidas por el campechano.

Los medios convencionales, o sea los pagados por aquellos que mandan en realidad y a los que no hemos votado en ningún momento, han decidido pregonar a bombo y platillo la primera parte, o sea la de que “no ve indicios de delito” antes de enumerarlos todos.

El motivo de no procesarle no es otro que la inviolabilidad de un ciudadano que no se somete a plebiscito ninguno por un lado y la prescripción de los delitos por otro. Esto último es gracias a los dos partidos que se han estado alternando en el poder desde que al campechano le hizo rey por la gracia de dios encarnado en Franco.

Desde entonces el amigo además de retozar, suponemos que con la aceptación voluntaria de las múltiples amantes financiadas con nuestros impuestos, se ha permitido el lujo de “aceptar regalos” de los ínclitos a quienes favorecía en sus chanchullos financieros, en los negocios con las dictaduras “amigas” como Arabia Saudí, Emiratos, etc. y en cualquier situación que le pudiera enriquecer.

Yo me pregunto ¿Qué puede necesitar robar alguien que ha sido mantenido desde que nació por el estado al que se supone representa? ¿Qué más le hacía falta que no le hayamos regalado ya?

Si hubiese decencia y dignidad en este maravilloso país de pandereta, el campechano estaría desterrado de por vida y por supuesto sin mantenerle, ni a él, ni a su séquito, ni a su familia y al próximo jefe de estado, una vez depuesto el heredero por la gracia de Franco, se le elegiría por sufragio como corresponde a un país democrático.

La desfachatez de la judicatura, desde la fiscalía hasta el último juez, es tan digna de irse de aquí con su demérito, como de no volver a ejercer por este siglo. El tomar a la ciudadanía por imbécil debería estar penado con cárcel e incapacidad para acceder a cualquier cargo público.

Esta situación me recuerda a la canción de Cruz de navajas, no sólo nos clavan la puñalada por la espalda poniéndonos un jefe de estado por la gracia de dios Franco, sino que permitimos que nos roben y lo peor, pretenden que nos creamos que mientras lo hacía, no era para enriquecerse de manera individual valiéndose de su cargo, lo hacía porque tenía muchos amigos, no en vano es muy campechano él. Por lo que nos matan tres veces como en la canción de Mecano, qué curioso, no podía ser otro grupo.

Y como en ella, mienten los noticieros de una manera descarada al servicio de los dos partidos en alternancia y de los poderes fácticos del país. Ayer cuando pararon la programación para decir que el demérito se marchaba de rositas después de la golfería que se ha gastado con este país, se me revolvió el estómago de tal forma que el asco no me dejó estar tranquila. Lo primero que pensé fue en escribir, pero si lo hubiera hecho ayer, me meten en la cárcel fijo.

Así que queridos amigos y amigas, no sólo vamos a volver a ver por aquí al maravilloso demérito, sino que vamos a tener que soportar a los medios de desinformación, contando las maravillas del ínclito ciudadano ejemplar, cuyo heredero seguirá siendo igual de inviolable que su padre para poder seguir haciendo lo que los Borbones saben hacer mejor que nadie en este país, recordemos a sus antepasados, no se libró ni uno o una de salir de aquí por ladrones y aquellos no por presuntos, sino por demostrado.

Mientras el PP, PSOE y los amigos y/o familiares de ambos, los campechanos, los cuñados de los “preparaos” dejan a su país, o sea al nuestro como un erial, eso sí, unos inviolables, otros aforados, nunca devolviendo lo robado, nosotras sufragamos todos sus desmanes, los del demérito, los de alcaldes, concejales, presidentes y presidentas de gobierno estatal y autonómicos, etc.

Nunca entenderé como no estamos todos a la puerta de la Zarzuela, de la Moncloa, de la Fiscalía del Estado, del Congreso y del Senado pidiendo justicia de verdad, democracia en la que sea la ciudadanía quién realmente decida, dónde no haya jefes de estado que no haya votado el pueblo, ni impuesto un sanguinario dictador.

Cuando me avergüenzo de mi país, de mis conciudadanos que se dejan engañar por una televisión corrupta, que admiten las mentiras sin ningún tipo de contraste por su parte, que lapidan a quienes les dicen la verdad y enaltecen a quienes les mienten porque a lo peor, son esas mentiras las que quieren oír, claro lo contrario les daría el trabajo de pensar y la responsabilidad de actuar en función de un pensamiento crítico que sólo se consigue con cultura y educación.

Por eso todos los gobiernos autocráticos y dictatoriales han devaluado la educación y la cultura hasta límites insospechados, no vaya a ser que nos dé por pensar y no creernos las mentiras que nos cuentan.

Eso sí mientras nos entretienen, nos meten en una de las 65 guerras activas del planeta, sólo en una, en el resto da igual quienes sean los muertos, quién les mate y por qué, seguro que no serán tan rentables para algunos como la que está todos los días y a todas horas en los medios de desinformación.

Hasta Ayuso quiere acoger a la población ucraniana, otra cosa ya es los que llevan años aquí, esos que les den, porque muchos vinieron por el acoso al que les somete desde hace años ese santo gobierno ucraniano.

Así que NO A CUALQUIER GUERRA y VIVA LA REPÚBLICA a ver si así nos deshacemos de campechanos, preparaos, adláteres y demás presuntos delincuentes.

Pilar García Torres

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s