40 jóvenes participan en las excavaciones del Monasterio de Bargota en el campo de voluntariado de Mañeru

Los trabajos han descubierto el arranque de una bóveda de cañón y partes de capiteles decorados, entre otros restos.

Un total de 40 jóvenes, repartidos en dos tandas, han participado en los campos de voluntariado de la excavación arqueológica del Monasterio de Bargota, en Mañeru, organizados por el Instituto Navarro de la Juventud (INJ) en colaboración con la Dirección General de Cultura – Institución Príncipe de Viana. Desde principios de julio, un grupo de 18 voluntarios y voluntarias ha llevado a cabo trabajos de recuperación de las ruinas de este monasterio, que data del siglo XII, y que ahora continúan un segundo grupo hasta final de mes.

Esta mañana, el consejero de Presidencia, Igualdad, Función Pública e Interior, Javier Remírez, y la consejera de Cultura y Deporte, Rebeca Esnaola, se han acercado hasta Mañeru, acompañados por el director gerente del INJ, Carlos Amatriain, para conocer las labores que realizan los y las participantes de la segunda tanda. En total, 22 jóvenes de entre 18 y 24 años, que proceden de Andalucía, Aragón, Canarias, Cataluña, Euskadi, Extremadura, Madrid y Murcia.

En su visita, el consejero Remírez ha destacado el trabajo de los voluntarios y voluntarias “que constata el interés de la juventud en conocer la historia y patrimonio de nuestra comunidad, contribuyendo a recomponer y rescatar este legado del siglo XII”.

La dirección de los campos corre a cargo de un equipo formado por dos arqueólogos-monitores y una directora pertenecientes a Gabinete Trama, que se encargan de las labores de registro arqueológico, así como de las actividades complementarias que se llevan a cabo con las personas participantes. El director del INJ, Carlos Amatriain, ha destacado “la oportunidad” que supone para estos jóvenes realizar estos trabajos de excavación: “No solo por la riqueza histórica y cultural que les proporciona, sino también a nivel personal, con el resto de actividades de las que disfrutan durante estas semanas”.

Acercar el patrimonio histórico a la juventud

La actividad está impulsada por el Instituto Navarro de la Juventud (INJ) y organizada junto con la Dirección General de Cultura – Institución Príncipe de Viana, con el objetivo de recuperar este importante enclave del Camino de Santiago.

En esta línea, ambas instituciones buscan fomentar y difundir el patrimonio cultural e histórico en el ámbito de la juventud y de la educación a través de las prospecciones arqueológicas, la adecuación del trazado del Camino de Santiago y la promoción del patrimonio de Navarra con visitas guiadas al entorno de trabajo.

En concreto, los trabajos de excavación se realizan en el yacimiento denominado como “Hospital de San Juan de Jerusalén de Bargota”, un paraje donde se realizan sondeos desde 2016. La consejera Esnaola ha destacado que “la intervención arqueológica en el Monasterio de Bargota cobra especial interés en este año Jacobeo, pero además supone un hito importante por tratarse de un centro hospitalario regentado por una facción femenina de la Orden de Malta, algo muy poco frecuente en el occidente medieval y que sin duda será objeto de investigaciones más profundas”.

El Monasterio de Bargota, un tesoro cultural

Las exploraciones llevadas a cabo por los voluntarios y voluntarias durante este mes han descubierto el arranque de una bóveda de cañón que ocuparía la parte baja del edificio principal, una estancia de unos 15 x 7 metros. Asimismo, se han encontrado fragmentos de capiteles decorados, lo cual hace pensar que el edificio tendría unas dimensiones considerables.

Anteriormente, en sondeos previos, se encontró un pozo y restos humanos que corresponderían a la zona del claustro, todavía sin explorar y donde es probable que se llevara a cabo algún enterramiento.

El monasterio, situado al pie de la ruta Mayor del Camino de Santiago, fue desde el siglo XII una encomienda de la Orden de San Juan de Jerusalén, siendo el siglo XIII su momento de mayor crecimiento. En Bargota, poseían los Hospitalarios un monasterio, con capacidad para que vivieran en comunidad entre diez y quince freires, una iglesia, y el principal hospital sanjuanista del Reino de Navarra. Este último fue receptor de múltiples donaciones durante todo el siglo XIII, mientras que la iglesia del conjunto monástico fue elegida por numerosos donantes como lugar de sepultura.

Esta campaña es un primer acercamiento al conocimiento del yacimiento, que está condicionado por la cantidad de escombro que cubre el interior de las construcciones. Como resultado de estas excavaciones se podrán levantar los planos de los edificios y plasmar la magnitud del conjunto monástico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s