“Terrorismo Cayetano”, por Pilar García

pilar garcia torres      En mi familia y supongo que en muchas otras, existía un dicho que se sacaba cuando alguien lanzaba algún adjetivo sobre la acción de otra persona, repitiendo ella misma una y otra vez la acción por la que recriminaba. La frase en cuestión era “te lo digo para que no me lo digas” y yo que ya voy teniendo relaciones con el amigo alemán, pero tengo memoria para las cosas importantes, me acordé de éste en la sesión de control al gobierno del día 27 de mayo de los corrientes, como dirían de manera formal.

Que un personaje anodino, carente de todo talento e inteligencia emocional como la última marquesa del PP, os recuerdo que no es la única, ahí tenemos también a la querida Aguirre, se permita el lujo y la indecencia de llamar terrorista a una persona que se jugó la vida contra el franquismo, al cual deberíamos estar agradecidas ya que, personas como él hicieron posible que hoy tengamos un simulacro de democracia que entonces no tenían.

A Javier Iglesias se le conoce, no porque sea una persona pública, no por su valía profesional que es incuestionable. Se le conoce por recibir veneno de gentuza como Hermann Tertsch, o Cayetana Álvarez de Toledo, españolísimas basuras, con el único fin de dañar la imagen de su hijo Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del gobierno de coalición de este país.

Y no tocaba, desde luego que no tocaba, primero por incierto, segundo porque en una sesión de control al gobierno toca hablar de gobierno, valga la redundancia, de maneras de gobernar. Tocaba hablar de Ingreso Mínimo Vital (IMV), del millón de personas que no tienen nada y hacen cola para comer y dar de comer a sus hijos, de que éramos el único país europeo que no disponía de este mínimo ingreso para familias en exclusión, no en riesgo de exclusión.

Tocaba hablar de los estudiantes, que podrán estar exentos de pagar las tasas de matriculación si su familia es beneficiaria del IMV, de ayudar al mundo de la cultura, de los 75.000 millones que nos va a dar Europa para salir de esta catástrofe y que ha pasado desapercibido porque lo que les importa a los muy españoles y mucho, es el espectáculo canalla de una derechona que solo cree en la democracia cuando son ellos los que ganan y gobiernan.

Y tocaba hablar de los cuatro millones que están en ERTE o en desempleo directamente, de cómo salir de la crisis económica cuando acabemos con la crisis sanitaria, de que la Administración necesita efectivos para poder acometer administrativamente la tramitación de estas ayudas, de cómo no dejar en la indigencia al personal imprescindible del cual estamos prescindiendo.

Pero no, eso son mamandurrias sin importancia para los partidos capitaneados por la corrupción y el cayetanismo del barrio Salamanca. Lo importante es derrocar a un gobierno que hace todas esas cosas que a nadie importan, porque lo suyo son los palos de golf, los ferraris y las banderas con el aguilucho fascista.

A esta gente de posibles como diría mi abuela, que es de la época a la que nos quiere mandar esta panda, le importa nada y menos que haya familias pasando hambre, niños con signos de desnutrición, personas que hasta ahora, sólo la solidaridad de los vecinos organizados para ello, han dado de comer.

Como bien definió Machado, don Antonio por supuesto, esta “Mala gente que camina y va apestando la tierra” sólo ve a la gente humilde cuando la humilla mientras les sirven, no les importa si les pagan lo que les corresponde, nunca se sientan a comer en la misma mesa, porque hay que mantenerles en “su sitio” en ese que les corresponde porque no nacieron en el reino de la corrupción y en casas que se beneficiaron de los réditos obtenidos en la dictadura.

Y no, en mi país la caridad no debería existir, porque es un concepto absolutamente clasista que además subsiste gracias a la educación judeocristiana que sigue marcando la agenda política en Españistán. En mi país queremos justicia social, solidaridad, resiliencia contra la pandemia y las adversidades.

La gran mayoría de la ciudadanía de mi país, que nada tiene que ver con el de Payuso, Abascal, Egea o Monasterio, ha sido resiliente en la covid19, se ha adaptado en una situación impensable e imposible, como si toda la vida hubiera convivido con la pandemia. Muchísimas personas, pero hay una minoría que ha sentido esa sensación de igualdad en la desgracia que nunca hubieran querido sentir.

Y se han rebelado contra un gobierno que no les gusta, que sienten como ilegítimo porque no es de los suyos, porque no tiene intención de favorecer a los colegas, porque no se financia con donaciones del IBEX y sobre todo, porque dentro de ese gobierno hay personas de izquierda, de la de verdad y se está notando.

Porque desde ese gobierno, se hacen cosas para la gente, no para los bancos, porque además cumplen lo que dicen, porque tienen una fijación que es la de cuidarnos a todas, la de que los ricos paguen para que los pobres puedan comer. Cómo no van a denostar, vilipendiar, calumniar, etc. a cualquiera de sus miembros, pero sobre todo a las personas que vienen de UP, los “rojos” y a mucha honra que diría mi abuelo.

Pero son pocos, muy pocos, por eso no les podemos dejar amedrentar a la gente, borregos cegados por la bandera siempre va a haber, sin duda, pero precisamente por eso, es por lo que debemos contrarrestar su virus de odio con la estrategia del bocadillo. Primero contar la verdad, compararla con la mentira de ellos y volver a ratificarnos en la verdad, sólo así les neutralizaremos, para que no tengamos que sentir la necesidad de lo de la “mano abierta”, porque si nos hacen sentirlo, ellos habrán ganado.

Personalmente, me niego a que ganen por decaimiento del contrario, por agotamiento de la democracia, por la fuerza contra la razón, en vez de la razón como fuerza.

Si a un país le duele más la destitución de un guardia civil, presuntamente corrupto y declaradamente golpista del 23F, que el despido de 10.000 sanitarios en plena pandemia o 14.000 maestros, este país está enfermo terminal y desde luego no es el mío.

 

Pilar García Torres

2 comentarios en ““Terrorismo Cayetano”, por Pilar García

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s