Hermosa excepcionalidad, por Koldo Leoz

 

cropped-tu-publicidad-aquc3ad-se-ve.png

leozzzz          Durante estas semanas de confinamiento, han sucedido muchas cosas, y a algunas de ellas, posiblemente, ni les habremos prestado atención, aunque puede que sean las más importantes.

Hemos pasado muchas horas en las ventanas y balcones de nuestros hogares, viendo la libertad del espacio abierto delante de nuestras narices, pero sin poder acceder a él. La contaminación ambiental, física y acústica había desaparecido, la circulación de vehículos se había vuelto insignificante, y resultaba hasta bonito ver pasar el tractor desinfectando las calles.

El cantar de los pájaros se imponía al ruido de las obras, los tubos de escape y el griterío habitual; las calles estaban limpias, el material urbano cuidado y respetado, como si estuviera dando las gracias por este respiro.

Esos mismos balcones que nos mostraban la belleza de una ciudad más tranquila y cuidada, nos han hecho comprender también que pertenecemos a una gran comunidad de personas.

Cuántas charlas con los vecinos, cambios de parecer, ánimos compartidos, aplausos de agradecimiento, buenos deseos, complicidad, empatía. Todo desde la posición de saber y sentir que, cuando la vida te pone ante el espejo de una situación límite, todos y todas somos iguales y nos tenemos que apoyar mutuamente.

Cuántas horas junto a las personas que más queremos, nuestras parejas, hijos, hijas, padres, madres… ¿Hace cuánto que no pasábamos tanto tiempo juntos? Está siendo una hermosa situación excepcional.

Hoy repaso “las fases de transición a una nueva normalidad” marcadas por el Gobierno de España y pienso: ¿a qué normalidad se refiere?; ¿a la que teníamos antes del COVID-19?; ¿la que estaba llena de humo, suciedad y ruido?; ¿la que confinaba a las personas en aceras estrechas para dar todo el protagonismo a los coches?; ¿la que mantenía a las personas casi esclavas a su trabajo, sin poder disfrutar de su familia y amistades?; ¿la que estaba llevando al pequeño comercio, y a la ciudad, a la ruina?

Yo no quiero volver a “esa normalidad”, yo quiero volver al presente.

Al presente de una ciudad limpia, cuidada y respetada; al presente de una ciudad protagonizada por las personas y no por los coches; al presente de una conciencia social que nos ha puesto a todas y a todos en igualdad; al presente de ese compromiso colectivo por reflotar el comercio, la hostelería y la cultura local; al presente de una comunidad humana unida; al presente que nos ha hecho entender que lo realmente importante en la vida lo tenemos en nuestra propia casa.

Yo no quiero para Estella-Lizarra “una nueva normalidad”. Quiero una “hermosa excepcionalidad”.

¡Vamos a por ella!

Koldo Leoz Garciandia

Alcalde de Estella-Lizarra

5 comentarios en “Hermosa excepcionalidad, por Koldo Leoz

  1. ¡Pues es muy fácil de conseguir!

    Tráfico desviado en la rotonda de la cadena, entradas de la autovía cortadas, control de acceso desde Ayegui y Villatuerta y prohibido circular por Estella. Prohibido encender farolas y luces al anochecer, no vayan a ocultar el bonito cielo nocturno, y prohibido emitir gritos, hacer obras o desbrozar. Es más, que parezca que aquí no vive nadie. Prohibido hacer chabisque. Prohibido salir del domicilio. ¡Ah! Y prohibido trabajar, que no queremos personas esclavas que no pasen las 24 horas del día con su familia.

    ¡Ahí tiene su “hermosa excepcionalidad”! ¡Si es que los amish en realidad tenían razón! ¡Feliz Navidad y próspero año 650!

    Me gusta

    1. Perdona Fernando García Oyón,creó qué no has entendido bien la propuesta qué hace Koldo,propuesta en la qué creemos muchas personas de está ciudad de Lizarra,no queremos volver a la caverna cómo parece qué explicas tú,si no a tener una cuidad cuidada,limpia,cuidada y en un ambiente bueno,no contaminada, etc,y por supuesto qué tenemos qué trabajar para comer,pero mo vivir para trabajar,y menos con extres y sin calidad de vida en él trabajó y sobre todo con valores humanos,qué de esto cada vez carece más está sociedad capitalista y materialista y consumista,yo creó qué ha esto con esfuerzo se puede llegar,yo por lo menos lo intento,y todavía queda verano para disfrutar antes de qué llegué la navidad,agur

      Me gusta

      1. ¿Pero qué propuesta hace? ¿Que no utilicemos el coche? ¿Que no se hagan obras? ¿Que respetemos el mobiliario urbano, cuando ya está penalizado no respetarlo?

        Simplemente, no identifico a Estella como una ciudad “llena de humo, suciedad y ruido”, en la que no se oiga el “cantar de los pájaros” ni pienso que “confine a las personas en aceras estrechas”, salvo quizá en la calle Lizarra, pero eso es problema de gestión urbanística, no de los conductores. Con los vecinos soy simpático siempre, y si algo ha provocado la Covid-19 es que ahora nos miremos con recelo cuando nos cruzamos en el portal o paseando por miedo a infectarnos.

        Y lo de que nos ha puesto a todos “en igualdad” también es totalmente falso. Hay hasta cuatro categorías de afectados laborales: quienes no han dejado de trabajar porque están empleados en sectores críticos, quienes dejaron de trabajar las dos semanas de confinamiento total y ahora tienen que hacer horas extra para recuperar ese tiempo, quienes aún hoy se mantienen sin poder acudir a su empleo y, finalmente, quienes lo han perdido.

        De modo que este comentario sentimental del señor alcalde no es sino demagogia de la que los políticos utilizan constantemente.

        Me gusta

    2. Otro que piensa que esto no es nada, como la Ayuso. Si se han cortado las carreteras no ha sido por capricho de nadie, sino por pura necesidad. O piensas que hay alguien que le gusta tomar estas medidas? A todos nos ha tocado tener familiares en casa sin poder trabajar, porque antes es su salud.
      Puedes mentalizarte, que esto no terminará pronto, (ojala me equivoque) y que se tendrán que volver a cortar carreteras ,y dejar de trabajar si se quiere seguir viviendo. Muchas personas son super irresponsables cumpliendo las normas y así nos va. Piensa que el virus también te puede tocar a ti o algún familiar muy cercano. Feliz Año 499!!!

      Me gusta

      1. En el comentario en ningún momento he criticado las tardías medidas tomadas durante la pandemia, que eso ya lo he hecho en otras ocasiones en esta página. Y lo que diga “la Ayuso” me la trae al pairo, pues su autoridad está ahora mismo subordinada a un gobierno que sí que pensó que “esto no era nada” y de hecho no actuó hasta que la enfermedad estaba desatada.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s