Mi ex coronavirus y yo (XL), por Algarabía. “Nueva normalidad”.

5000

 

Voy a ver si os explico lo que quiere decir el Presi con lo de “nueva normalidad”, porque me da la sensación de que memes aparte, que para eso nos pintamos solos y convencida estoy de que si todo ese ingenio que la ciudadanía empleamos para hacer chistes, lo empleáramos para escuchar en vez de oír, y repetir como loros, otro gallo nos cantaría a todas.

Por resumiros las fases de la “desescalada” que no voy a ser yo quien ponga en duda el concepto, en mis tiempos de montañera escaladora le llamábamos a eso rapelar, o hacer rápel, ¿Por qué? Ni idea, pero en realidad lo que hacíamos era desescalar, o sea bajar lo subido.

Entendiendo como subida los datos de contagio, hospitalizados y fallecidos, el resumen es muy fácil, dependerá de que desciendan los tres parámetros primeros para empezar a recuperar cierto grado de normalidad que en función del descenso,  o sea la desescalada, se hará escalonadamente, o sea en orden.

De verdad que no me creo ninguna lumbrera para entender que debe ser así, si no queremos volver al mes de marzo. Y hay que hacerlo poco a poco, porque es más fácil volver atrás si sólo hemos abierto una compuerta cada vez, que si las abrimos todas de golpe para que los ríos humanos aneguen las ciudades de virus.

Lo que ya tiene una carga vírica que asusta por lo dañina y parasitaria, es la actitud de la derecha, ultraderecha y la ultra, ultraderecha. Que una persona que lleva parasitando a Euskadi primero, a la Comunidad de Madrid después y al Estado ahora, le estemos pagando para fabricar mentiras, calumniar, insultar y propagar toda clase de odio, dice poco de nuestra democracia.

Que un impresentable como Abascal, cuyo mérito en esta vida es el de aprovecharse del sufrimiento ajeno, querer llevar este país a la oscura Edad Media con sus Torquemadas inquisidores, se permita el lujo y la desvergüenza de llamar Matasanos al presidente del gobierno, es de juzgado de guardia.

Que el mismo partido que permite un gobierno en la Comunidad de Madrid, al que llama gerontocida, que esparció el covid19 a diestro y siniestro, es verdad que a más diestros, se permita estos exabruptos que lo único que crean es desunión en la ciudadanía cuando menos falta hace, es para que se lo hicieran mirar.

Por cierto, bien por el Vicepresi que les ha dicho que no son ni fascistas, que son parásitos. Porque es justo lo que hacen ir chupando la sangre limpia de la ciudadanía y emponzoñarla con sus lenguas viperinas.

Estos católicos de pacotilla que se confiesan después de pecar, aunque esos pecados vayan en contra el 5º, el 7º, el 8º y el 10º de sus mandamientos, siendo éstos además delitos penales contra los que atentan, como si estuvieran por encima del bien y del mal y con confesarse, porque ni siquiera se arrepienten, ya pueden volver a hacerlo.

Estos son los mismos que le niegan el pan y la sal, esa de que hablan sus libros al hambriento y al sediento, porque para ellos sólo existe su privilegiada clase parásita. Por eso la bilis, que es esa cosa tan asquerosa y amarga que sale la última en un vomito, es más llevadera que escucharles rebuznar.

Y esto va para vosotros los que votáis infamia, calumnia, corrupción, y que tenéis que trabajar 12 horas en un trabajo precario, que tenéis unos hijos que vivirán peor que vosotros, ¿de verdad pensáis que los mismos que dejaron hundir al país hace 12 años y precarizaron vuestras condiciones de trabajo y por tanto de vida, apoyados por estos fascistas, gestionarían mejor esto?

Váis a tener lo que os merecéis, el problema es que también lo tendremos los que no lo merecemos. Por cierto, gracias por convocar la cacerolada fascista, ya sabemos los que hay en mi plaza de 98 viviendas, sólo una salió, afortunadamente los aplausos taparon los ruidos metálicos, hoy ya ni se ha atrevido ¿Vergüenza?.

Bueno creo que mi estómago hoy no da para más, rindo homenaje como cada día a los servicios esenciales, a mis chicas de las estaciones de servicio, del cuidado, de la limpieza, transporte, comercio, alimentación, etc.

Ya sabéis de aquí al día 11 en el que yo iré a tomar una cerveza a la terraza del bar de mis amigos, a los que abrazaré con el pensamiento, como sé que ellos harán conmigo, hasta entonces iremos sabiendo un poco más de cómo va el descenso y cuanto queda para desearnos, besarnos abrazarnos y mientras tanto………..Soñemos.

¡¡Ah!! se me olvidaba, el concepto de “nueva normalidad” no quiere decir otra cosa que “vamos a tener que vivir de otra manera, quizá al principio más distante en la física y más cercanas en la química” pero aprendiendo a pensar en vosotros, en vez de en mí.

 

pilar 30

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s