Mi Coronavirus y yo (XXII), por Algarabía.”Signos de puntuación 6.4.20″

 

cropped-para-face-0.png

 

En estos días he pensado en lo que significan lo signos de puntuación y su aplicación práctica en la vida, por ejemplo ahora estaríamos en medio de un paréntesis cuyo final desconocemos. Cuando salgamos vencedores pondremos en nuestros mensajes escritos muchos signos de exclamación, porque representan  alegría, o de admiración, arenga, o  mala leche, ya de eso también hay exclamaciones.

Pero ¿Qué pasa con los puntos y seguido que no van a tener un punto final inmediato? Con esas historias recién iniciadas cuya continuación no se vislumbra en un futuro cercano. Uno de estos días, no sé cual, si fuera la hora sería más fácil, hablando con una amigo que antes de este bicho había iniciado una relación nueva, le pregunté que tal subsistía esta y su contestación fue muy gráfica “ lo que era el nuevo amor es un témpano de hielo” y claro, es que si no te ha pillado el confinamiento juntos, que también acabaría con él, pues es complicado mantener la llama, o ambos tienen mucha imaginación, o se lo come.

Por otra parte están naciendo en muchas de nosotras, guiones inesperados y digo guiones, no barra baja que no es lo mismo, historias que tienen su sentido en los puntos suspensivos, ¿qué juego dan eh? Lo mismo sirven para un roto que para un descosido, igual te sirven para lo que no quieres decir y ahí lo dejas, que lo utilizas para mantener el suspense de algo que dejas entrever. A mi me gustan mucho los puntos suspensivos, son muy “apañaos”.

Y qué me decís de las comillas, son encantadoras. Fijaos que hasta las hemos convertido en un gesto, del todo idiota, pero tan utilizado como las “cocretas” o las “almóndigas”. Mi corrector ortográfico dice que cocreta no, pero almóndiga sí, ósea es solo medio idiota. Pues eso, que las utilizamos como si fueran un miembro más de la familia, sobre todo a mí cuando más me altera es cuando alguien dice haciendo el gesto del garfio con los dedos índice y corazón “normal” y por si no te habías dado cuenta del ridículo gesto, dice “entre comillas claro” ainssss la Hidra se apodera de mi.

Otra cuestión que me hace saltar cual gato por las paredes es eso de “es tonto no, lo siguiente” a ver corazones, lo siguiente de tonto o es tontísimo, que para eso están los superlativos, o es idiota en términos antiguos, es guapo no, lo siguiente, es guapísimo. ¿Por qué se vuelven cotidianas expresiones tan absurdas que además se convierten en modas? Porque cuatro famosillos lo dicen “cienes” de veces para prostituir el idioma. Hay muchos más signos de puntuación, pero es que tengo algo que decir y no quisiera quedarme sin espacio.

Hoy 6 de abril, mi chiquilla la mayor de esa familia en la que nos hemos incluido voluntariamente, cumple años. Me acuerdo de mi reacción cuando su padre me llamó por teléfono para decirme que había nacido, qué felicidad. Había una tienda de ropa y cositas para niños frente al instituto en el que yo estudié, aquí en mi barrio, y me fui para allá a comprarle un estuche con su platito hondo, llano, cuchara y tenedor de acero inoxidable. Vir de niña era la cosa más simpática y bonita que os podáis imaginar, no os digo cuando empezó a hablar, era un vacile permanente.

Recuerdo un día que estábamos hablando por teléfono y le dije a su madre,  dile que se ponga, entonces la típica conversación con una niña de unos 3 años creo que tenía, ¿Qué haces? Aquí jugando con mi oso, ¿Qué te dice el oso? Pilar, es de peluche, no habla……… Veis el juego de los puntos suspensivos, aquí serían un silencio de, si es que no puede ser, los niños son niños, no tontos.

Esta es mi Vir, otro ser de luz que entró en mi vida para quedarse y que no saldrá nunca. No sé si os lo habéis imaginado, pero Vir es la madre de mis nietas María y Julia, si, otro regalo que esta vez nos ha hecho ella a todas. Así que querida niña cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, nananiana naniana cumpleaños feliz. Te quiero, te quise y te querré por ser tú, y por cómo me siento cuando estoy contigo.

Pues queridos amigos y amigas, un día más y uno menos para poder hacer realidad nuestros sueños, deseos, besos, abrazos y un montón de cosas que ahora están prohibidas por el bien de todas y todos. Ya falta menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s