Entre malandrines y pasotas, por José Félix Sánchez-Satrústegui

felix sanchez satrustegui              He leído y escuchado, en numerosas ocasiones, frases parecidas que vienen a concluir que peor que la crueldad de los malvados es el mutismo de las llamadas buenas personas.

Nos conmueve la imagen de un padre y su hija ahogados huyendo de la miseria, como lo hizo aquella del niño Aylan escapando de la guerra siria. Nos perturban un instante, mientras vamos torciendo el cuello para mirar hacia otro lado. Nuestro Mediterráneo, Mare Nostrum, ya no es sino nuestro Mare Mortem. No solo se trata de política migratoria común (que también), antes es cuestión de humanidad. Pero cuando Italia y el infame Salvini levantan el puño con el pulgar hacia abajo, condenando a muerte a los que intentan escapar de sus desventuras, Europa, incluida España, se encoge de hombros de forma cobarde e inmoral. Carolina Rackete, capitana del Sea-Watch 3, desafió a todos y se enfrentó a la cárcel antes que dejar morir a 52 náufragos en el mar. Qué decir de las políticas xenófobas del miserable Trump.

Un campamento expulsa el primer día a Inés, de 11 años, porque tenía necesidades especiales y las niñas que debían compartir habitación con ella se quejaron a sus padres, los cuales presionaron para que la niña diferente saliera, en lugar de sacar a sus hijas por inadaptadas y por falta de educación adecuada. Discriminación injustificable de la dirección del campamento y de los padres. Otros campamentos han ofrecido plaza a Inés.

Más manadas como la de Pamplona y otros machistas de tomo y lomo, que conviven con nosotros, se creen con todo el derecho a agredir, violar o asesinar mujeres y luego se llevan las manos a la cabeza porque las sentencias están influidas por lo que llaman “ideología de género”. Gracias, feminismo, por esa lucha.

El colectivo LGTBI ha celebrado estos días la marcha del Orgullo, una fiesta reivindicativa. Lo ocurrido contra la comitiva de Ciudadanos, injustificable, justificaba el deseo de Inés Arrimadas, vestida con ese aire chulesco que acostumbra, para solicitar la entrada en el martirologio por la vía del cinismo.

También advertimos cómo se extiende el maltrato animal y el daño creciente al planeta, por ejemplo. Vemos imágenes deprimentes de ambos casos. Y los que se dejan la piel en la pelea contra estos males son considerados poco menos que unos charlatanes.

En España, Fratini, el embajador del Vaticano, en su despedida del cargo, le da a Dios, además de lo suyo, lo que es del César. Opina tan ilustre representante de los que sacaban al dictador genocida bajo palio, que la momia de quien, según él, nos libró de una guerra civil y solucionó un problema, no debe ser exhumada. Mejor olvidar, de paso, a los más de cien mil desaparecidos aún por las cunetas. Qué podía esperarse de quienes apoyaron y arroparon, con tanta fe, la Dictadura. Creo que es un buen momento para acabar con los privilegios de la Iglesia Católica. España laica ya, de una vez por todas.

La izquierda, no contenta con querer abolir los toros y la caza, pretendía hacer desaparecer los atascos y reducir los niveles de óxido de nitrógeno del alma matritense. ¡Viva el Nitrógeno Nacional!, gritaron a coro las derechas. El nuevo pijerío cobra fuerza. Isabel Díaz Ayuso piensa que la larga espera para el acuerdo de la Derechísima Trinidad para gobernar la Comunidad de Madrid es “súper-hiper-mega-fuerte, osea” y está deseando jurar su cargo. Fuentes bien informadas me aseguran que ya tiene elegida la fórmula: “Te lo juro por Snoopy”. El nuevo alcalde (al que yo nunca llamaría “AlmeidaCarapolla” como se ha hecho de forma grosera desde Strambotic y en camisetas ad hoc), quiere liquidar la sana idea de Madrid Central, aunque la justicia parece haberlo parado. Qué necesidad de parecernos a otras capitales europeas modernas que quieren descontaminar sus centros urbanos. Respiremos polvo, mas polvo patriota.

El acuerdo entre PSOE y UP se resiste. Los votantes de izquierda consideramos que ambos están obligados a un esfuerzo sincero para gobernar e instaurar políticas socialistas contra la demagogia y la recesión democrática implantada por la derecha. Pero supongo a Pablo Iglesias guiado por los ángeles que, cuando pretendieron hacerle alcanzar el cielo, lo estamparon contra el suelo. E imagino a Pedro Sánchez asesorado por su director de gabinete, Iván Redondo (llamado el octavo consejero de Monago, con gran influencia en sus nefastas políticas para Extremadura). Ante ambas sospechas, me invade una enorme desazón. Pactad, pactad, mastuerzos.

Mientras escribo estas líneas, seguimos a la espera de si Navarra resta con Navarra Suma, como en Pamplona y Estella-Lizarra, o suma sin ella. Contradicciones navarras.

Benjamín, un niño de siete años aquejado de un tumor cerebral, fue ayudado durante meses por los bomberos de Marbella que lo subían y bajaban en brazos a su casa, un cuarto piso sin ascensor. Tras su fallecimiento no han dudado en costear el sepelio con el dinero que estaban recaudando con el fin de mejorar sus condiciones de vida.

Bomberos de Marbella, capitana del barco Sea-Watch, LGTBI y feministas en lucha, animalistas, ecologistas…y otros héroes y heroínas, muchos de ellos anónimos, aportan una tenue luz de esperanza frente al crecimiento imparable de malandrines todopoderosos y pasotas cobardes. Si se inclina la balanza hacia el lado de ambos y no de aquellos, habrá que concluir que el ser humano está dejando de ser humano.

José Félix Sánchez-Satrústegui

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s