Los intocables, por José félix Sánchez-Satrústegui

 

 FOTO MONTEJURRA SOLO

No me refiero a los intocables de Eliot Ness, tampoco a los que no pueden siquiera ser rozados hagan lo que hagan, habitantes de torres de marfil (a estos los dejo para otra ocasión); me dedico hoy a los de más baja categoría social cuyo contacto procuran evitar las demás castas, como en la India, salvo que proceda explicar la hipocresía en una foto. Están por detrás de nuestros pobres; “nuestros pobres, primero”, dicen algunos en un alarde de cínica solidaridad patriótica.

Los inflamados retrógrados, racistas y xenófobos, de tendencia neofascista, apóstoles del miedo, que pretenden defender las fronteras como sea de presuntas miríadas de negros invasores no solo son unos desalmados sino, además, unos mentirosos e ignorantes.

Sin apelar siquiera a un mínimo rasgo de presunta humanidad sobre el drama de la emigración, ¿no piensan los Casado, Rivera, Salvini y demás ultraderecha que por muchas concertinas y ejércitos que les coloquemos enfrente no se puede frenar la desesperada huida del hambre o de la guerra, de tantas violencias y miserias? ¿Piensan que va a ser posible pararles ni siquiera convirtiendo en vergonzante fosa común este Mare Nostrum cuna de culturas antiguas?

No solo existe inmoralidad en el argumentario de este rechazo, sino también ignorancia. Algunas mentiras sobre el asunto no aguantan un mínimo de sentido común o una ojeada a los datos reales de fuentes serias.

Nadie habla de dar papeles a todos aunque se insista en el embuste, el repunte de la emigración no tiene nada que ver con un efecto llamada tras la recepción del Aquarius (lleva subiendo desde 2013), es falso que existan estudios policiales sobre un presunto millón de emigrantes en las costas libias a la espera de invadirnos, los inmigrantes en este país reciben por prestaciones sociales menos de lo que aportan a las arcas públicas. Según un informe de La Caixa los extranjeros inyectan a aquellas dos o tres veces más de lo que cuestan y según el FMI, que como el anterior tampoco es una ONG, España necesitará 5 millones y medio de inmigrantes durante los próximos 30 años para poder mantener las pensiones. Aunque no sea tan llamativo, la mayoría de inmigrantes no llega en pateras sino en avión; tampoco hay una relación directa entre inmigración y criminalidad, al contrario…

Hay muchos más argumentos, pero es necesario sostener el engaño y la ignorancia para que no seamos capaces de visibilizar a los verdaderos responsables de las miserias africanas, españolas y europeas. ¿O es que ellos realizaron los recortes, rescataron bancos y autopistas privadas con dinero público, vaciaron el fondo de pensiones o hicieron desaparecer millones y millones por los agujeros de la corrupción?

Almudena Grandes nos recordaba no hace mucho cómo los congoleños huyen de la muerte a la que les condenan los fabricantes de nuestros móviles (por los yacimientos de coltrán). Pero es solo un ejemplo de lo que viene ocurriendo en el continente africano desde que las potencias europeas se lo repartieron a finales del siglo XIX para su enriquecimiento y los posteriores saqueos de sus recursos por las potencias económicas, venta de armas etc.

La solución no está, por supuesto que no, en ahogarlos en el Mediterráneo, trocearlos en las vallas o devolverlos al sufrimiento original. Se debe implicar toda la UE con criterios solidarios para reubicar a inmigrantes y solicitantes de asilo, y hacerlo con fondos suficientes. Dejar de expoliar, aplicar políticas de ayuda al desarrollo y fomentar estados democráticos de una vez por todas sería el siguiente paso. No olvidemos que el Gobierno de Rajoy fue el que más recortó en esta materia situando a España en el puesto 26 de 28 países donantes, y que los míseros presupuestos dedicados a la cooperación ni siquiera se ejecutaron en su totalidad. Ahí es donde está el verdadero efecto llamada.

Insisto, primero salvar vidas humanas y, después, hacer políticas serias de cooperación y ayuda al desarrollo sin demora. La cooperación fue el salto evolutivo mayor del ser humano hacia la civilización, además el hecho de abandonar a seres humanos a una muerte segura es una inmoralidad.

En un artículo de hace años, que cayó en mis manos hace poco por casualidad, Ignacio Sotelo escribía que el humano ha llegado a ser un animal depredador que combate a muerte a los otros grupos humanos, que si queremos sobrevivir debemos comportarnos solidariamente y que si no cambiamos, pereceremos. “El quid está en si lograremos reunir el conocimiento y la fuerza moral suficientes (masa crítica) para que se produzca el cambio”, subraya.

La Moral es el conjunto de comportamientos que consideramos válidos, el código de normas que regulan la acción correcta;  la Ética es la reflexión sobre por qué los consideramos correctos y la comparación con otras morales diferentes. Existen diversas teorías éticas, pero independientemente de las características de cada modelo, es necesario considerar la importancia que tiene cada persona y la dignidad que posee, el respeto que merece sin importar raza, religión, condición socioeconómica o intelectual. Somos personas en un mundo construido por personas, y como tales merecemos respeto y tolerancia.

El último nuevo modelo de político joven de futuro, Pablo Casado, debería saber que la ética no la marca la ley, como ha afirmado él. De acuerdo que no tiene por qué saber de teorías éticas ni de Protrágoras, Sócrates, Epicuro o Aristipo (salvo que haya realizado un máster ad hoc anoche, mientras dormíamos). Pero conocimiento en leyes se le supone por su formación me-teórica en Derecho.

Con estos mimbres va a ser difícil conseguir la cantidad mínima necesaria de materia combustible (conocimiento y fuerza moral) para producir una reacción nuclear en cadena (cambios hacia la solidaridad). O sea, masa crítica.

José Félix Sánchez Satrústegui

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s