¡Ya está aquí la Navidad! Mensaje del alcalde de Estella-Lizarra, Koldo Leoz Garciandia.

 

Días de alegría, encuentros, familia, diversión, excesos, regalos… pero sobre todo, días en los que las más txikis de la casa disfrutan y se ilusionan con todo lo que las rodea. Todo es magia, diversión, regalos, chuches…

Durante estos días, la ciudad se engalana para recibir al Olentzero y Mari Domingi, a Papá Noel y a los Reyes Magos. Se iluminan las calles, se decoran los comercios y el Ayuntamiento; cada persona procura obsequiar con una sonrisa a la niña o niño que se le acerca. Todo el mundo procura ser feliz, sobre todo por ellos y ellas, intentamos volver a esa época en la que nosotras y nosotros también éramos txikis y disfrutábamos de la magia de estas fechas de la misma manera.

¿Quién no ponía el belén en casa o se iba a ver (o sigue yendo) los expuestos en algún comercio o en la Casa de Cultura?

¿Quién no ha escrito su carta al Olentzero a Papá Noel o a los Reyes Magos?

¿Quién no ha puesto los ojos como platos al verlos pasar en la cabalgata y o en la kalejira o al ver todos los regalos que había cerca de nuestros zapatos al despertar?

¿Quién no ha exclamado alguna vez “¡se han bebido la leche y se han comido las galletas!”?

Son días festivos de ilusión y alegría. Festivos por hechos y razones religiosas (como muchos otros), pero así están marcados en el calendario oficial y, sobre todo, en nuestro baúl de los buenos recuerdos y momentos vividos.

Durante estos días en los que deberíamos olvidar y descansar un poco del ataque constante al contrario en el que se ha convertido la política, sigue habiendo gente que es incapaz de hacerlo y que continúa enredando con la aguja de vudú a ver si consigue enrarecer el ambiente tan bonito que hay.

La penúltima es presentar como rocambolesco que haya muchos belenes en el Ayuntamiento, siendo esta una administración aconfesional gobernada por EHBildu y que, para más inri, no ha incluido el nacimiento del niño Jesús en su felicitación navideña oficial.

¿En serio esto preocupa?

Pues a quien lo quiera ver como algo anormal e incongruente le voy a dar una malísima noticia: me encanta la Navidad y me encantan los belenes.

Soy ateo, en mi casa no hemos sido nunca católicos practicantes, pero siempre se montaba el belén, y de vez en cuando asistíamos a alguna misa, generalmente por bodas o funerales. Y oye, que aquí sigo, feliz con mis incongruencias, que no lo son tanto.

El belén, tal y como yo lo veo, representa ya mucho más que el nacimiento del niño Jesús, lo mismo que el día de fiesta que se guarda para celebrarlo. ¿Cuántas personas lo guardan fervientemente por ser precisamente el día en el que nació? ¿Acaso no se ha convertido ya en un día de fiesta familiar y lleno de ilusión fuera de su origen religioso? ¿No pasa lo mismo con el día de Santiago o el de la Virgen del Puy?

Son días de fiesta, días para disfrutar de un merecido descanso, días para aprovechar a estar con la familia, etc. Los días de descanso son necesarios y hay que marcarlos en el calendario.

En una época en la que la iglesia estaba muy presente en la Administración y en la vida cotidiana, se marcaron unas fechas que hoy en día casi todo el mundo disfruta, me atrevería a decir que mayoritariamente por su carácter festivo y no por el religioso.

Lo mismo pasa con muchas otras cosas que se siguen realizando tradicionalmente, en la actualidad con un carácter muy distinto al de su inicio, y no por eso significa que estés de acuerdo con dicho origen, simplemente lo haces y lo disfrutas; por ejemplo, poner el belén con los Reyes Magos, el Olentzero, los patitos y las ocas, el nacimiento, el ángel, la estrella, etc.

Otra cosa muy distinta es que se le dé carácter oficial desde una Administración pública aconfesional a dichos actos propiamente religiosos, y por eso la felicitación navideña oficial no lleva el nacimiento. Eso sí, lleva todo lo demás. En ella están presentes las imágenes de los Reyes Magos, el Olentzero y Mari Domingi, está Papá Noel, hay personas de color, familias compuestas por hombre y mujer, dos hombres o dos mujeres… Y en dependencias municipales también hay nacimientos y belenes.

Quizás lo que realmente choca no es que un Ayuntamiento gobernado por EHBildu tenga belenes en sus pasillos e instancias; quizás lo que choca es que un Ayuntamiento respete y promueva todas las sensibilidades, realidades y culturas que hay en la ciudad, incluidas las religiosas. Puede que parezca raro, puede ser que hasta ahora no se hubiera hecho, pero creo firmemente que esto tiene que cambiar.

Para terminar, aquí va mi mensaje para todas las vecinas y vecinos de Estella-Lizarra:

Disfrutad de estas fechas con la familia y amistades, vivid las Navidades con la ilusión de la niñez, haced que sean inolvidables para las más txikis, dad lo mejor de vosotras y vosotros para hacer la vida y la ciudad un poquito mejor… ¡y dejad de querer sacarle punta a todo, por favor!

¡Ah! Y venid a ver el belén del Ayuntamiento, que es una obra de arte hecha por la Asociación de Belenistas de Estella-Lizarra.

¡Feliz Navidad y próspero año nuevo!

Zorionak eta urteberrion!

 

Koldo Leoz Garciandia

Alcalde de Estella-Lizarra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s