Por favor, no emprendas. Por José Ruiz Herruzo.

thumbnail_AUTO EGA 256x69 DWA HAGSESP17 (1)

 

   josé ruiz herruzo

Si, así te lo digo, con todas las precauciones y con todo el sentido que me da la experiencia: NO emprendas. Porque la palabra “emprendedor” es muy linda pero esconde otra más adecuada: vas a ser EMPRESARIO.

Y no seas empresario sin haberte asesorado previamente mucho y bien. Pide opiniones y escucha a quién en verdad te quiera. No a cualquiera. Y no creas que con desarrollar un plan de viabilidad financiera lleno de colorines y hojas excel tu negocio va a salir bien. Porque el papel lo soporta todo. Porque la realidad está ahí afuera y por ejemplo lo que iba a ser un mes de reforma en ese nuevo local se puede convertir fácilmente en 6 meses más pagando un alquiler y sin poder abrir por problemas de mil tipos.

Y ante eso no te ayudará nadie: ni el casero, ni la Administración. Porque más del 20 % de las sociedades que se constituyen cierran solo en el primer año. Porque en 2016 se constituyeron 102.396 sociedades y se disolvieron 27.357, por no hablarte de las que incurrieron en pérdidas, y ya no hablamos del número de autónomos que malviven. Porque el esfuerzo emocional que supone fracasar, así como el desgarro económico que te puedes hacer y a su vez haces a los que te apoyan, te obligan a ser aún más prudente. Y es que no todos los negocios funcionan, te insisto.

Por eso, estudia bien tu producto, su ciclo de vida, el mercado en el que te vas a mover, la oferta de la competencia. No te crees expectativas que no se pueden cumplir, por muy optimista que seas cuando dices ponerte en el peor de los escenarios posibles. No destroces en la nueva empresa la indemnización que cobraste en tu despido, ó esos ahorros personales y familiares, sin tener la suficiente experiencia.

Y por supuesto, cuidado con hipotecar tu vivienda ó la de tus familiares, o formalizar préstamos bancarios a tipos de interés salvajes y plazos muy cortos. Tu espera y observa. Testa bien el mercado donde quieres estar. Y ten mucho cuidado con los socios que eliges. Haz con ellos un pacto escrito antes de iniciar la actividad que recoja el compromiso de cada uno, los horarios de trabajo, la inversión a realizar por todos. Porque eso no es desconfiar.

Es porque todo se mueve constantemente y lo que hoy es un sueño mañana se puede convertir en una pesadilla si es que habéis de echar el cierre y no has previsto como se va a repartir el problema entre vosotros. Y perderás dinero e ilusiones. Y la amistad. Porque soy optimista, te lo digo.

José Ruiz

Ex-directivo en entidad financiera y mentor voluntario para Youth Business Spain

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s