Yo condeno, pero después me tengo que callar. Por Félix Goikotxeta.

f.g.v                   

Condeno sin paliativos el atentado terrorista que ha sufrido Catalunya, yo no justifico NUNCA un asesinato, venga de donde venga, lo realice quien lo realice.

Pero si yo digo, después de condenar sin paliativos los asesinatos de civiles en Catalunya, que parte de la culpa la tiene el “trio de las Azores”, Busch, Blair y Aznar, que España negocia y se abraza con Arabia Saudí, que a su vez vende y proporciona armas al estado islámico, que el estado islámico está financiado por el petróleo, que entre otros, compra Turquía sin que la Unión Europea ponga pegas, que el estado islámico comete más atentados con resultado de muerte en Oriente Medio que en ningún otro sitio, que asesina a más musulmanes que cristianos, que la culpa, la mayor culpa de lo que está pasando en el mundo, de las guerras, del hambre etc. la tiene el llamado primer mundo etc. mi condena, queda en segundo plano y se me tacha de practicar el “buenismo”.

Me dicen que eso es demagogia, me acusan de intentar desviar la atención y otras cosas, y eso lo hacen  los mismos que se acomodan y limitan a obedecer lo que mandan los grandes medios de comunicación y por ende los gobiernos de turno. A mí personalmente, ver al rey Felipe VI y a Mariano Rajoy, guardando los minutos de silencio pertinentes, condenando el atentado contra Catalunya y pidiendo a la sociedad que actúe con calma y serenidad me da asco.

Mientras dicen esto, hacen negocios con Arabia Saudí, les venden armas que acaban en manos del Estado Islámico. El rey emérito Juan Carlos I, nunca se ha avergonzado de las relaciones con jeques árabes, que son de todo menos demócratas. Los Borbones son así de  campechanos y se relacionan con todo el mundo, sean asesinos, dictadores o vividores… la pasta por delante.

Pero claro, las víctimas de los atentados terroristas no son reyes, ni presidentes de gobierno. Somos la sociedad civil los que sufrimos los atentados, somos los parias los que sufrimos, directa o indirectamente las consecuencias de estos atentados. Y sin decir nada, sin plantarnos ante nuestros dirigentes, que son los que nos ponen en la diana de la sinrazón terrorista, les acompañamos en los minutos de silencio pertinentes y demás actos de condena.

Y ellos y ellas, mientras la población civil se desgarra de dolor y rabia, hacen declaraciones huecas de contenido, declaraciones que nos las sabemos todos y todas, que  las pueden grabar una vez y valen para siempre. Porque mientras esto pasa, empresarios de armas, diplomáticos etc. siguen haciendo negocio con los terroristas, con los mismos que han creado el terror y asesinado a ciudadanos inocentes en Catalunya.

Pronto empezarán a acusarse unos a otros de estar de parte de los terroristas, de echar la culpa del atentado a la “turismofobia”, cosa que ya algunos periodistas de la extrema derecha están haciendo. Olvidándose de que Europa entera está amenazada por el estado Islámico. Y que Europa es desde donde más gente se incorpora al estado islámico. Pero les da igual, ellos quieren rédito político. Pronto veremos como el estado español aprovechando el atentado, atacará al gobierno catalán y su referéndum sobre la independencia. Al final las víctimas les importan un bledo, al final las víctimas serán utilizadas por el gobierno para crear enfrentamientos entre los ciudadanos de a pié. No sería nada nuevo.

No me gustan las religiones, ninguna, no soporto que se asesine en nombre de dioses de barro, no soporto el islam, ni el cristianismo, ni buda ni la que idolatra a Ronaldo o a Messi. Todas, hasta la más pequeña está dirigida a meter miedo o a enfrentar al ser humano entre sí. Ellos mandan lo que está bien o mal, lo que debes comer o no, si te mandan al infierno o al cielo, cuando la realidad nos dice que nadie sigue los consejos de la Biblia, Corán etc.

Ni todos los blancos somos nazis ni todos los musulmanes son terroristas. Y decir esto no es dejar de condenar los asesinatos a civiles en Catalunya. Además nunca ninguna paz se gana en la guerra. Con las armas se somete al vencido, no se le convence.

Prueba de la inoperancia y dejadez del gobierno español, es que mientras el ministro del interior da por desmantelado el comando terrorista, los mossos y de  la Generalitat dicen que de eso nada, que aún queda mucho por investigar y que hay por lo menos un fugado integrante del comando asesino. ¿Acaso tiene prisa el ministro por reanudar las vacaciones?.

Por supuesto que culpables directos son los autores de los asesinatos, indirectos muchos de los que condenan por cumplir el protocolo.

Para quien quiera, recomiendo un video en youtube de la intervención de Igor López de Munain en el parlamento vasco en febrero de 2016. Por desgracia totalmente actual. Señalando a los responsables y proponiendo algunas medidas a tomar contra el estado islámico.

ALBERT EINSTEIN DIJO: EL MUNDO NO SERÁ DESTRUIDO POR LOS QUE HACEN EL MAL, SI NO POR AQUELLOS QUE LOS QUE MIRAN SIN HACER NADA.

NO TINC POR

Félix Goikotxeta Vega.

 

Un comentario en “Yo condeno, pero después me tengo que callar. Por Félix Goikotxeta.

  1. Esto, amigo Félix, se llama buenismo: “Además nunca ninguna paz se gana en la guerra. Con las armas se somete al vencido, no se le convence.”

    Estando de acuerdo con casi todo lo demás, he de replicarte ante esa pretendida aseveración recordándote algunas guerras por nosotr@s conocidas que hubo que emprender, en unos casos para intentar recuperar la paz arrebatada por el fascismo (Ej. Guerra Civil en el Estado Español o la Segunda Guerra Mundial), o, en otros casos, para lograr no sólo la paz social que únicamente se logra consiguiendo la igualdad de clases, si no también la auténtica liberación del ser humano (Ej. la Revolución Rusa del año 1917 o la Revolución Cubana emprendida, entre otr@s much@s, por nuestro añorado Fidel).

    Entiendo que habrá personas que no estén de acuerdo con esta aportación argumental que yo hago; pero no creo que entre tu y yo pueda haber motivo de enfrentamiento ideológico ante lo aquí expuesto. Al menos en la barricada ideológica en que yo me he educado políticamente, estos conceptos sobre las “guerras” los teníamos -yo aún los mantengo- bastante claros.

    Agurrak, lagun.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s