Orden lejano, por Ángel Sáenz de Ugarte.

1 AUTO IRACHE - Gama Vehículos (versión Fotón) - Faldón prensa 256x69

 angel

Es un sonido que una jornada anticipa de querencias, adquisiciones y esperados encuentros… El metálico golpeo de unas piezas de ensamblaje extiende su vibración por los alrededores de ambas plazas. Es muy pronto todavía pero ya se fragua otro jueves para añadir a la inveterada lista que en la costumbre de hombres y mujeres, jóvenes y niños, la inminencia de las compras reanuda.

Los bares próximos en unas horas convocarán un ajetreado tránsito; alguna lugareña saludará a otra en un cruce casual y posible sólo por esta secular reunión; algún abuelo cumplirá el deseo incubado desde unos días atrás y compartirá con viejos amigos unos vasos de vino… Habrá quien con un ligero retraso elija algunos ejemplares de luminosas flores para el hueco aquel apartado del balcón.

Lejos ya de la significación del servicio que tantos puestos de venta suponen, el  “ juevear” hace un alto en el camino semanal; los clientes se interesan por los sucesos familiares y por las felices novedades de los vendedores; los mercaderes preguntan a sus fieles compradores por la suerte de aquel suceso pretendido… Se aprovecha el rato para la devolución de ese pantalón que el jueves anterior parecía apropiado y diferente y se cambia por una vistosa camisa para ser lucida en el inmediato verano. Se cubre una falta en la demanda doméstica con esa cuña del queso habitual e incluso se añade otro diferente que en la memoria quedó de la vez anterior y que tan buena pinta tenía.

Entre incomprensibles voces de lanzadores de ofertas, entre pacientes y regladas esperas para un turno, bajo pasajeras nubes que ocultan y vuelven a descubrir el ya pesado sol que anticipa días calurosos, el paisanaje hace de esta usanza una bendecida obligación. Protagoniza por unas horas una venerada alegoría a la que  acuden incluso quienes ya entre ellos no están…

Los visitantes siguen respetuosamente el semanal empeño de verse reflejados en un fiel, entrañable y próximo espejo de afinidades y propuestas extendido por este colorido y vivaracho mercado. El compromiso de la cita semanal tiene un orden lejano; un orden renacido en cada ocasión y en cada ocasión pleno de promesas, consignas y sagradas afirmaciones. Un orden donde el laberinto de tránsitos frecuentes encumbra la ocasión que hoy espera con la luz de lo que fue y con las señas de las sorpresas que siempre conocimos…

 

Ángel Sáenz de Ugarte Pangua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s