El Archivo de Navarra inaugura una exposición sobre los castillos con valiosos documentos y piezas arqueológicas

La muestra ofrece una visión multidisciplinar para reconstruir la actividad de las personas que los construyeron y habitaron

Jesús García Gazólaz, comisario; Jesús Sesma, comisario; Rebeca Esnaola, 
consejera; Juan José Martinena, comisario; y Félix Segura, director del 
Archivo Real y General de Navarra.

Jesús García Gazólaz, comisario; Jesús Sesma, comisario; Rebeca Esnaola, consejera; Juan José Martinena, comisario; y Félix Segura, director del Archivo Real y General de Navarra. 

El Archivo Real y General de Navarra ha inaugurado la exposición“Guardianes de piedra. Pasado y presente de los castillos de Navarra”, inscrita en el marco de las Jornadas Europeas de Arqueología, con ocasión del quinto centenario de sucesos históricos de gran relevancia para Navarra que tuvieron como escenario principal a estas emblemáticas fortificaciones.

Así, se sucedieron las sucesivas tomas y recuperaciones de las fortalezas de Pamplona y Amaiur en 1521 y 1522 y el ocaso del sistema defensivo del reino tras el derribo de buena parte de los castillos medievales. Gracias a la colaboración entre equipos y profesionales de distintos ámbitos patrimoniales se ha organizado una muestra desde una óptica diferente y novedosa.

La consejera de Cultura y Deporte, Rebeca Esnaola, ha participado en la apertura de la exposición comisariada por los doctores Juan José Martinena Ruiz, exdirector del Archivo Real y General de Navarra, y Jesús Sesma Sesma y Jesús García Gazólaz, arqueólogos del Gobierno de Navarra.

En el acto también han participado Félix Segura Urra, director del Archivo Real y General de Navarra, Susana Herreros Lopetegui, directora del Servicio de Patrimonio Histórico y técnicos de la empresa Muraria S.L. autores del guión expositivo, diseño y producción.

La consejera Esnaola ha destacado durante la presentación el carácter divulgativo de la muestra y ha señalado que “es una exposición que pone especial cuidado en mostrar las fortificaciones a través de los testimonios conservados, que permiten reconstruir con gran fidelidad la actividad de las personas que los construyeron y habitaron a lo largo de los siglos”.

El discurso expositivo se divide en dos bloques. En el primero “Los castillos medievales de Navarra” se analiza su construcción, características y formas de vida, y en el segundo “Castillos, un pasado muy presente” se realiza un recorrido por sus vicisitudes finales y el actual proceso de recuperación arqueológica, de investigación y divulgación.

Todos los temas analizados ofrecen una doble lectura gracias a la combinación de dos tipos de fuentes históricas, los documentos de archivo y las piezas arqueológicas, procedentes en su totalidad de los equipamientos culturales del Gobierno de Navarra, como son el Archivo Real y General de Navarra y el Almacén de Arqueología.

Los castillos en la Edad Media

La primera parte de la exposición está dedicada a “Los castillos medievales de Navarra” y en ella adquiere un protagonismo singular el discurso histórico. “A través de cuatro bloques de vitrinas pareadas se repasan aspectos transversales de los castillos navarros en la Edad Media, como su origen y evolución, sus moradores y su vida cotidiana, con capítulos dedicados a los ‘tenentes’ y ‘alcaides’, a las actividades económicas realizadas en su interior y a las reparaciones de las que fueron objeto”, explican los responsables de la exposición.

La exposición también se detiene en la función defensiva de estas construcciones, que se conoce a través de las estructuras conservadas, el armamento y equipamiento militar y las guarniciones militares que las protegían. No se olvidan otras funciones de los castillos como centros de refugio de personas y bienes en épocas de guerra, como prisión de malhechores y en tiempos de paz también como sedes de archivo o lugares de reunión de Cortes.

Los castillos como yacimientos arqueológicos

Después de la situación de destrucción, abandono y reutilización de la que fueron objeto los castillos navarros entre finales del siglo XV y comienzos del siglo XVI, la exposición ofrece una segunda parte destinada a dar a conocer los trabajos arqueológicos que se han realizado sobre ellos.

Estos trabajos hunden sus raíces en el siglo XIX, si bien han sido en las últimas décadas y especialmente en los años más recientes cuando han experimentado un mayor crecimiento, convirtiendo a los castillos en yacimientos arqueológicos en los que se aplica una metodología específica.

“El espectacular avance en el conocimiento arqueológico de los castillos ha permitido tener noticia de 130 fortificaciones, en su mayoría cristianas, pero también islámicas”, comentan. En los últimos tiempos, los trabajos arqueológicos han derivado en investigaciones científicas y en la explotación de las ruinas como reclamo cultural, turístico y didáctico.

Entre los ejemplos más reseñables de estas actuaciones, “la exposición pone el foco en el castillo de Marcilla por haber sido núcleo de una gestión integral entre especialistas de disciplinas diversas o en la puesta en valor que han conocido los castillos de Aixita, Irulegi o Amaiur en los últimos años”, añaden.

En este ámbito, las últimas vitrinas recogen las nuevas perspectivas científicas que ofrece la Arqueología “para la correcta excavación de estas construcciones, a través de herramientas como la fotogrametría, la restauración, las dataciones por radiocarbono o los estudios de fauna”, inciden.

Valiosos documentos y piezas arqueológicas

Uno de los objetivos de la exposición es la puesta en valor de los excepcionales testimonios documentales y arqueológicos que conservan los equipamientos culturales del Gobierno de Navarra, en concreto el Archivo Real y General de Navarra y el Almacén de Arqueología.

El primero, por custodiar un legado documental que desde su nacimiento registró los acontecimientos dignos de ponerse por escrito para conservarse a perpetuidad. El segundo, por ser el centro de depósito de los bienes integrantes del Patrimonio Arqueológico localizados en las excavaciones realizadas en la Comunidad Foral de Navarra.

Gracias a la custodia de este valioso patrimonio se exhiben 25 documentos datados entre los siglos XII y XIX, con piezas singulares como el Fuero General de Navarra, el pleito homenaje por el castillo de Javier o noticias de justas y torneos celebrados en el castillo de Pamplona.

Desde el punto de vista arqueológico se muestra más de un centenar de piezas, la mayor parte de ellas desconocidas para el gran público y nunca expuestas hasta la fecha.

“Son testimonios excepcionales de la ocupación humana de estos recintos defensivos, como utillaje agrícola y ganadero, mobiliario e indumentaria, adornos, monedas, armamento y proyectiles o utensilios de cocina y vajilla”, exponen.

Destacan objetos como una ménsula con forma de cabeza humana procedente del castillo de Tiebas, un azulejo de la fuente del jardín del castillo de Olite con las divisas de Carlos III el Noble, una tinaja de desolado de Rada o un cubo de madera procedente del aljibe del castillo de Amaiur.

Cabe resaltar, además, “la minuciosa la labor de los técnicos en conservación y restauración, tanto de documento gráfico como de las piezas arqueológicas, necesaria para poder exponerlas en la muestra”, indican los organizadores de la  muestra sobre castillos de Navarra

Gran maqueta del Castillo Mayor de Estella

Otro de los reclamos de la exposición es la exhibición de la gran maqueta del Castillo Mayor de Estella, que ha sido cedida expresamente para la ocasión por el Centro de Estudios Tierra Estella. Inaugurada en 2016, reproduce, con base en los estudios históricos y arqueológicos, la totalidad del castillo mayor de Estella en el siglo XIII.

En la exposición también podrán visualizarse imágenes aéreas captadas por el fotógrafo José Luis Larrión en un montaje audiovisual realizado junto con Asier Larrión.

La exposición “Guardianes de piedra. Pasado y presente de los castillos de Navarra” puede visitarse en la cripta protogótica del Archivo Real y General de Navarra todos los días de la semana de 10:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas, incluidos fines de semana y festivos.

Estará abierta todo el verano de manera ininterrumpida hasta el 2 de octubre de 2022. Además, se han previsto visitas guiadas gratuitas a la exposición los sábados a las 12:30h que comenzarán el 23 de julio bajo reserva en el teléfono 848 42 46 67.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s