Por el camino de Onán, por José Félix Sánchez-Satrústegui

“Viva la Petra”, me dije con una sonrisa. Y me dije bien; no fue un error, no lo confundí con aquel “viva la Pepa” de quienes proclamaban su adhesión a la Constitución de 1812 y que luego quedó en el diccionario para definir situaciones de desbarajuste. Yo me refería a Petra Martínez, a quien por su papel en La vida era eso se le concedió el Premio Feroz a la mejor actriz protagonista. El discurso que pronunció al recoger el premio se ha hecho viral: “Lo más importante es haberme masturbado delante de mucha gente, porque pienso que la masturbación está callada. Ahora me masturbo como tres o cuatro veces al día, porque he cogido la manía… Hay muchas cosas que las mujeres de mi edad no sabemos, como el ‘satisfeison’ (así llamó al ‘satisfyer’), que es genial…”.

La periodista Cristina Fallarás firma un artículo en Público, Yo empecé a masturbarme muy pronto, en el que se decide a hablar de sus pajas. Charo López cuenta en la SER que en la escena de la masturbación en la serie Los gozos y las sombras (estrenada en 1982), el director le comentó que le habían enviado una nota en la que se indicaba que si era un plano general debía parecer un dolor de tripa y en plano corto, uno de muelas.

Contrastan estas magníficas declaraciones de realidad sexual con el puritanismo rancio que domina el cotarro. Casado criticó la referencia de Irene Montero a una estrofa de la canción Ay mamá, de Rigoberta Bandini, “no sé por qué dan tanto miedo nuestras tetas”, a la que añadió: “¿Por qué le dan tanto miedo nuestros derechos… o que hablemos de una justicia feminista…?”. El jefe de los Puritanos Putrefactos, en la respuesta, no se atrevió a pronunciar la palabra teta; la sustituyó por el “cuerpo de las mujeres”. Si hubiera tenido que evitar nombrar el clítoris también hubiera recurrido a parecida sinécdoque mojigata. Y es que el clítoris es el gran desconocido e ignorado, cuando no mutilado, del “cuerpo de la mujer”. El libro sobre la caza de brujas Malleus maleficarum, escrito por dos monjes inquisidores, lo llama el pezón del diablo. Divino pezón, glorioso clítoris.

La reforma laboral es aprobada de chiripa. Sin entrar a analizar los aspectos positivos ni aquellos que no llegan a alcanzar lo deseable, reúne dos características que la hacen más que suficiente: el consenso entre los agentes sociales y el cambio de sentido que se produce en el camino que llevaban las anteriores, muy negativas para los trabajadores. El repugnante tamayazo de los dos diputados de UPN lo corrigió Alberto Casero. El diputado popular por Cáceres, mano derecha de Teodoro lanzaimproperios, apretó con dedo desmañado la tecla “intro” y la lio. Se convalidó el real decreto gracias a su errado voto telemático, engañado por un ordenador bolchevique. En media hora se plantó en el Congreso, desde su hogar trujillano, a pesar de estar de baja por diarrea (¿mental?), con el fin de “desfacer entuertos”. Extremadura, alejada del resto por culpa de un tren renco de los ferrocarriles de vía maltrecha, mientras llega el AVE, ad calendas graecas, tiene a Casero como transporte rápido a Madrid.

El líder pepero se ha fotografiado junto a todos y cada uno de los animales de pezuña hendida castellanoleoneses (los cuales, por cierto, aportaban humanidad al conjunto) ya fueran de ganadería extensiva, intensiva o mediopensionista. Cuando se percató de que los cuadrúpedos empezaban a cansarse de tanta notoriedad y le huían, buscando alternativas publicitarias se topó en Palencia con la remolacha, la planta herbácea injustamente atacada por el socialcomunismo hispano en contubernio con el internacional y el separatismo. Ridículo insuperable; perdón, él es capaz de superarse en cada intervención. Verbigracia: poco después ha culpado al gobierno de demonizar el vino. No, Pablo, tranquilo, que tú no necesitas tomar alcohol en el desayuno para venirte arriba y soltar sandeces. ¡Viva el vino!, de acuerdo, pero un poquito más tarde.

Los patriotas de banderita y pandereta se desparraman por Europa para denunciar el mal uso de los fondos europeos por parte del gobierno. La Comisión, los propios populares europeos y los datos les contradicen. Von der Leyen envía una carta de felicitación a Pedro Sánchez agradeciéndole la transparencia mostrada. Pero a la derechísima le da igual; en su manual de instrucciones el exabrupto, aunque sea para transportar una mentira, prevalece sobre la realidad. Para alcanzar la Moncloa vale todo.

A la pertinaz sequía terrenal se le suma de forma imparable la intelectual, cada vez con más adeptos; es decir, con más ineptos. La política es el mayor paradigma. Lo peor de ella es que en el debate político no se habla de política. En la campaña de Castilla y León no se han escuchado programas, sino eslóganes subrayados con gritos. Al final solo se recuerdan los trazos gruesos del subrayado. La izquierda debe ser más valiente (fiscalidad progresiva, ya) y explicarse mejor, pero cuando la gente que reivindica la sanidad pública y la subida de los salarios, por ejemplo, vota a quien quiere privatizar aquella y a quien se opone a la subida del salario mínimo, aparte de acatar tal decisión, claro, habrá que preguntarles (con respeto, eso sí) si están “atontolinaos”.

“O el PP o el caos”, nos dijeron. Y llegaron ambos, el PP y el caos. Casado pierde pese a ganar Mañueco, y Ayuso gana porque pierde Casado; el PSOE pierde ma non troppo; UP cae en picado y Cs se descalabra. Ganaron los partidos de la España vaciada, aunque a partir de ahora todo el país será la España vacilada, y Vox, que es quien nos vacila. A este bicho hay que dejarlo fuera por métodos democráticos, porque si no ellos lo harán con el resto por procedimientos autoritarios. Es necesario y urgente un cordón sanitario para evitar que la enfermedad mortal del neofascismo se propague. Ya conocemos qué pasa cuando no se ofrece resistencia al tirano. “Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar” (Martin Niemöller).

Mi respeto a los votantes y a los dirigentes de las nuevas organizaciones que surgen de un justificado sentimiento de olvido y abandono, pero a partido por provincia no se adelanta nada. Al egocentrismo de los nacionalismos periféricos se suma el de los localismos céntricos. Existen algunos y propongo otros que ya se vislumbran. Teruel existe, Guadalajara también, Madrid es España dentro de España, Soria ya, Segovia luego, por Ávila, Palencia no se esconde, La Rioja vino y aquí está, Badahó mesmamente… Estoy tanteando a mis vecinos para inscribir A mi calle no hay quien la calle como nuevo partido. Navarra Suma, coalición ocupada en operaciones matemáticas elementales, no cuenta: resta a la vez que multiplica las divisiones.

El asunto en Ucrania se mantiene en tenguerengue. Se escuchan tambores de guerra. La guerra es un empate entre insolentes que pierden los ciudadanos, en este caso ucranianos, rusos y vecinos. En el entretanto, acompañamos con lágrimas el dolor de Galicia, que llora a sus pescadores muertos. En Génova y Sol se rueda la última parte de El Padrino. Espías, corruptos, traidores, fementidos y malandrines de toda índole protagonizan una historia de Cosa Nostra. Si de la explosión del PP surgiera una nueva derecha liberal moderna, bienvenida sea, pero me temo que se potenciará la iliberal.

Onán fue un obstinado del coitus interruptus, pero onanismo quedó como sinónimo de masturbación (a la que me refiero, como militante epicúreo, por su vertiente placentera).

Seamos positivos. El objetivo del orgasmo no es recompensar el engorro que supone la procreación y posterior crianza de seres que pueden llegar a votar a Vox. Si fuera así, la masturbación carecería de sentido; y se le daría un palo enorme a Petra Martínez y a tantos y tantas. Tiene numerosos efectos beneficiosos: excitante, regulador del sueño, analgésico, potenciador de los reflejos y la concentración, activador del sistema cardiovascular, mejora del sistema inmunitario y otros. Hoy me quedo con la influencia positiva sobre el estado de ánimo al liberar serotonina sin necesidad de ingerir fármacos.

Dadas las circunstancias sociopolíticas y medioambientales tan negativas que nos rodean, os emplazo a levantar el ánimo elevando los niveles de serotonina por medios naturales, en soledad o en compañía, cada uno según sus gustos y posibilidades.

José Félix Sánchez-Satrústegui Fernández

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s