Adoctrinamiento, por Pilar García Torres

Se quejan los partidos de derechas en este país sobre el adoctrinamiento que supone decirles a las niñas y niños que todos somos iguales, que todos tenemos los mismos derechos, que cada persona puede amar a quién le salga del corazón, de la cabeza o de los ovarios.

Hace dos fines de semana, además de ver a una panda de dinosaurios y digo panda, porque lo era, una mínima parte de la sociedad madrileña diciéndole al resto cómo tiene que vivir, amar y disfrutar, son pocos, muchos menos de los que se escuchan, el problema es que se les da tanto altavoz que parecen más.

Esto por mucho que diga la Delegación del Gobierno de Madrid, que no se puede prohibir una manifestación en prevención de que se vaya a delinquir, es una auténtica falacia. Hace justo seis meses se prohibieron las manifestaciones del 8M y no porque fuéramos a delinquir, sino porque les dio la real gana a los que tenían que permitirlas, amparándose en las restricciones que por lo visto no operan para los nazis, deben tener hidroalcohol en vez de sangre.

Escuchar a la delegada del gobierno en plan prepotente e insultante diría yo, como al día siguiente justificaba  no sólo, la procedencia de la manifestación sino incluso la actuación de la policía, o sea dando palmaditas en el hombro a los nazis, escoltando a quienes lanzaban consignas de odio a la ciudadanía es cuanto menos, bochornoso. Metiste la pata hasta la ingle, sabías quiénes eran, lo que eran y lo que iban a hacer como lo sabía todo el mundo.

Te equivocaste o se equivocaron tus subalternos que tenían que vigilar por el orden y el cumplimiento de la Ley, reconócelo en vez de ponerte estupenda y  justificar lo injustificable. Es tan deleznable lo que está ocurriendo con el blanqueamiento de la xenofobia, el machismo, el nazismo y todos los ismos y las fobias de la que hacen gala la derecha y la ultra derecha que quedando impune su maldad.

Pero hablemos de adoctrinamiento, justo del que hacen los colegios religiosos, o los curas pederastas en las iglesias.

El sábado 18 también asistí a la comunión de una sobrinieta, en la que me dí cuenta de que en lo único que se ha modernizado la iglesia católica, es en la verbena que montan una vez que se ha producido el acto de canibalismo infantil. Aquello parecía los cuarenta principales, o lo que es peor, los kikos cantando con aquellos de “viva la gente” o “amo a Laura”.

Empieza la ceremonia atávica  con un señor vestido con túnica y voz de vicetiple, seguido de un grupo de niños y niñas disfrazados de princesitas y militares cual cuento del cascanueces, que no seré yo quien le diga a nadie cómo tiene que vestirse, pero que sean los curas los que crucifiquen a las drag queen, es cuanto menos paradójico.

Pues bien, el vicetiple decía cosas tan ancestrales en lenguaje moderno que menos mal que la infancia no le hacía ni caso, como ejemplo “Jesús os quiere tanto, que quiere que le comáis” en ese momento mi hermano y yo nos miramos incrédulos y se nos viene a la cabeza una pregunta ¿Qué habrá querido decir?

Viniendo de un cura, cualquiera de las traducciones son como mínimo sospechosas y cualquiera de ellas traumáticas, analicemos la frase “os quiere tanto quiere que le comáis” a besos? literal, sexual? por favor, o les está preparando para asumir la pederastia como algo que viene de ámbitos superiores y sagrados, o les está convirtiendo en antropófagos. Si esto se quedara en las iglesias, estaría mal, pero no es obligatorio ir.

Cuando vamos a dejar de considerar respetable que a los niños les digan en la escuela que sólo hay una forma de amar y que esta es un hombre a una mujer y viceversa, que no hay más forma  de familia que mamá, papá y los niños, no las niñas y los niños, no, solo los niños, que si tienen dos padres o dos madres, éstos están condenados a los fuegos del infierno, que si a su hermana le gustan las chicas, irá de cabeza con sus ascendentes, éstas y otras cosas peores les dicen a las mujeres y hombres de mañana y lo que es peor, con el dinero de todas y de todos.

Cuándo de una santa vez en este país, se van a acabar el poder y los privilegios que tiene la iglesia católica. No se trata de que en las escuelas públicas se pongan clases de torá o de corán, no. Se trata de que se tiene que sacar del ámbito educativo la enseñanza religiosa, digo esto para que no penséis que estoy hablando de instaurar la diversidad en esta materia, no. Las creencias de cada uno o una, forman parte del ámbito privado, o sea si quieres decir a tu hija que tiene que ser sumisa ante su marido, hermano o padre, se lo dices en casa, en la escuela hay que decirles lo que dice la Constitución, que todas somos iguales a todos.

En la escuela hay que enseñar que cada una o uno, puede amar a quién quiera y sobre todo, que hay que respetar a quien no piensa, siente o ama como tú. Que las buenas personas aunque no recen a seres imaginarios omnipotentes, lo son por sus actos, por su respeto, por su solidaridad, sororidad, por su forma de vivir sin molestar a nadie, difamar, calumniar, robar, matar, maltratar, insultar, etc.

En la escuela se deben enseñar valores democráticos, ética, civismo, igualdad, que siendo solidarios y ayudando a quién lo necesita, serán más felices y harán la vida fácil al resto y que entre todas y todos haremos un mundo más justo y mejor.

En la escuela no se puede educar a los niños y niñas por separado, tienen que escuchar juntos que todos  y todas son importantes, iguales, equivalentes y necesarias. No podemos permitir que se segregue por sexos, no es constitucional, ni sano.  

Si esa educación basada en la tan cacareada constitución del 78, no se da en valores igualitarios, si no se educa en el respeto y la tolerancia, en la diversidad, funcional, sexual, etc, seguirán pasando cosas como la ocurrida en Chueca a manos de individuos, en su mayoría hombres, que digo yo debe ser por que se sienten amenazados en su masculinidad por quienes no sienten como ellos, o a lo mejor es porque no se atreven a desarrollar su vida sexual y afectiva de una manera sana y libre.

Lo que hacen estos individuos es otra forma violencia machista, porque lo que detestan en otros hombres es que desarrollen su parte femenina, no tengan ningún pudor en expresarla en disfrutarla, en vivir la vida como quieran, no como les marcan los pitecántropos de las cavernas.

Para evitar el machismo, la homofobia, la xenofobia, el racismo la mejor herramienta es EDUCAR EN IGUALDAD, EDUCAR EN IGUALDAD Y EDUCAR EN IGUALDAD. El todos iguales, todos diferentes, nunca ha estado más vigente que ahora. Merece la alegría que sigamos peleando diariamente por ello y sobre todo, ante el ruido, pedagogía. Somos más, muchísimos más quienes creemos en la igualdad que los que no, así que a por ellos que son pocos y muy cobardes.

Pilar García Torres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s