No somos inmortales

Pudiera haber calado esta idea entre la población al ver que una gran parte de la sociedad ya está vacunada contra la COVID-19, pero no es así. Seguimos siendo muy vulnerables, y a pesar del buen ritmo de vacunación, cientos de vecinos y vecinas están confinadas ahora mismo en sus casas debido al aumento de los positivos por contagios de las últimas semanas.

Cuando los mensajes que se trasladan a la población son contradictorios se relajan las medidas, damos rienda suelta a nuestras ganas de abrazarnos, bailar, compartir, departir, agarrarnos un pedo, etc., y eso trae consecuencias. Los contagios se han disparado. Estamos viendo además durante las últimas dos semanas un preocupante aumento tanto en el número de casos como en la positividad de los test realizados, que indican una circulación comunitaria del virus de alta intensidad.

Y no es plato de buen gusto tener que quedarte unos días encerrado en casa, o perder esas vacaciones que llevas tanto tiempo esperando.

Pero mucho peor es que tengas una dolencia y no puedas ser atendida en tu centro de salud porque la atención primaria está colapsada por la COVID-19. Esa es la situación que genera el aumento de contagios.

Tenemos nuestro centro de salud al límite, sus profesionales agotadas y una multitud de personas, con dolencias de diferente índole, con dificultades en la atención debido a la escasez de personal y de espacio, situación que durante el verano se ve agravada por las ausencias por vacaciones que tanto se merece el personal sanitario.

Se acercan las fechas en las que debíamos celebrar nuestras fiestas, esas que tenemos tantas ganas de vivir. Vemos imágenes de otros lugares con actuaciones insensatas y egoístas de gente bebiendo, bailando, abrazándose, etc., que han disparado los contagios en toda Navarra, también en Estella-Lizarra.

Con todo lo que hemos pasado, con una atención primaria al límite, con unas afecciones sociales evidentes y un riesgo sanitario latente ¿en serio que no podemos organizar nuestro ocio de otra manera?

Este verano podemos hacer casi todo, sólo debemos huir de las masificaciones sin control, y cumplir con ciertas medidas que ya llevamos meses aplicando: distancia de 1,5 metros, mascarilla la mayoría del tiempo e higiene de manos.

Cumpliendo con estas simples directrices podemos disfrutar de conciertos, comidas, sobremesas o encuentros más distendidos con familiares y amistades, especialmente si lo hacemos al aire libre. Tenemos casi dos meses por delante para ello, no nos obcequemos con las fechas de fiestas, en las que, además, se han denegado todos los permisos y no habrá programación de ocio. Los bares y restaurantes estarán encantados de recibirnos cualquier día y con su apoyo lo pasaremos bien y de manera segura.

Disfrutemos del verano con cabeza, tenemos muchas posibilidades para hacerlo sin perjudicar a nuestra atención primaria, y sin poner en riesgo nuestra salud, y la de los que nos rodean.

Yolanda Montenegro, Directora Gerente del Hospital García Orcoyen

Cecilia Alzu, Directora del Centro de Salud de Estella-Lizarra

Koldo Leoz, Alcalde de Estella-Lizarra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s