14 años de cárcel para un vecino de Villatuerta por corrupción y abuso de menores

La sentencia del Tribunal Supremo confirma la dictada por la Sección Primera de la Audiencia navarra,  que condenó a un agente de la Policía Nacional de Pamplona de 62 años, L.C.C., a un asesor laboral J. L.G., de 53 y vecino de la capital navarra, y a J.L M.M., de 48 años y vecino de Villatuerta, a penas de 33, 24 y 14 años de cárcel respectivamente por corrupción y abusos a dos menores, de entre 14 y 15 años de edad, a los que conocieron en redes sociales y con los que mantuvieron relaciones a cambio de dinero o tabaco.

Los ahora condenados recurrieron la sentencia, alegando que desconocían la edad real de los denunciantes y que estos aparecían en redes sociales como mayores de edad. Sin embargo, ahora el Supremo recuerda que el tribunal de instancia apreció «positivamente y creíble» la declaración, dijo que aunque al principio mintió sobre su edad, luego le dijo que tenía 15 años y que el otro chico tenía la misma edad.  La Sala tampoco compartía la tesis de los recurrentes, dos de ellos condenados por delitos de revelación de secretos al grabar los abusos, respecto a que la grabación puede ser valorada «como una práctica sexual más. Es un acto añadido y distinto que lesiona o es susceptible de lesionar nuevos bienes jurídicos, más cuando es a personas menores de 16 años que no están en condiciones de madurez para consentir», concreta el Supremo. l Supremo ratifica la condena al agente de la Policía a 33 años de cárcel (delitos continuados de corrupción y abusos, además de revelación de secretos) y a pagar 20.000 euros a cada una de las dos víctimas. Este contactó por internet con uno de los menores en septiembre de 2016, cuando el chico tenía 14 años y su aspecto físico era coincidente con su edad.

Así se conocieron y tuvieron relaciones y a cambio de ello el menor recibía dinero. La primera vez que se vieron la víctima dijo que tenía 18 años, pero ya en el segundo le contó que estudiaba en la ESO y que tenía 15 años. Pese a ello, el procesado siguió manteniendo relaciones con el menor. Poco después le propuso traer a un amigo, otro menor de 16 años, cuyo aspecto físico también era coincidente con su edad. Al asesor J.L.G. le confirman la condena a 24 años por dos delitos de abusos (uno continuado) y dos de corrupción (uno continuado) y debe indemnizar con 20.000 euros a cada víctima. También contactó a través de una aplicación de internet con uno de los menores. Llegaron a quedar entre ocho y diez veces. Por último, el tercer acusado, condenado a 14 años por abusos a un menor, reconoció que no le cuadraba que la víctima se presentara como mayor en una red social, pero quedó con él varias veces en la estación de autobuses y cometió los abusos en descampados.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s