El Emérito y la Corina, por Pilar García Torres

pilar garcia torresEn los últimos tiempos estamos oyendo, leyendo y descubriendo, todo aquello que intuíamos y de lo cual ya tenemos presuntas certezas, sobre las tropelías, corrupciones y subvenciones que el pueblo español y los distintos gobiernos han consentido al emérito.

Sigue pareciéndome de catetos, súbditos y plebeyos como en la edad media, que no estemos un millón de personas en la puerta de La Zarzuela pidiendo explicaciones y sobre todo, que nos devuelva lo que es nuestro.

Estoy hasta las glándulas mamarias propias de mi sexo, de escuchar a la caverna mediática, a los ignorantes machistas y a los politicastros del glorioso régimen del 78, cargar tintas sobre la “amante despechada”. No señores míos, no es ella la que nos ha robado, o sí, tanto me da, al pueblo español es el emérito y su santa institución, el que ha corrompido en nombre de nuestro país todo lo que tocaba, incluidas sus múltiples amantes. Por cierto, poco me parece lo que las ha pagado el estado por soportar a semejante baboso.

La porquería que ha echado el monarca sobre España, esa de todos y todas, no sólo de los de la bandera en el balcón, o en la pulsera, es de tal calibre que no va a haber hidro alcohol suficiente para limpiarla.

Sabedores de tanta inmundicia, primero su familia, toda, el actual también, luego los González, Suárez, Pujol, Fraga y compañía, han mantenido en silencio durante más de cuarenta años, las atrocidades del monarca como si estuviéramos en el siglo XVI.

No es que me pregunte por qué lo hicieron y lo hacen, lo sé, porque en esas “mamandurrias” como diría la mentora de Abascal, está metido hasta el apuntador. Porque la transición se hizo de una manera tan chusca que de aquellos barros estos lodos.

Sin olvidar de dónde viene el poder de dicho personaje, de la mismísima mano del gran dictador y genocida, cuyo país llevó otra vez al siglo XIX siendo magnánima. Todos esos que hoy dicen que hay que preservar a la monarquía de una manera tan beligerante, son los mismos que destrozaron este país hace décadas para trocearlo y dárselo a sus amigos y a los del emérito.

Y el actual no es mejor, si se presentase a unas elecciones como debería en un país democrático, lo haría por Vox o éstos se incluirían en el partido que él formase. Como rey ya sabemos para lo que ha servido en la crisis de la COVID-19, para hacer un funeral católico ninguneando al gobierno legítimo, así como para esparcir virus a diestro y siniestro, en su intento por acercarse a un pueblo al que ha abandonado en la pandemia.

Como mujer puedo pensar que jamás haría lo que han hecho Barbara Rey, Corinna o las múltiples amantes que haya tenido el repugnante parásito que mantenemos, pero como ciudadana, me repulsa mucho más lo que ha hecho él.

Por eso me niego a formar parte de la cohorte que denigra a las “otras”, mientras que la emérita jugaba a la familia feliz para mantener un estatus que no les pertenece a ninguno. Insisto señores, porque además a todos los que oigo son señores, la delincuente no es Corinna, o sí, me dá igual, a mí quién me tiene que rendir cuentas es el presunto golfo al que llevo manteniendo desde que nací casi.

El que tiene que devolver lo presuntamente robado al pueblo español, es el emérito y eso de que los hijos no tienen que heredar los comportamientos de sus padres, ¿Perdón? Si heredas un título que no te corresponde salvo por la gracia de un dictador, heredas las consecuencias de los actos de tu padre, admitidos por ti desde tu mayoría de edad, al menos.

Cada vez que escucho lo de preservar la institución, vuelvo al 1812 cuando el ascendente de los actuales, juró la constitución del francés y la de Cádiz en el mismo año, igual que el emérito que juró la leyes fundamentales del movimiento y la constitución del 78 años después, siendo completamente opuestas, pero hay que mantenerse ahí.

Y lo de esta España mía esta España nuestra y no me refiero geográficamente, los países los hacen las personas, no hemos salido aún del siglo XIX pidiendo salvar a la institución monárquica a quién no hemos votado nadie, por si acaso el Jefe del Estado es Pablo Iglesias, como en un post que me mandaron por whatsapp ayer, porque tendría a su mando a las fuerzas del desorden público y a lo mejor las democratiza.

Señores, dejen fuera su machismo recalcitrante y pidan explicaciones a quienes deben darlas, que son los que tienen el mando y son hombres todos, dejen a las mujeres en paz que bastante tenemos con no dejar que nos pisen.

 

Pilar García Torres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s