Comunicado del Gaztetxe Sugarra con respecto a las viviendas de alquiler social

tu publicidadEn el aniversario en el que se cumplen dos años de la ocupación del llamado Hospital Viejo, lo que hoy en día es el Gaztetxe Sugarra, sale en los medios de comunicación la gran intervención del Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Estella-Lizarra en las viviendas de alquiler social y emergencia habitacional que se han puesto en marcha en ese espacio. Se alardea de la ejemplar colaboración  interinstitucional, sin mención del papel que cumplió el Gaztetxe Sugarra en el proceso. Creemos que Estella-Lizarra merece conocer lo que, intencionadamente o no, ha sido ocultado por parte de las instituciones

Es cierto que el Gobierno de Navarra tenía intención de facilitar viviendas para alquiler social y también que el Ayuntamiento de Estella-Lizarra venía marcando la necesidad urgente de desarrollar viviendas de emergencia habitacional. Las dudas sobre dónde hacerlas se aclararon y el paralizado proceso se aceleró con la ocupación del Hospital Viejo. En el momento en el que se empezó a desarrollar un proyecto autogestionado fuera del control institucional en este espacio, la necesidad de enterrarlo se cubrió mediante el proyecto de Nasuvinsa de alquiler social (no es la primera vez que se instrumentaliza la grave problemática de la vivienda para bloquear proyectos que plantean una independencia política con respecto a las instituciones burguesas).

En ese momento, el Gobierno de Navarra comenzó un proceso judicial imputando a tres personas cogidas a dedo que nada tenían que ver con la ocupación. No solo eso, representantes del Gobierno de Navarra entraron al espacio rompiendo la cerradura y sin ningún tipo de orden judicial, quebrantando la ley de la que tanto se llenan la boca. Desde el Gaztetxe Sugarra priorizamos desde el principio una negociación y, finalmente el Gobierno de Navarra, con mediación de un representante del Ayuntamiento aceptó negociar.

Nuestra postura fue clara: mientras hubiese un proceso judicial abierto en contra nuestra (bueno, de tres personas ajenas al proyecto) no habría negociación. De este modo, el Gobierno de Navarra, que se echaba el farol de no tener competencias de paralizar un proceso judicial, alargó el pulso hasta el mismo día del juicio, en el que finalmente se echaron atrás en la acusación, aceptando la mediación judicial. Mientras el teatro de la mediación judicial con las tres personas imputadas transcurría (teatro, porque los propios denunciantes eran conscientes de que las tres personas imputadas no tenían nada que ver), el Gobierno de Navarra negociaba con representantes del Gaztetxe Sugarra.

El tiempo corría a contrarreloj, ya que tenían que aprobar los presupuestos en un plazo, y la postura desde el Gaztetxe fue facilitar los plazos permitiendo a la arquitecta y técnicos visitar el espacio para desarrollar el proyecto. Veíamos que un posible proceso de desalojo que estaría dispuesto a llevar a cabo el Gobierno de Navarra (como en el Gaztetxe Maravillas, militarizando las calles, con porrazos y cargas) no tendríamos capacidad de defender un espacio urgente para la juventud de Lizarra. Por lo tanto, decidimos ceder el espacio en el que íbamos a desarrollar un proyecto autogestionado para unas necesarias (aunque muy insuficientes vista la demanda) viviendas de alquiler social y emergencia habitacional, con la condición de que la planta baja y las oficinas de servicios sociales fuesen cedidos como Gaztetxe.

No nos sorprende que desde las instituciones se quiera ocultar esta realidad, a alguno le dará vergüenza admitir que ha negociado con ocupas, pero hemos visto conveniente explicar el proceso para desmentir cualquier intento de desprestigio hacia el Gaztetxe. Seguiremos apostando por crear herramientas desde la autoorganización y autogestión. En la crisis que se avecina, las necesidades sociales se multiplicarán por 100. Mientras, puede que los gobernantes inviertan en lo social y público 10 veces más. Y mientras nos tengan entretenidos con que han invertido en lo social un poquito, aunque sea más que antes, lo estaremos celebrando aunque nuestras necesidades hayan aumentado en mayor cantidad que las ayudas de las que nos han dado. Por eso creemos fundamental articular herramientas propias para hacer frente a diferentes necesidades, sin tener que esperar a que vengan por parte del Estado, como hemos hecho durante el confinamiento ofreciendo asesoría jurídica en el tema de abusos policiales y vivienda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s