¿Mayores?, no gracias. Por Pilar García Torres

Estoy asistiendo estos días, como todas supongo, a un aluvión de noticias sobre lo que hemos hecho en esta pandemia con nuestros mayores y estoy entre estupefacta, asqueada, triste, dolida….. es una mezcla tan repugnante, como delictiva, espero.

Lo peor es que no está teniendo la repercusión que debería porque todas las comunidades, sean del color que sean, están metidas en el ajo, debido a que es competencia de ellas la gestión de las residencias para mayores. Pero lo que ya se lleva la palma como ejemplo de gestión nefasta en esta pandemia, son las Comunidades de Madrid, Castilla León y Galicia.

En Madrid el problema es más miserable si se quiere, que la consejería de sanidad apoyada por la ilustre Payuso y en contra del consejero de asuntos sociales, mande una circular a hospitales y residencias, diciendo que no pueden admitir, unos a personas de edad avanzada dependientes y a otras que no pueden llevar a los ancianos a los hospitales, cuanto menos es para meterles en la cárcel. Ni siquiera discriminaron si estaban afectados por covid19, o era una transfusión de sangre lo que requerían por tener una enfermedad crónica, como uno de los caso que se han denunciado.

Eso tiene un nombre, nazismo, para las que no sepáis a estas alturas lo que hacían los nazis era eso, la selección de los perfectos. Que se intente comparar como me ha pasado a mi hoy con un familiar, los errores que se hayan podido cometer desde el gobierno por desconocimiento del virus y cómo tratarle, como les ha pasado por cierto, a todos los gobiernos del resto de países sean del color que sean, con el mandato de un presunto asesinato selectivo, es de tener unas orejeras de tamaño miserable.

Luego están los de Castilla León que dicen en documentos oficiales cosas como, “ Hay que tratar a los residentes “sin necesidad de movilizarlos ni derivarlos al Hospital”. Esta orden recibió el apoyo de su Comisión de Bioética (que la suscribía “salvo en casos de gran excepcionalidad”). A saber, cuáles eran esos casos.

La Xunta ya afina un poco más, será por lo del “depende” y para que no se equivoque nadie, el SERGAS (el servicio gallego de salud) excluía de las hospitalizaciones a personas en grado de dependencia severa (grado 2) y de gran dependencia (grado 3). Éstos, todos ellos que son muy patriotas, son los que llaman asesino al gobierno de la nación.

Pero independientemente de colores, que hasta la fecha son azules todos, esta gente no tiene padres, madres, tíos, vecinos, etc. pueden dormir tranquilos y tranquilas dejando a la generación que ha mantenido y ha contribuido a que este país sea hoy lo que es, en la más absoluta indefensión, soledad, indecencia, hasta en la muerte. No lo hago como pregunta, es una afirmación. Claro que su padre ideológico se marchó en pleno confinamiento a Málaga mientras su madre moría por coronavirus.

Ésta es la calaña del sálvese quien pueda. Yo puedo entender que en plena crisis sanitaria en un hospital que sólo tiene un respirador, bajo criterio médico tenga que elegir a quién ponérselo, no da tiempo a pensar, sólo se sopesan las posibilidades de supervivencia.

Pero que un dirigente a sangre fría decida quién vive y quién muere, es miserable y canalla. Tanto como la famosa frasecita que se oye a menudo, incluso entre la gente de a pie “es que ya ha vivido lo que tenía que vivir” ¿quién eres tú para decidir si lo que yo he vivido es suficiente?

Y luego están los de a pie también, que dicen que ha pasado en todas las residencias, no y mil veces no, el 90% de los ancianos fallecidos en residencias en Madrid, Castilla León y Galicia era en residencias privadas, esas de los amigos de las Aguirres de turno de esas CCAA y sus fondos buitres. Lo privado es negocio, lo público es servicio, a ver si nos enteramos de una santa vez.

Otra cosa que también he percibido esta mañana es la tentación de criminalizar al personal de las residencias, mire usted, pues tampoco. Las personas que trabajan en las residencias tienen una dedicación hacia nuestros mayores como no tenemos sus hijos.

Trabajan en unas condiciones de precariedad absoluta, con personal insuficiente, dando un 200% de ellas mismas, como hemos visto en esta pandemia además, sin medios de protección, de aislamiento de los enfermos, la mayoría sin irse a sus casas para no poner en peligro ni a los viejitos, ni a sus familias, con unos salarios infames y les han llorado más que nosotras, porque les estaban viendo morir sin poder hacer nada.

Esta mañana escuchaba a un trabajador de una residencia que contaba, que uno de los días que entró a hacer su trabajo el panorama era desolador, un montón de personas enfermas sin medios para atenderlas y al echar de menos a una anciana, fue a su habitación y la encontró muerta sin que nadie se hubiera dado cuenta. Lo contaba llorando, como muchos de ellos y de ellas.

La atención psicológica que necesitan los servicios sanitarios y de cuidados en este país y en el resto, es imprescindible se les dé cuanto antes, porque de ellos y ellas dependen nuestras vidas.

También me gustaría decir a las personas jóvenes, cuya invulnerabilidad les debe dar patente de corso para ir contaminando a diestro y siniestro, que piensen en sus padres, sus abuelos, ya que algunos gobiernos no lo hacen, al menos que lo hagan ellos.

Corazón, que tú no lleves mascarilla sin saber si eres portador asintomático o no, me importaría una figa si eres tú quien padece la enfermedad, pero es que a quien proteges con ella es a mí, por eso espero que, si a pesar de ser la generación más preparada no eres capaz de entender eso, el concepto de respeto y solidaridad con la vida de los demás, las multas que se os pongan sean del mismo tamaño que vuestra inconsciencia.

Por todos nuestros mayores que se han ido, los que han sobrevivido y los que se marcharán, debemos de hacer justicia y que el peso de la ley y de los votos caiga sobre la canalla fascista que anda por algunas de nuestras tierras.

 

Pilar García Torres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s