Mi Coronavirus y yo (IX), por Algarabía. La pelusilla del ombligo y su origen.

 

cropped-para-face-0.png

 

Voy a hacer caso a un amigo y voy a compartir con vosotras y vosotros algunas reflexiones que me hacía yo sin coronavirus, os daréis cuenta de que no son muy distintas a las actuales, esto quiere decir que igual soy así y cuando se me pase esto, pues a lo peor sigo reflexionando para Michigan.

Nunca os habéis planteado ¿Por qué se les forma a los hombres una pelusilla en el ombligo?

Hay diferentes versiones, lo sé porque yo he preguntado a los chicos cercanos, a saber, entre otras:

Porque son guarrillos, personalmente esta no me convence, he conocido a hombres extremadamente limpios, pero ahí estaba su pelusilla.

Algunos dicen que los pelillos de alrededor van formando estática, como si fueran de tarima flotante, tampoco me convence.

Porque llevan jerséis a pelo, tampoco nosotras habitualmente llevamos los jerséis así y no nos salen pelusillas

La verdad es que no se me ocurren más, o sí, pero alguien debería investigarlo, se gasta dinero en cosas menos originales, si alguno de vosotros lectores tenéis alguna teoría al respecto, me gustaría me lo hicierais llegar, no es que me quite el sueño, pero tengo cierto interés.

Creo que hoy os lo voy a dedicar a los chicos, mañana si eso, ya sigo con nosotras que también tenemos lo nuestro.

Sábado 12.00 horas. Él está sentando en el sofá, con un albornoz patético, enseñando las piernas peludas, que no sé quién le habrá dicho que a las mujeres nos gusta eso, un cigarro en la mano, el café en la mesita de centro y de repente pasas con la aspiradora por el salón y lo ves, está emocionado, excitado, ensimismado, te vuelves para descubrir qué cosa es la que le produce semejante estado, que tu no lo sientes desde la segunda vez que hicisteis el amor,( la primera fue una mierda) y lo ves, y no das crédito a lo que ves, pero está ahí, ahí mismo en tu televisión, en la misma que tu ves House, el Águila Roja, etc., después de tantos años han vuelto los del Presing catch, bueno ni siquiera se como se escribe, son los mismos, el enterrador, el hombre de no sé qué, los mismos y ni siquiera tienen canas, no se han quedado calvos, y lo que sería más lógico, tuertos, mancos, cojos, idiotas sí, ahí se han esmerado, siguen siendo idiotas.

Y le miras a él, con su albornoz, sus pelos, y piensas en Jon Cortajerena, Brad Pitt en Leyendas de Pasión, que es el mejor de la historia, Hugo Silva, y no, definitivamente no es como ellos, porque además en ese momento se está limpiando un oído con la uña del meñique, y tu cara se va poniendo de un color indeterminado y apagas el aspirador y te pones delante de la tele y dices “ Qué, ¿no hay nada que hacer?” y contesta, buscando la imagen de la televisión a través de ti, ¿Eh? ¿Qué pasa? Y a ti te empiezan a salir serpientes por la cabeza, mismamente una hidra, y……………………………..no te merece la pena continuar, no lo va a entender, es un hombre, vive en un mundo paralelo, piensa en paralelo, eso cuando piensa y te vas, a comprarte un trapo para calmarte, pero no vuelves porque no es Brad Pitt en Leyendas de Pasión, ni Richard Gere en Pretty Woman, pero sobre todo, porque no entiende, nunca va a entender tu metamorfosis en hidra.

Bueno aquí os lo dejo si queréis hacer alguna observación, si os véis reflejados, o vosotras pensáis que alguien cercano puede estar retratado, porfa decídmelo, me encantará saber que no soy rara y si lo soy, pues me servirá para asumirlo…… Mañana será otro día más y uno menos para el final del confinamiento.

Algarabía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s