Rezar no vale y esto no se gana unidos, por Félix Goikotxeta

 

 

fellix goikotxeta  Vaya plan que tenemos, sin comerlo ni beberlo nos encontramos todos y todas encerrados en casa. O confinados, palabra que a mí me encanta y que hace mi encierro más llevadero.

“Estoy confinado en mi pequeño camarote contribuyendo a combatir la pandemia del virus COVID19”. Así podría comenzar una novela de piratas o lo que sea.

El caso es que no queda más remedio. Hay que cumplir los mandatos de los que saben de esto, sin distinción de raza, sexo o religión. Doctores tiene la iglesia.

¿Por qué todas las frases las acabo con referencias a la iglesia o religión?  ¿Será que este confinamiento está sacando mi adoctrinamiento en un colegio de curas pederasta? ¿Me estaré volviendo cuerdo? Espero que no. Pero me preocupa, ya que la realidad nos demuestra que la iglesia no tiene doctores, doctores tiene la SANIDAD PÚBLICA que es la que está poniendo freno a esta pandemia, doctoras y enfermeros, médicos y gerocultoras, personal de limpieza y ambulancias etc.

La iglesia tiene curas, que rezan y no curan ni detienen ni retienen pandemias, todas las iglesias y religiones del mundo se han quedado sin maquillaje y se les ve la cara, la verdadera cara. La religión no cura, en todo caso mata. Se mata en nombre de mil dioses, pero no se cura en nombre de ninguno.

Y aquí confinado allende los mares, asomado al balcón de la esperanza de los humanos pienso en qué pequeños somos la raza humana. Un día, hace poco, estábamos todos y todas haciendo planes para las vacaciones de semana Santa (otra vez la religión) y ahora estamos como ratones en la bodega del barco, cogiendo provisiones como si el barco se fuese a hundir. Sacando lo peor de cada uno de nosotros, la avaricia y el egoísmo, vaciando estanterías de papel higiénico con el que limpiar nuestras conciencias.

Y poniéndome de puntetas , estirando el cuello por la escotilla del recuerdo pienso en la gente que quiero, en los abrazos que me esperan y en los que espero, en la cerveza fría compartida, en esas pequeñas cosas que hoy echo en falta y que son tan importantes. En esa última discusión con esa persona tan importante para mí, en esa palabra no dicha y que ahora no procede, y que cuando pase esto seguramente me olvidaré de todo y volveré a cometer los mismos errores…o igual no.

Y ya vale de sensibilidad, que hay mucha tela que cortar, porque nos intentan colar que esto solo se acaba estando todos y todas unidas. ¿En qué quedamos? ¿Aislados o unidos? Aislados verdad. No  nos vengáis con unidades nacionales ni historias patrias que esto es una pandemia mundial.  No nos intentéis colar un amor patrio, que aquí no hay ni banderas que curen el virus ni himnos que lo suavicen. Por muy alto que lo pongan los militares en las calles por donde van.

Esto es de todos y todas, y esto lo tenemos que ganar todos y todas, pero cada cual y cada cuala en su casa, en su camarote, en la clínica, en la carretera, en el geriátrico, pero todos cumpliendo unas normas, las mismas sí, pero por separado.

Porque hay que ser solidarios, pero esta vez la solidaridad es quedarse en casa, aislado, tener el mínimo contacto, ir a por la compra y no quedarte charlando, no aprovecharnos al sacar el perro para ver cómo está la ciudad. Esta vez la solidaridad es de uno en una. Así, que no se aprovechen para meternos vacunas de espíritu nacional, que la mejor manera de ser solidario con el resto de nacionalidades del mundo esta vez es aislarse.

Y vamos a aislarnos para que esto termine cuanto antes y para que todos esos niños y niñas que están en riesgo de malnutrición infantil y que a causa del coronavirus se está agravando porque  los centros escolares están cerrados, puedan volver cuanto antes a sus colegios, ya que es donde pueden hacer las tres comidas o dos diarias.

Y sí, es tiempo para hacer todos y todas caso al gobierno del estado y a sus técnicos, ayudar no estorbando al personal sanitario etc. y no voy a entrar a aplaudir a nadie o voy a aplaudir a todo el mundo, enfermos y enfermeras, ancianos y gerocultoras, empleados de limpieza y reponedoras etc. y a mí, y al que se queda en casa y cumple las normas.

Del rey, del ayuntamiento, de la sanidad privada y Esperanza Aguirre, de los que con su voto hacen posible la sanidad pública o privatización de esta y ahora recurren a la pública etc. para otro día, cuando estemos a tope en una terraza con una caña bien fría recordando esta pesadilla, que entre todas la vamos a hacer más llevadera.

El que quiera rezar que rece, pero en su casa, confinado. La que no, lo mismo, en su casa, confinada.

Y para terminar, que este tema es interminable, no así el virus, una poesía que a mí me encanta del poeta local Juan Andrés Pastor Almendros

BAILAMOS

Bailamos en el compás del silencio, en el único sentido del reloj que habíamos olvidado.

Acompasados, silentes, sonriendo con la gravedad de un barco que apaga las sospecha de la tarde.

El impar estribillo de tu media sonrisa fue más que suficiente, para llevar el ritmo a la marea.

Sabíamos que ya no había estrellas en tu jardín, ni lo tienes, ni hace falta.

Tú dirás que no es necesario, y tuviste razón al no decirlo.

Giramos levemente, como un abrazo que se resiste al vapor de los recuerdos.

En mi cuello la huella y la ceniza, en tu cintura el temblor de todos los otoños.

Bailamos, ninguno de los dos pretendimos hacerlo, aunque enamorarme de ti me lo habías prohibido, así en la guerra como en los celos.

Defendimos la alegría de las viejas costumbres, y no fuimos capaces de anticiparnos al diluvio de alientos

Que desde entonces escribe mis canciones, que sin saber que detrás de la alegría está la soledad.

Ya eras melodía.

Venga a bailar en el salón o balcón, suelto o agarrao, que las penas con letras son menos penas.

Félix Goikotxeta Vega

  1. Los chavales de ALTSASU llevan más de 1220 días en prisión, confinados no, encerrados por una venganza del estado español contra la juventud de Euskal Herria.

Un comentario en “Rezar no vale y esto no se gana unidos, por Félix Goikotxeta

  1. Qué razón tienes en todo lo qué dices Felix,pero yo diré más a qué espera esté gobierno de España,para cerrar todo a cal y cantó,areopuertos,fabricas,transportes,tiendas,todo del todo,el país cerrado,y éstos militares qué han venido aquí,sí quieren servir de algo qué transporten los alimentos todo lo qué necesité la ciudadanía y Hospitales,qué son los únicos qué tienen qué estar abiertos,qué sirvan al pueblo de esa manera,que para lo demás no nos hacen falta,ya tenemos mucha policia en ésta tierra,todas y todos en casa y con ánimo,qué de ésta vamos a salir,ÁNIMO

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s