Mi Coronavirus y yo (VI), por Algarabía. Bienvenida Julia

Hoy estaba preparada otra cosa, pero Julia ha irrumpido en nuestras vidas sorpresivamente y por lo tanto, será la protagonista de esta historia, bueno ella y todo el amor que desde hace tiempo le rodea.

Cada vez es más diverso el mundo de la familia, la mía no podía ser menos, hay familia de sangre y familia de piel, yo tengo la suerte de tener de las dos, a cual mejor. La de piel, como me gusta llamarla, tiene un valor añadido, es absolutamente elegida, nadie te la impone salvo el cariño.

Mi familia elegida es matriarcal, aunque hay tres hombres, no vayáis a pensar que vamos de amazonas por la vida. Está el patriarca Pablo, el chiquitín Gonzalo (este también fue elegido, pero de sangre, mía) y Juanma el padre de las dos estrellas pequeñas, pero el resto, siete somos mujeres como las de la canción, mujeres de fuego, mujeres de nieve, mujeres que mueven el mundo, mujeres gigantes que no hay libro que las aguante y a este maravilloso mundo es, al que ha venido Julia esta noche, de madrugada como no queriendo llamar la atención. Hace poco Hada, mi primera nieta de esta familia elegida, me preguntó por qué yo era su abuela, sabe que ni soy madre de su padre, ni de su madre y yo le respondí que porque había elegido ser su abuela. Le conté el origen, y la reacción de la niña fue mágica como todo en ella, ahora entiendo porqué te quiero tanto, no hace falta más explicación.

No podéis imaginaros el desorden emocional que ha causado en nuestras vidas coronavíricas, donde el bicho lo llena todo, menos las habitaciones de maternidad de un hospital. Como es natural, el confinamiento tiene a la familia desperdigada en cada casa, todas solas y conectadas virtualmente, pero el calor, las lágrimas, los abrazos, la preocupación, se necesitan con piel.

Julia mi tercera nieta, ha decidido que quería conocer a su hermana María y a su prima Hada y que tenía que ser hoy, no dentro de una semana, hoy y a las 2 ha llegado. Todavía no conozco su carita, porque como insisto, el bicho lo llena todo, pues lo primero es lo primero y hay que averiguar si está por algún lado, pero bueno tenemos un montón de emociones aplazadas, un montón de caricias, de miradas reconociéndonos en los ojos de Julia para cuando se pueda. Para que cuando esto acabe nos podamos juntar a celebrar la llegada a la vida de otra guerrera. Son las 5.54 de la madrugada y tengo los ojos como platos llanos, voy a intentar dormitar un rato. Luego será otro día

¡¡¡¡BIENVENIDA JULIA!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s