Sólo en octubre el paro crece en 1.421 personas

FALDON SEAT LEON 256X69

  • En un año el desempleo baja en 1320 personas y la afiliación crece en 7.569

El número de personas desempleadas registradas en las agencias del Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare (SNE-NL) se ha situado al finalizar octubre en las 31.858 personas.

Según este dato, se ha dado un repunte mensual del desempleo registrado de un 4,67%, lo que ha supuesto 1.421 personas desempleadas más. Sin embargo, en términos anuales se ha dado una reducción del desempleo del -3,98%, lo que representa un descenso de 1.320 personas desempleadas menos en un año.

En relación con el paro registrado, conviene señalar que salvo en el año 2016 en el que descendió el desempleo, octubre suele ser un mes desfavorable al darse aumentos del desempleo. De hecho, el periodo transcurrido entre octubre y principios del siguiente año es un periodo negativo. Esto sucede tanto en ciclos expansivos como en periodos recesivos. En este caso, tal y como indican los datos, tampoco se ha roto esa pauta estacional. Pero más allá de ese patrón conviene advertir que este incremento mensual ha sido especialmente negativo ya que desde 2011 no se producía un aumento de esa magnitud en el mes de octubre.

tu-anuncio-aquc3ad-por-3-e282ac (1)          Por ello, no se debe tomar el dato de manera aislada sino teniendo en cuenta tanto la evolución o tendencia desde una perspectiva temporal de mayor recorrido como también el contexto actual. Así, teniendo en cuenta la persistente incidencia estacional, que en estos momentos no resulta favorable, así como el contexto de cierta desaceleración económica en el que se produce, es necesario considerar en términos cuantitativos y cualitativos los efectos negativos en el empleo en los próximos meses para implementar medidas y líneas de actuación acordes a ese contexto desfavorable.

De todas formas, a pesar del significativo aumento del paro durante el mes de octubre, no conviene olvidar que la cota máxima de desempleo se alcanzó en Navarra en febrero de 2013, en ese mes la cifra de personas desempleadas fue de 56.524. Es decir, desde entonces la reducción del paro ha sido del -43,6%, lo que supone un descenso de 24.666 personas paradas registradas.

Por su parte, en el Estado el desempleo ha crecido en menor medida, un 3,18% en un mes. En cuanto a la variación por CCAA, Navarra es la sexta comunidad donde más se incrementa el desempleo respecto a septiembre.

Sin embargo, en términos interanuales, el desempleo desciende con mayor intensidad en la Comunidad Foral, el mencionado -3,98% frente al -2,37% estatal. De hecho, es la quinta comunidad autónoma en la que más desciende el paro en doce meses.

Otro elemento que sigue resultando de especial transcendencia por todo lo que ello conlleva es el relativo al nivel de cobertura del Sistema estatal de protección por desempleo. Los últimos datos presentados vuelven a reflejar la evidente limitación y deficiencia del sistema estatal. Además, el nivel de cobertura retorna a una tendencia descendente siendo el segundo mes consecutivo en el que se reduce. De esta forma, la tasa de cobertura por desempleo correspondiente al mes de septiembre, último dato disponible, es del 54,2%. Por tanto, 4,5 puntos menos que la de agosto aunque 6,3 puntos más que la de hace un año. Por su parte, en el Estado, la tasa de cobertura asciende hasta el 61,6%, es decir, es 7,4 puntos superior a la de Navarra.

En definitiva, según estos datos, algo más de la mitad de las personas desempleadas carecen de cobertura en este sistema, exactamente un 50,7%. Así, si se tiene en cuenta al conjunto de la población desempleada, el número de personas paradas sin cobertura en Navarra se cifra en 15.435 personas. De ahí la gran importancia de contar con herramientas propias de apoyo como la Renta Garantizada que sirve de amortiguación ante la insuficiencia del sistema estatal.

Por otra parte, conviene tener en cuenta también que del total de personas paradas con cobertura, un 58,9% tienen una prestación contributiva pero que el 36,9% tienen un subsidio y un 4,2% una Renta Activa de Inserción (RAI) con todo lo que ello supone.

Afiliación a la Seguridad Social y contratación

Como dato positivo hay que destacar que continúa la creación de empleo. Así, respecto a la afiliación a la Seguridad Social, los datos reflejan un nuevo crecimiento mensual de la afiliación alcanzándose la cota máxima de empleo. De esta forma, el número medio de personas afiliadas a la Seguridad Social en Navarra se sitúa en el mes de octubre en las 291.465, por tanto, 2.641 más que el mes anterior y 7.569 más que hace un año. Estas variaciones suponen en términos porcentuales un crecimiento del 0,91% en un mes y un aumento anual del 2,67%. En comparación con el Estado, tanto el incremento mensual como anual ha resultado mayor. En el Estado el crecimiento respecto al mes anterior ha sido del 0,55% mientras que en los últimos doce meses ha sido del 2,30%. Hay que tener en cuenta además que la incidencia del paro en Navarra es significativamente menor, un 8,19% de tasa de paro frente a un 13,92% estatal. En ese sentido, resulta destacable el hecho de que en el tercer trimestre del año la comunidad con menor tasa de paro fuese Baleares con una tasa ligeramente inferior a la de Navarra (8,18% frente al 8,19%). Pues bien, según los datos de paro y afiliación presentados hoy, en Baleares el paro se ha incrementado en un mes un 25,3% y en un año un 0,73% mientras que la afiliación ha descendido respecto al mes anterior un -6,82% incrementándose en un año un 1,93%.

Por otra parte, se debe destacar también que la comparativa con las comunidades autónomas de nuestro entorno que son además las que tienen menores tasas de paro (País Vasco, Aragón y La Rioja) muestra una situación, en cuanto al aumento anual de la afiliación en términos relativos, más positiva. Ya se ha indicado que en Navarra, la comunidad con menor tasa de desempleo (8,19%), se ha dado un incremento anual de la afiliación del 2,67%. Pues bien, en La Rioja el incremento anual ha sido del 0,43%, en el Aragón el aumento ha sido del 1,96% mientras que en el País Vasco el crecimiento anual de la afiliación ha sido del 2,04%.

No conviene olvidar tampoco que la cota mínima de afiliación se alcanzó en enero de 2014 con 243.505 afiliaciones. Por tanto, si se tiene en cuenta el último dato de octubre, se ha producido un aumento de 47.960 afiliaciones, un 19,7%.

En cuanto a la contratación, los datos del mes de octubre resultan también negativos en términos mensuales aunque respecto a octubre de 2018 se ha dado un ligero aumento de la contratación. Así, el número de contratos con centro de trabajo en la Comunidad Foral registrados en el Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare durante octubre han sido 38.188 contratos, esta cifra supone un descenso de 3.204 contratos respecto al mes anterior (un -7,74%). Sin embargo, respecto al mismo mes de 2018 se produce un aumento de la contratación del 1,5%, lo que supone 582 contratos más.

Con todo ello, en términos acumulados (ene-octubre), se produce un crecimiento de la contratación del 3,8% respecto al mismo periodo del pasado año. Hay que recordar que 2018 fue el año en el que se alcanzó una cifra histórica de contratación. Por tanto, es muy probable que en 2019 se supere esa cota máxima.

En cuanto a la evolución por tipología, en el mes de octubre se ha reducido mensualmente el número de contratos indefinidos en un -16,8% mientras que la contratación temporal lo ha hecho en un -7%.

Por otra parte, respecto al mismo mes del año pasado, el número de contratos indefinidos se reduce levemente un -0,8% mientras que la contratación temporal crece un 1,7%.

Estas variaciones han hecho que el peso de la contratación indefinida se sitúe en el 6,7% de la contratación realizada durante el mes.

Por su parte, en términos acumulados (ene-octubre), se produce un ligero descenso de la contratación indefinida (un -0,6%) frente al crecimiento de la contratación temporal del 4,1%. De esta forma, el peso de la contratación indefinida en los diez primeros meses se sitúa en el 6,4%.

En relación con ello también conviene advertir que uno de los aspectos más relevantes que sigue marcando o caracterizando el tipo de contratación es el importante peso de la contratación temporal de una semana o menos de duración. Lo cierto es que seguimos inmersos en un modelo con un evidente grado de flexibilidad, ultra-temporalidad, etc.

Así, del total de contratos registrados durante el mes de octubre, un 39,7% han sido contratos temporales de corta duración (<=1 semana). En lo que va de año (enero-octubre), el porcentaje ha sido del 38,3%, porcentaje ligeramente superior al del mismo periodo del pasado 2018 (38%). En realidad se trata de un de un fenómeno consolidado; en los últimos cinco años el peso de ese tipo de contratación ha rondado el 40%. De hecho, mientras que el total de la contratación ha crecido en lo que va de año el señalado 3,8%, los contratos temporales de hasta una semana de duración lo han hecho un 4,6%.

Es importante tener presente que este modelo de gran flexibilidad resulta especialmente sensible a los cambios o tendencias económicas, tanto en términos de crecimiento de la contratación cuando se trata de ciclos expansivos como de descensos del empleo en periodos recesivos o de ralentización como el actual.

Por otro lado, en relación con el tiempo de trabajo, de los 38.188 contratos registrados en octubre, un 32,5% han sido contratos a jornada parcial, se trata de 12.422 contratos con este tipo de jornada. Este porcentaje es algo superior al que se daba en el mismo mes de los años anteriores a la crisis (2006 y 2007), en torno al 29%.

Desglose de datos del paro

Por agencias de Empleo se produce de nuevo una variación desigual, tanto en términos mensuales como anuales.

La única agencia en la que se ha dado un descenso mensual del desempleo ha sido la de Altsasu / Alsasua con una bajada del -1% respecto a septiembre.

Por su parte, las variaciones en el resto han sido las siguientes: las agencias de Pamplona / Iruña (2,8% de aumento del paro mensual), Estella-Lizarra (6,5%), Doneztebe / Santesteban (7,2%), Tudela (7,5%), Tafalla (8,4%), Lodosa (10,3%) y Aoiz / Agoitz (12,3%). En este último caso, el incremento mensual en términos absolutos ha sido de 74 personas desempleadas más en un mes, destacando el incremento de las personas paradas procedentes de la industria manufacturera y de las actividades administrativas y servicios auxiliares.

Respecto a la variación anual también se ha dado de manera divergente.

Se han producido descensos anuales en la agencia de Alsasua (-11,1%), Pamplona (-6,1%) y Tudela (-2,6%). Por su parte, el desempleo registrado se ha incrementado en la agencia de Santesteban (0,6%), Estella (0,8%), Lodosa (2,4%), Tafalla (3,0%) y Aoiz (6,6%).

Respecto a la caracterización del desempleo, según sexo, el paro registrado se sitúa en 18.728 mujeres, produciéndose un aumento de 598 desempleadas en un mes, un 3,3%, y en 13.130 hombres, con un incremento del 6,7% (823 parados más con respecto al mes anterior).

A pesar del mayor aumento mensual de parados hay que reseñar que se sigue dando una distribución desequilibrada del desempleo. La proporción de las mujeres desempleadas con respecto al total del paro es actualmente del 58,8% cuando a finales de 2009 llegó a ser del 49%, es decir, casi diez puntos por encima.

Por grupos de edad, en todos los intervalos se produce un aumento mensual del desempleo siendo además de una intensidad similar. Dichos incrementos son los siguientes: el número de personas desempleadas de menos de 25 años aumenta respecto a septiembre un 6,3% (180 más), las personas desempleadas de 25 a 34 años se incrementan un 5,3% (306 más). Por su parte, el desempleo entre las personas de 35 a 44 crece en un mes un 5,1% (364 más). El colectivo de personas desempleadas de 45 a 54 años se incrementa un 4,9% (343 más). Por último, las personas paradas de 55 y más años aumentan respecto a septiembre un 3% (228 más).

De esta forma, los jóvenes desempleados y desempleadas menores de 25 años son 3.039 (un 9,5% del total), las personas desempleadas de 25 a 34 años representan el 18,9% del total del desempleo (6.035), los parados y paradas de entre 35 y 44 años suponen el 23,7% (7.549), los parados y paradas de entre 45 y 54 representan el 23% (7.326 personas). Por último, el peso del colectivo de personas desempleadas de 55 o más años supone también el 24,8%, 7.909 personas.

En cuanto a la variación anual, se produce un descenso generalizado del paro registrado en todos los tramos de edad salvo en el caso de las personas de 55 y más años. De esta forma, las personas jóvenes desempleadas menores de 25 años descienden un -5,5% (176 menos), el grupo de entre 25 y 34 años experimenta un descenso del -4,3% (271 menos), el descenso anual de las personas desempleadas de 35 y 44 es del -5,9% (472 menos). Por su parte, las personas desempleadas de entre 45 y 54 años descienden en un año un -6,8% (532 menos) mientras que el número de personas paradas de 55 y más años crece respecto a octubre de 2018 un 1,7% (131 más).

Por nivel de estudios, siete de cada diez personas desempleadas siguen sin contar con una formación superior a la primera etapa de secundaria; suponen el 70,4% del total (22.418). Por su parte, el desempleo de las personas con formación universitaria es del 9,8% del total (3.123 personas). En cuanto a la población desempleada con estudios universitarios conviene significar que siete de cada diez siguen siendo mujeres (un 70,1%).

Por otra parte, según la nacionalidad, el 19,9% de las personas desempleadas en octubre tiene nacionalidad extranjera, se trata de 6.334 personas. En cuanto a las variaciones mensuales y anuales, se ha dado un incremento del 9,7% del desempleo de la población extranjera respecto a septiembre mientras que el desempleo de las personas con nacionalidad española se ha incrementado mensualmente en menor medida, un 3,5%. En términos anuales, el desempleo de la población extranjera ha descendido también en menor medida, un -0,9% frente a un descenso del -4,7% del desempleo de personas con nacionalidad española.

Por otra parte, es preciso seguir teniendo en consideración uno de los problemas más graves acrecentados por de la crisis por todo lo que conlleva, el desempleo de larga duración (un año o más en situación de desempleo continuado). Los datos correspondientes al mes de octubre indican que del total de las personas registradas como desempleadas, el 34,6% son desempleadas de larga duración. Se trata exactamente de 11.012 personas, de las cuales, un 64,8% son mayores de 45 años (7.159) y un 40,3% son mayores de 55 años (4.472 personas). Cabe añadir que un 65,7% de las personas que llevan en desempleo continuado más de un año, son mujeres. De esta forma, el cruce de ambas variables (sexo y edad) refleja que del total del desempleo de larga duración, algo más de una cuarta parte (un 25,9%) son mujeres de más de 54 años.

Por otra parte, a pesar de que se trata de un porcentaje elevado a tener en cuenta por todo lo que ello conlleva, también es cierto que el peso del desempleo de larga duración ha disminuido, llegó a alcanzar el 43% en la primavera de 2015, es decir, 8,4 puntos por encima de su proporción actual. Además, cabe añadir otro aspecto positivo, se ha dado un mayor descenso, tanto mensual como anual, del paro de larga duración, un -0,2% mensual frente al mencionado aumento del 4,7% total y un descenso anual del -9,6% frente al -4% del total del desempleo.

Por último, por sectores económicos, el desempleo ha crecido respecto al mes anterior en todos los sectores aunque sobresale en términos relativos el incremento del paro procedente del sector primario. Así, respecto a septiembre, en el sector agrícola y ganadero el aumento del paro ha sido del 19,9% (325 personas desempleadas más). Por su parte, en la industria el incremento ha sido del 4,6% (188 personas paradas más) mientras que en el sector de la construcción el aumento ha sido del 1,1% (17 personas desempleadas más procedentes de dicho sector). Por su parte, en el sector servicios se ha dado un crecimiento mensual del desempleo del 4% (815 personas desempleadas más).

En términos anuales el paro ha disminuido en todos los sectores salvo en el primario en el que se ha incrementado levemente (un 0,6%, 12 personas paradas más procedentes de dicho sector). De esta forma, resulta destacable el descenso del número de personas desempleadas procedentes de la industria (un -8,9%, 422 menos en un año). El descenso del paro en el sector de la construcción ha sido del -3,6% (60 personas paradas menos). En cuanto al descenso anual del desempleo procedente del sector servicios, ha sido del -3,5% (765 personas paradas menos). Por último, las personas sin empleo anterior han descendido un -2,9%, 85 personas menos en un año.

Hay que añadir que el paro del sector de servicios representa un 66,5% del desempleo registrado mientras que el desempleo procedente de la industria es del 13,5%, siendo del 5% el derivado de la construcción y del 6,1% el del sector primario. En cuanto al desempleo de las personas sin empleo anterior representa el 8,8% del total del desempleo.

Del análisis de la evolución del desempleo por subsectores económicos hay que destacar los habituales aumentos mensuales del paro producidos en el mes de octubre procedentes del sector primario y de las ramas de la industria de la alimentación, hechos claramente influenciados por el componente estacional que influye en el devenir del desempleo, así como el también habitual aumento del paro en este mes de las denominadas actividades relacionadas con el empleo entre las que figura como elemento principal las actividades de empresas de trabajo temporal.

De esta forma, los principales focos del aumento mensual del desempleo han sido: la agricultura, ganadería y servicios relacionados con las mismas (327 personas desempleadas más en un mes), las actividades relacionadas con el empleo (237 más), la industria de la alimentación (134 más) y los servicios de comidas y bebidas (114 más). Por el contrario, hay que destacar el descenso del paro procedente de las ramas de educación (120 personas paradas menos respecto a septiembre).

Respecto a la variación anual del desempleo, en la mayoría de las ramas de actividad se ha producido un descenso anual del paro. En todo caso cabe señalar las siguientes:

Fabricación de vehículos de motor, remolques y semirremolques (195 personas desempleadas menos en un año), comercio al por menor (185 menos), fabricación de material y equipo eléctrico (134 menos), actividades de los hogares como empleadores de personal doméstico (122 menos), servicios de comidas y bebidas (107 menos), otras actividades profesionales, científicas y técnicas (106 menos) y actividades relacionadas con el empleo (103 menos).

En contraposición, de las actividades en las que aumenta el desempleo cabe destacar el incremento del paro procedente de la metalurgia; fabricación de productos de hierro, acero y ferroaleaciones (67 personas paradas más), las actividades administrativas de oficina y otras actividades auxiliares a las empresas (64 más), los servicios financieros, excepto seguros y fondos de pensiones (41 más) y la fabricación de productos de caucho y plásticos (32 más).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s