Navarra encabeza la reducción del paro en el último año

auto-ega-256x69-imagen

En septiembre hay 1.463 personas afiliadas más a la Seguridad Social, 7.484 en el último año, por encima de la media española

El número de personas desempleadas registradas en las agencias del Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare (SNE-NL) se ha situado al finalizar septiembre en 30.437 personas.

La valoración de los datos resulta positiva ya que se ha dado un descenso mensual del desempleo registrado de un -2,1%, lo que ha supuesto una reducción de 646 personas desempleadas. Por otro lado, en términos anuales, se ha dado un significativo descenso del desempleo del -8,1%, lo que representa una bajada de 2.678 personas desempleadas menos en un año.

En relación con la evolución, conviene tener en cuenta que el mes de septiembre suele ser un mes variable respecto a la variación del desempleo, ya que en algunos años se han producido ligeros incrementos mientras que en otros ha descendido. Dentro de ese contexto de variabilidad, en este caso ha sido positiva, hay que destacar que el descenso mensual producido en septiembre del presente año ha sido el mayor registrado después del producido en el mismo mes de los años anteriores a la crisis, años 2006 y 2007. Además, en términos anuales, el descenso del desempleo del -8,1% es superior al ocurrido en el mismo mes del pasado 2018.

tu-publicidad-aqui        En ese sentido, este descenso del paro, dada la indudable influencia estacional que repercute en el devenir del desempleo, resulta especialmente positivo ya que es previsible que el paro registrado aumente en los próximos meses. Así, el periodo transcurrido entre después del verano y principios del siguiente año no suele ser un tiempo favorable para el descenso del desempleo; esto sucede tanto en ciclos expansivos como en periodos recesivos. Pero además, más allá de la incidencia estacional, en los próximos meses habrá que analizar la evolución de los diversos indicadores para poder establecer líneas y medidas de actuación teniendo en cuenta los posibles efectos de una ralentización económica que afecte al mercado de trabajo.

Sea como fuere, en términos absolutos, hay que remontarse hasta finales de 2008 para encontrar unas cifras de paro registrado similares.

Por otra parte, hay que destacar que mientras que en la Comunidad Foral ha descendido mensualmente el desempleo, en el Estado se ha incrementado un 0,45%. En este caso, Navarra es la tercera comunidad donde más desciende el paro registrado por detrás de La Rioja y País Vasco. Además, en términos interanuales, el desempleo desciende con mayor intensidad en la Comunidad Foral, el mencionado -8,1% frente al -3,8% estatal. De hecho, es la comunidad autónoma en la que más desciende el paro en términos anuales.

Sin embargo, a pesar del positivo descenso del desempleo conviene señalar un elemento de especial transcendencia, la insuficiente cobertura del sistema estatal de protección por desempleo. Los últimos datos presentados vuelven a reflejar su evidente limitación. La tasa de cobertura por desempleo correspondiente al mes de agosto, último dato disponible, es en Navarra del 58,7%. Es decir, 1,1 puntos menos que la de julio aunque 6,8 puntos más que la de hace un año.

En definitiva, aproximadamente el 47% de las personas desempleadas en Navarra carece de cobertura por desempleo del sistema estatal. En términos absolutos, el número de personas paradas sin cobertura se cifra en 14.465 personas.

Por su parte, en el Estado la tasa de cobertura asciende hasta el 66,2%, es decir, es 7,5 puntos superior.

Afiliación a la Seguridad Social y contratación

Respecto a la afiliación a la Seguridad Social los datos reflejan un positivo incremento mensual de la afiliación. De esta forma, el número medio de personas afiliadas a la Seguridad Social en Navarra se sitúa en las 288.824, por tanto, 1.463 más que el mes anterior y 7.484 más que hace un año. Estas variaciones suponen en términos porcentuales un crecimiento mensual del 0,51% y un incremento anual del 2,66%. En términos acumulados (enero-septiembre) y en comparación con el mismo periodo de 2018, se ha dado un incremento de la afiliación del 2,8% lo que ha supuesto 7.752 afiliaciones más.

En el Estado se ha dado un menos crecimiento mensual (0,02%) mientras que en términos anuales el incremento ha sido también inferior, un 2,44%.

Por otra parte, se debe destacar también que la comparativa con las comunidades autónomas de nuestro entorno que son además las que tienen menores tasas de paro (País Vasco, Aragón y La Rioja) muestra una situación, en cuanto al aumento anual de la afiliación en términos relativos, más positiva. Ya se ha indicado que en Navarra, la comunidad con menor tasa de desempleo (7,58%), se ha dado un incremento anual de la afiliación del 2,66%. Pues bien, en La Rioja el incremento anual ha sido del 2,37%, en el País Vasco el aumento ha sido del 2,29% mientras que en Aragón el crecimiento anual de la afiliación ha sido del 2,01%.

No conviene olvidar tampoco que la cota mínima de afiliación se alcanzó en enero de 2014 con 243.505 afiliaciones. Por tanto, si se tiene en cuenta este último dato, se ha producido un aumento de 45.319 afiliaciones, un 18,6%. De hecho, la actual cifra sigue siendo superior a la cota máxima alcanzada antes de la crisis.

Otro de los aspectos positivos ha sido el importante crecimiento de la contratación registrada en septiembre. El número de contratos con centro de trabajo en la Comunidad Foral registrados en el Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare durante el mes de septiembre ha sido 41.392; esta cifra supone un aumento de 11.446 contratos respecto al mes anterior, un 38,2% y un incremento anual del 10,9%, lo que ha supuesto 4.078 contratos más respecto al mismo mes de 2018.

Por otra parte, del total de los contratos registrados en septiembre, el 7,5% han sido contratos indefinidos (3.090 contratos) y el restante 92,5% (38.302) han sido temporales. En relación con ello, hay que destacar que el crecimiento de la contratación indefinida en términos relativos ha sido superior a la temporal, tanto en un mes como respecto a septiembre de 2018. Así, dichos incrementos de la contratación indefinida han sido de un 85,1% mensual y de un 13% anual, mientras que el aumento mensual de la contratación temporal ha sido del 35,5% y del 10,8% en un año.

Pero más allá del análisis mensual en el que influyen aspectos más puntuales o coyunturales, conviene estudiar la evolución de la contratación desde una perspectiva temporal de mayor recorrido. Así, en términos acumulados (enero-septiembre), el incremento de la contratación con respecto al mismo periodo de 2018 ha sido del 4%. De esta forma, respecto a 2018 se han registrado 11.698 contratos más. Hay que recordar que 2018 fue el año en el que se alcanzó una cifra histórica de contratación. Por tanto, es muy probable que en 2019 se supere esa cota máxima.

En cuanto al tipo de contratación, en términos acumulados (enero-septiembre), el peso de la contratación indefinida es del 6,7% frente al 93,3% temporal. En el mismo periodo de 2018, enero-septiembre, la proporción de la contratación indefinida fue algo inferior, un 6,4%.

Sin embargo, también conviene advertir que uno de los aspectos negativos que sigue marcando o caracterizando el tipo de contratación es el importante peso de la contratación temporal de una semana o menos de duración. Lo cierto es que seguimos inmersos en un modelo con un evidente grado de flexibilidad, ultra-temporalidad, etc. Así, del total de contratos registrados durante el mes de septiembre, un 32,8% han sido contratos temporales de corta duración (<= 1 semana). En lo que va de año (enero-septiembre), el porcentaje ha sido del 38,2%, porcentaje ligeramente superior al del mismo periodo del pasado 2018 (37,9%). En realidad se trata de un de un fenómeno consolidado; en los últimos cinco años el peso de ese tipo de contratación ha rondado el 40%. De hecho, mientras que el total de la ha crecido en lo que va de año el señalado 4%, los contratos temporales de hasta una semana de duración lo han hecho un 4,9%.

Por otro lado, en relación con el tiempo de trabajo, de los 41.392 contratos registrados en septiembre, un 29,3% han sido contratos a jornada parcial, se trata de 12.129 con este tipo de jornada. Este porcentaje es algo superior al que se daba en los años anteriores a la crisis, en torno al 25%. Por su parte, en septiembre de 2018 el peso de la jornada parcial en la contratación fue del 27,8%.

Por último, en relación con el importante aumento mensual del número de contratos hay que señalar que los principales focos de contratación han sido: las actividades enmarcadas en educación con el 12,8% del total de contratos, la hostelería con el 12,7% y la industria manufacturera, en especial la industria agroalimentaria con un 11,1% del total de la contratación del mes de septiembre. Sin embargo, en términos de crecimiento mensual, destacan precisamente los contratos de Educación ya que en términos absolutos suponen alrededor de 5.300 contratos (284 indefinidos y 5.008 temporales) con un aumento mensual de más de 4.800 contratos con respecto a los registrados en el mes de agosto en dicha actividad.

Ocultar el resto de la noticia

Desglose de datos del paro

Por agencias de Empleo, y en términos mensuales, se ha producido una variación desigual.

Las agencias en las que ha descendido el desempleo han sido las siguientes: Lodosa -8,9%, Donezte / Santesteban -7,2%, Tafalla -2,5%, agencias de Pamplona -2,2%, Tudela -1,1% y Estella-Lizarra -0,4%.

Por el contrario, se ha dado un aumento mensual del desempleo en la agencia de Aoiz / Agoitz con un incremento del 2,6% y en la de Altsasu / Alsasua con el 3,6%.

Respecto a la variación anual, se ha dado un descenso del desempleo generalizado, es decir, se ha producido una reducción del desempleo en todas las agencias aunque, de nuevo, se ha dado de manera divergente.

Dichos descensos anuales han sido los siguientes: en la agencia de Alsasua el descenso ha sido del -11,8%, en Santesteban del -11,6%, en las ubicadas en Pamplona -9,6%, en Tudela -7,7%, en la agencia de Estella del -3,3%, en la de Aoiz -2,0%, en la agencia de Tafalla un -1,6% y en la de Lodosa un -0,3%.

Respecto a la caracterización del desempleo, según sexo, el paro registrado se sitúa en 18.130 mujeres, produciéndose un descenso de 525 desempleadas menos en un mes, un -2,8%, y en 12.307 hombres, con un descenso del -1% (121 parados menos con respecto al mes anterior). Por tanto, el decremento mensual del paro es mayor entre las mujeres, circunstancia positiva si se tiene en cuenta el desequilibrio respecto a la incidencia del desempleo.

De hecho, conviene reseñar que si se analiza la variación anual desde la perspectiva de género, se confirma que tras los años más graves de la crisis en los que la distribución fue similar (se produjo una “igualdad a la baja”), se ha vuelto a una distribución más desequilibrada del desempleo a pesar de que el número de mujeres en paro desciende ligeramente en mayor medida en un año, un -8,3% frente al descenso del -7,7% de parados. A pesar de ello, tal como se ha señalado, la proporción de las mujeres desempleadas con respecto al total del paro es actualmente del 59,6% cuando a finales de 2009 llegó a ser del 49%, es decir, más de diez puntos por encima. En definitiva, del total de personas desempleadas casi seis de cada diez son mujeres.

Por grupos de edad, se produce un aumento mensual del desempleo en el primer intervalo de edad, es decir, en los menores de 25 años. Dicho aumento es del 2,3% (64 más).

En cuanto al resto de intervalos, se dan descensos de diversa intensidad. El número de personas desempleadas de entre 25 y 34 desciende respecto a agosto un -4,3% (259 menos), las personas desempleadas de 35 a 44 años descienden un -2,5% (184 menos). Por su parte, el desempleo entre las personas de 45 a 54 se reduce en un mes un -3,3% (241 menos). Por último, el colectivo de personas desempleadas mayores de 55 años desciende únicamente en 26 personas (un -0,3%).

De esta forma, jóvenes desempleados y desempleadas menores de 25 años son 2.859 (un 9,4% del total), las personas desempleadas de 25 a 34 años representan el 18,8% del total del desempleo (5.729), los parados y paradas de entre 35 y 44 años suponen el 23,6% (7.185), los y las de entre 45 y 54 representan el 22,9% (6.983 personas). Por último, el peso del colectivo de personas desempleadas de 55 o más años supone el 25,2%, 7.681 personas.

En cuanto a la variación anual, se produce un descenso generalizado del paro registrado aunque también con cierta divergencia. Los y las jóvenes desempleados/as, menores de 25 años, descienden un -13,9% (462 menos), el grupo de entre 25 y 34 años experimenta un descenso del -8,6% (539 menos), la bajada anual de las personas desempleadas de 35 y 44 es del -10,1% (807 menos). Por su parte, las personas desempleadas de entre 45 y 54 años descienden en un año también un -10,1% (785 menos) mientras que el descenso de aquellas de más de 55 años lo hace un -1,1% (85 menos).

En cuanto al desempleo de larga duración (en este caso se trata del número de personas que llevan en paro más de un año de manera ininterrumpida) se sitúa en las 11.032 personas y representan el 36,2% del total del desempleo. A pesar de que se trata de un porcentaje elevado a tener en cuenta por todo lo que ello conlleva, también es cierto que ha disminuido ya que llegó a alcanzar el 43% en la primavera de 2015. En relación con ello, cabe añadir, como aspecto también positivo, que se ha dado un mayor descenso anual del paro de larga duración (un -10,9%) mientras que el total del desempleo lo ha hecho el señalado -8,1%.

En relación con la edad, conviene tener en cuenta que del total de personas desempleadas de larga duración, cuatro de cada diez tienen más de 54 años (40,3%). Por otra parte, un 65,7% de las personas que llevan en desempleo continuado más de un año, son mujeres. De esta forma, el cruce de ambas variables (sexo y edad) indica que del total del desempleo de larga duración, algo más de una cuarta parte (un 25,8%) son mujeres de más de 54 años. Otra circunstancia a considerar a la hora de desarrollar líneas y medidas de actuación.

Por otra parte, respecto al nivel de estudios, casi siete de cada diez personas desempleadas siguen sin contar con una formación superior a la primera etapa de secundaria; suponen el 69,2% del total (21.073 personas). Por su parte, el desempleo de las personas con formación universitaria es del 10,6% del total (3.235 personas). En cuanto a la población desempleada con estudios universitarios hay que volver a significar que siete de cada diez son mujeres (un 70,3%).

Por otro lado, según la nacionalidad, el 19% de las personas desempleadas en septiembre tiene nacionalidad extranjera, se trata de 5.776 personas. En cuanto a las variaciones mensuales y anuales, se ha dado un descenso del -0,4% del desempleo de la población extranjera respecto al mes de agosto mientras que el desempleo de las personas con nacionalidad española se ha reducido mensualmente en mayor medida, un -2,5%. En términos anuales, el desempleo de la población extranjera ha descendido un -7,2% frente a un descenso del -8,3% del desempleo de personas con nacionalidad española.

Por último, por sectores económicos, el desempleo ha descendido mensualmente en todos los sectores salvo en la construcción en el que se ha incrementado ligeramente. Así, respecto al mes anterior, en el sector primario el descenso ha sido del -1,7% (29 personas desempleadas menos). Por su parte, en la industria el descenso ha sido del -1,8% (76 personas paradas menos). En la construcción el aumento mensual del desempleo registrado ha sido del 1,8% (28 personas desempleadas menos con respecto al mes de agosto). En cuanto al descenso del desempleo en el sector servicios, este ha sido del -2,6%, lo que ha supuesto 548 personas desempleadas menos en un mes. Por último, las personas sin empleo anterior han descendido un -0,8%, 21 personas menos. En definitiva, ha sido el sector servicios el que ha originado o favorecido en mayor medida el descenso del paro durante el mes.

En términos anuales, resulta positivo que el paro haya disminuido en todos los sectores y que lo haya hecho de manera notable, destacando el descenso anual producido en el sector industrial por todo lo que supone. Este descenso anual del paro en la industria ha sido del -10,5% (481 personas desempleadas menos en un año). En el resto de sectores los decrementos del desempleo han sido los siguientes: en el sector primario se ha dado un descenso del -9,9% (179 personas paradas menos), en el sector de la construcción el descenso anual ha sido del -6,4% (107 personas desempleadas menos). Por último, en el sector de los servicios el descenso anual se sitúa en el -7,1%, lo que supone 1.563 personas desempleadas menos.

Conviene añadir que el paro del sector de servicios representa un 67% del desempleo registrado mientras que el paro procedente de la industria es del 13,5%, siendo del 5,2% el derivado de la construcción y del 5,4% el del sector primario. Por su parte, también ha descendido anualmente el paro para quien no tenía un empleo anterior un -11,3% (384 personas menos); este colectivo representa el 9% del total del desempleo.

Del análisis de la evolución del desempleo por subsectores económicos hay que destacar como principal foco del descenso mensual del desempleo las ramas educativas con un descenso de 522 personas desempleadas menos con respecto al mes de agosto. Esta circunstancia está relacionada lógicamente con el comienzo del curso escolar y suele ser habitual en el noveno mes del año.

Algunas otras ramas que han favorecido el descenso del desempleo, aunque alejadas de la actividad educativa, han sido: las actividades relacionadas con el empleo (127 menos), la industria de la alimentación (105 personas desempleadas menos en un mes) y los servicios de comidas y bebidas (82 menos)

En cuanto a las principales ramas en las que se ha dado un aumento mensual del desempleo han sido (también suele ser habitual en el mes de septiembre): las actividades sanitarias (142 personas desempleadas más en un mes) y las ramas denominadas como Administración Pública y Seguridad Social obligatoria (82 más).

Respecto a la variación anual del desempleo, en la mayoría de las ramas de actividad se ha producido un descenso anual del paro. En todo caso cabe señalar las siguientes:

Comercio al por menor (281 personas desempleadas menos en un año), servicios de comidas y bebidas (244 menos), fabricación de vehículos de motor (234 menos), agricultura, ganadería y servicios relacionados con las mismas (177 menos), actividades relacionadas con el empleo (173 menos), actividades de los hogares como empleadores de personal doméstico (146 menos), otras actividades profesionales, científicas y técnicas (142 menos), servicios a edificios y actividades de jardinería (126 menos), actividades sanitarias (110 menos) y fabricación de material y equipo eléctrico (105 personas desempleadas menos en un año).

En contraposición, de las actividades en las que aumenta el desempleo cabe destacar el incremento del paro en las actividades de metalurgia; fabricación de productos de hierro, acero y ferroaleaciones (71 personas paradas más), en los servicios financieros, excepto seguros y fondos de pensiones (23 más) y en la rama de fabricación de productos metálicos, excepto maquinaria y equipo (19 más).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s