Concluye la restauración de la imagen de San Jorge de la parroquia de San Miguel de Estella-Lizarra

MARZO

Los trabajos han permitido recuperar la integridad de la talla

Imagen de San Jorge tras la restauración

La restauración de la imagen de San Jorge de la parroquia de San Miguel de Estella-Lizarra ha llegado a su fin, tras casi tres meses de trabajo. Estas últimas actuaciones han consistido en reintegrar las lagunas de policromía hacia la fisonomía que tuvo la escultura a partir del siglo XVIII, lo que ha permitido recuperar la integridad de la imagen original.

Cabe recordar que la imagen de San Jorge, que forma parte del Registro de Bienes del Patrimonio Cultural de Navarra y está declarada Bien Inventariado, fue objeto a finales de mayo de 2018 de una desafortunada actuación, lo que obligó a la Dirección General de Cultura a hacerse cargo de los tratamientos necesarios para revertir dicha intervención.

Desde entonces se han llevado a cabo distintas actuaciones encaminadas a recuperar la mayor parte de las policromías regionales de la talla. Así, tras la detección del problema, y de acuerdo con la parroquia de San Miguel y el Arzobispado de Pamplona y Tudela, el 28 de junio del año pasado, un equipo especializado en transporte de obras de arte trasladó la imagen desde su capilla de San Miguel de Estella-Lizarra hasta dependencias del Servicio de Patrimonio Histórico / Fondo de Arqueología del Gobierno de Navarra. Allí ha permanecido hasta hoy donde ha recibido los tratamientos necesarios para la reversión, en la medida de lo posible, de las actuaciones anteriormente citadas.

El coste de todas las acciones encaminadas a restituir y restaurar la imagen han supuesto una inversión de algo más de 30.000 euros, y han sido sufragadas en su totalidad por la parroquia de San Miguel.

El proceso de recuperación

En primer lugar se realizó la documentación gráfica y fotográfica del estado de la escultura a su llegada a las instalaciones del Gobierno de Navarra. Además, entre el 3 y el 5 de julio, la empresa SGS llevó a cabo el estudio radiológico de la imagen constatando que, bajo el repinte realizado, subsistían parcialmente las capas de policromía original.

Tras estos estudios previos y el análisis de la documentación, se verificó que la intervención realizada sobre la escultura de San Jorge con anterioridad a mayo de 2018 no había seguido los estándares propios de una restauración de bienes culturales. Además, había provocado daños diversos en el bien: pérdidas de policromías originales, eliminación de policromías inestables y de grafitis, y retirada de elementos metálicos sin documentar. Asimismo, se habían utilizado materiales y procesos completamente incompatibles con la restauración de obras de arte.

En consecuencia, se consideró que la actuación constituía una infracción al patrimonio Cultural tipificada como grave en el artículo 101.b de la Ley Foral 14/2005 de Patrimonio Cultural de Navarra. Se propuso una sanción de 6.010 euros a cada una de las partes (parroquia de San Miguel de Estella-Lizarra y Karmacolor S.L.), que fue aceptada y abonada por las mismas.

Comenzó entonces el camino del tratamiento y la recuperación. La parroquia de San Miguel y el Arzobispado de Pamplona y Tudela mostraron desde el primer momento su disposición a sufragar todo el proceso de restauración.

El primer paso fue la limpieza de las capas de pinturas y añadidos aportados, un trabajo que realizó la empresa CYRPA S.L. Las primeras pruebas de limpieza, mecánicas y químicas se realizaron entre julio y agosto de 2018. Esta fase de estudios permitió planificar y acometer la limpieza general de la escultura, que se llevó a cabo entre octubre y diciembre de 2018, y descubrió, de nuevo, los revestimientos y capas de policromía del siglo XVIII, y por debajo de ellos, en algunas partes, los del siglo XVI.

A la vista del estado de la escultura, se valoraron las posibilidades de restauración en base a dos criterios: uno más arqueológico, que estabilizaría las policromías de la imagen conservando las pérdidas y lagunas; y otro, más integral, que reintegraría las lagunas de policromía hacia la fisonomía que tuvo la escultura a partir del siglo XVIII. Se decidió seguir este segundo criterio, realizándose la reintegración y la restauración final entre marzo y mayo de 2019, tareas que ha llevado a cabo la empresa de restauración ARTRES S.L.

La imagen

La imagen de San Jorge es una escultura de gran tamaño que representa al santo a caballo abatiendo al dragón. El protagonista está vestido de guerrero, con el yelmo levantado, de modo que deja ver su rostro. Fue realizada en torno a 1500, probablemente por el maestro Tarín o Terín, natural de Zaragoza y afincado en Estella-Lizarra, autor de varias obras como el San Miguel titular de la parroquia, el Cristo y la santa Águeda en San Miguel de Estella-Lizarra, el Cristo y el san Juan Evangelista en Lerín, el san Bricio de san Martín de Escala y los santos Juanes de Muruzábal. El maestro Terín, sobre el que hay bastante información, trabajó en colaboración con el pintor puentesino Diego Polo, quien se encargaba de la tablas pintadas y del dorado y policromado de las tallas.

La talla de San Jorge y el dragón se integra en una de las líneas de trabajo del Servicio de Patrimonio Histórico en torno al estudio y visualización de la escultura tardogótica en Navarra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s