Nosotros juzgamos, no nos juzguéis, por Félix Goikotxeta Vega

f.g.v                 

JUEZ: DERECHO, persona que tiene autoridad y potestad, para juzgar y sentenciar en los tribunales de justicia. (Existen numerosas definiciones de jueces, incluso en derecho)

Estos días un grupo de unos setecientos cincuenta jueces y juezas, han manifestado su malestar por las protestas que, espontáneamente, la ciudadanía ha realizado a causa de sus sentencias judiciales. Además también protestaban contra la injerencia de los políticos en sus decisiones.

Los señores y señoras de las togas, se sienten molestos porque el pueblo no está de acuerdo con muchas de las decisiones que ellos y ellas toman.

No entendemos que ellos y ellas, con sus togas y birretes, están por encima del pueblo llano. Ellos y ellas, que aplican las leyes a su antojo, y lo de aplicar justicia se les ha olvidado.

Y todo esto viene por las protestas espontáneas y populares contra la sentencia a cinco violadores, y la posterior puesta en libertad bajo fianza de seis mil euros a cada uno.

Estos jueces y juezas no protestan por la  injerencia que los partidos políticos infieren en el nombramiento de los y las magistradas del tribunal supremo. La mayoría nombrada por el PP y el PSOE. Ahí no les importa no ser imparciales y que los partidos interfieran en sus nombramientos.

No pasa nada si el poder político “aconseja” y define quien es un terrorista o quién no. No protestan cuando a nueve jóvenes de Altsasu, les aplican delitos de odio, por una pelea de bar con unos guardias civiles fuera de servicio. Ni siquiera admiten pruebas que exculpan a los condenados. No protestan porque esos jóvenes sean juzgados por la mujer de un coronel de la guardia civil, y ésta a su vez haya sido condecorada por la benemérita. En este caso no ven los señores y señoras magistradas, ninguna injerencia.

Nada dicen de las sentencias, que ellos ejecutan, contra obreros y obreras enfermos, y que denuncian a las mutuas o a la seguridad social para conseguir un trato digno y adecuado a sus dolencias.

¿Por qué, en las salas de espera de los juzgados, se oye decir a los y las abogadas, que suerte o qué difícil lo vamos a tener, dependiendo el juez que juzgue? ¿Por qué no se investiga la posible conexión de los y las juezas, que dan la razón a las poderosas mutuas o a la seguridad social, en muchos casos desoyendo los informes de médicos forenses?

También se podía protestar, señorías, por las veces que el actual ministro de interior, señor Grande Marlaska, ha hecho  oídos sordos a los informes forenses que acreditaban torturas en comisarías de Euskal Herria. Además podían protestar por la NO investigación de unos seis mil casos de torturas denunciados por ciudadanos y ciudadanas de Euskal Herria, en muchos casos torturas con resultado de muerte.

Tampoco protestan para que exista una verdadera libertad de expresión igual para todos y todas. Y así evitar meter en la cárcel a personas que escriben canciones contra el rey o la policía, y sin embargo no condenan a periodistas que proponen bombardear Barcelona o poner bombas en cervecerías alemanas. Una misma ley, mil interpretaciones, y siempre cae el castigo del mismo lado. Fiscales y jueces no hacen su labor.

Nada dicen de princesas corruptas que pese a tener cargos en grandes empresas no sabían nada de los negocios de su marido y salen absueltas.

Nada dicen de las cloacas del ministerio de interior que utiliza policías para desprestigiar a adversarios políticos, o realizar montajes policiales, junto a los medios de comunicación españoles  y que manipulan a la sociedad y hace que encarcelen a inocentes.

No protestan contra el trato vejatorio que supone preguntar a una mujer que ha sido violada, si “ha cerrado fuerte las piernas”, o “como iba vestida”, o como el juez que califica de “jolgorio” la violación a la que fue sometida una mujer por cinco perros asquerosos.

Sus señorías, están a otro nivel, sus señorías dicen lo que está bien o mal, ya que un mismo delito no tiene la misma condena. Y a sus señorías no se les discute ninguna sentencia. ¿Quién es el pueblo para protestar sus decisiones? Otra cosa es que el ministro de turno les llame personalmente y les “aconseje” inclinar la balanza de la justicia a un lado u otro.

Señores jueces y señoras juezas, a mí no me merecen mucho respeto, su trabajo es necesario para el buen funcionamiento de la sociedad. Y lo que me producen es miedo. Miedo a caer en sus manos en un pleito contra una mutua, o por una protesta política. Por eso no me digan si debo protestar contra sus resoluciones o no.

Cuando pidan una independencia judicial de verdad, puede que me crea sus protestas y comience a respetarles. Cuando juzguen igual a un rapero que a un periodista, puede que no proteste contra su sistema, y cuando juzguen una supuesta agresión a unos guardias civiles en Altsasu de la misma forma que en Algeciras, puede que les respete. Cuando no concedan la libertad condicional a un violador que intenta sacarse un pasaporte, puede que comience a respetarles.

No tengo ni idea de derecho, pero sí de justicia, no tengo capacidad para juzgar a nadie, pero sé lo que es justo o no, no tengo ni idea de leyes ni de resoluciones, pero sí sé que a una mujer que ha sido violada, abusada según sentencia, no se le puede faltar al respeto diciendo “que disfrutaba”, no sé  a cuánto está una trifulca de bar, pero sí sé, que la condena a los jóvenes de Altsasu y a todos y todas las jóvenes de  Euskal Herria, son sentencias desproporcionadas a su supuesto delito, y tengo muy claro que son influidas por el poder político del PP y PSOE.

Ustedes dicen que si un violador es famoso, a causa de sus actos, tiene más difícil delinquir. ¿Entonces, los violadores y asesinos famosos tienen más posibilidades de conseguir la libertad condicional, que los que no salen en las tv?

Por esto y por muchos motivos, el sistema judicial no me merece ningún respeto, porque ustedes señorías, se tienen que ganar el respeto realizando correctamente su trabajo, no juzgando de una manera a los roba gallinas y de otra a los poderosos.

El día que protesten contra el actual sistema tendrán mi respeto.

Félix Goikotexeta Vega

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s