La talla de San Jorge será trasladará a Patrimonio Histórico para valorar las posibilidades de su recuperación

Así se ha acordado este miércoles durante una visita técnica que han realizado responsables de la Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana con representantes del Arzobispado de Pamplona-Tudela, de la parroquia de San Miguel, y de la tienda-taller que ha llevado a cabo la intervención, según ha informado el Gobierno foral en una nota.

En esta reunión se han establecido las acciones necesarias para tratar de revertir la actuación que se ha llevado a cabo en las últimas semanas “sin seguir los criterios propios de una restauración”.

En primer lugar se iniciarán los análisis previos y la toma de datos. Una de las primeras actuaciones será su estudio radiológico, que permitirá conocer la extensión de la policromía original conservada. Será preciso, además, retirar los materiales aplicados, y valorar las posibilidades de recuperar lo que se haya conservado de la capa pictórica original que mantenía la talla. El coste de las acciones encaminadas a la restitución y restauración de la talla de San Jorge correrán a cargo de la parroquia de San Miguel de Estella.

El análisis de la documentación fotográfica conservada (Archivo Mas, año 1916; Catálogo Monumental de Navarra, 1982; y Sección de Bienes Muebles, 2005) permite realizar una valoración del estado de conservación de la pieza en los últimos 100 años, hasta la intervención actual, según ha explicado el Gobierno foral.

En ese largo periodo de tiempo, la imagen ha permanecido prácticamente sin cambios, apreciándose pérdidas de policromía que no superaban el 15% de la superficie total. La capa pictórica que se aprecia en las imágenes no es, sin embargo, la original del 1500. Por sus características parece tratarse de un repolicromado del siglo XVIII, bajo el cual se conservaría presumiblemente la policromía original tardomedieval. Un estudio con rayos X permitiría conocer la existencia de lámina metálica (dorado, plateado) y preparación original de albayalde (blanco de plomo, opaco a los RX) lo que aportaría datos para estimar el porcentaje de estrato original conservado, antes de retirar ningún material posterior.

La talla de San Jorge a caballo se realizó en estilo gótico hispanoflamenco. Forma parte del Registro de Patrimonio Cultural de Navarra como Bien Inventariado, por lo que cualquier intervención que se haga en ella debe contar con autorización de la Dirección General de Cultura-Institución Príncipe de Viana.

Según ha señalado el Gobierno de Navarra, “las acciones que ahora se valoran no contaban con tal autorización y tampoco disponían del preceptivo visto bueno del Arzobispado de Pamplona-Tudela”. “De hecho, estas actuaciones no pueden considerarse una restauración, puesto que no cumplen de ningún modo con los procesos y estándares imprescindibles en un proyecto de restauración. La falta de cualificación y formación especializada en materia de conservación y restauración de bienes culturales han llevado a la actual situación”, ha añadido el Ejecutivo.

Para evitar casos como éste, no se autorizan intervenciones de restauración que no sean planteadas y ejecutadas por un profesional que cuente con la titulación oficial en conservación y restauración de Bienes Culturales: Licenciado en Bellas Artes con especialidad en Conservación-Restauración, Diplomado en Conservación-Restauración o título de Grado en Conservación-Restauración, según ha explicado el Gobierno.

El pasado 23 de mayo, la Sección de Registro, Bienes Muebles y Arqueología recibió una consulta ciudadana sobre la intervención que se estaba llevando a cabo en la imagen de San Jorge de la parroquia de San Miguel de Estella. Al no tener conocimiento de la misma, se realizó una visita de inspección técnica el 7 de junio y desde entonces se trabaja en valorar las consecuencias de la actuación y revertir el trabajo realizado sobre esta interesante escultura.

La imagen de San Jorge es una escultura de gran tamaño que representa al santo a caballo abatiendo al dragón. El protagonista está vestido de guerrero, con el yelmo levantado, de modo que deja ver su rostro. Fue realizada en torno a 1500, probablemente por el maestro Tarín o Terín, natural de Zaragoza y afincado en Estella, autor de varias obras como el San Miguel titular de la parroquia, el Cristo y la santa Águeda en San Miguel de Estella, el Cristo y el San Juan Evangelista en Lerín, el San Bricio de San Martín de Ecala y los Santos Juanes de Muruzábal.

El maestro Terín, sobre el que hay bastante información, trabajó en colaboración con el pintor puentesino Diego Polo, quien se encargaba de la tablas pintadas y del dorado y policromado de las tallas. La talla de San Jorge y el dragón se integra en una de las líneas de trabajo del Servicio de Patrimonio Histórico en torno al estudio y visualización de la escultura tardogótica en Navarra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s