Enfermedades profesionales, profesionales enfermos (I)

 

 f.g.v

¿Qué diferencia hay, entre enfermedades profesionales y profesionales enfermos?

Enfermedad profesional: es aquella enfermedad adquirida en el puesto de trabajo, de un trabajador por cuenta ajena. Las enfermedades laborales, junto a los accidentes laborales se conocen como contingencias laborales, frente a las contingencias comunes, que son las enfermedades comunes o accidentes no laborales.

Hasta aquí lo tengo claro. Lo que no tengo claro en que se basan los y las doctoras de salud laboral para decir qué es enfermedad profesional o enfermedad común. Supuestamente, se basan en informes médicos exteriores, normalmente informes de la mutua, hospital, médico de cabecera etc.

Pero en innumerables casos estos doctores y doctoras, poco caso, o ninguno hacen a los informes médicos, y lo digo por experiencia propia.

El 22 de febrero del año en curso, un ertzaina antidisturbios, falleció cuando prestaba servicio, en los alrededores de San Mamés en previsión de disturbios. Por lo que dicen los sindicatos de la policía vasca, este señor, ya había sufrido anteriormente un infarto, del que, supuestamente, ya se había recuperado y los médicos le habían dado de alta.  Después los hechos contradijeron a los doctores, ya que, como se pudo comprobar, el policía se desplomó antes de iniciar ninguna carga. Según los portavoces de los sindicatos, este señor se había encontrado indispuesto y después de descansar un rato en la furgoneta policial, decidió incorporarse a su trabajo. A este señor, le han concedido muerte en accidente laboral. Lógico, ya que falleció en su puesto de trabajo. Otros no tienen esa ”suerte”.

Pero el problema, yo, lo enfoco desde el principio. Hace unos años le da un infarto, se le hace un seguimiento y se le da el alta. Pero, casualidad, fallece por otro infarto, igual es que no estaba tan recuperado como parecía.

En estos momentos hay miles de personas trabajando, que alguna vez han tenido o tienen problemas cardiacos. A algunos de ellos y de ellas, si la empresa se lo puede permitir, los han cambiado de puesto de trabajo, pero la mayoría sigue haciendo el mismo trabajo, el mismo esfuerzo etc. y lo peor es que, muchos y muchas poseen un informe del cardiólogo, recomendando no realizar esfuerzos, levantar pesos, empujar cargas etc. pero como no hay posibilidades de cambiar de puesto de trabajo, no les queda más remedio que arriesgando su vida seguir en ese puesto de trabajo “no recomendado”.

Si el trabajador o trabajadora no está de acuerdo, puede acudir a pedir una pensión por incapacidad, y si se le deniega recurrir y si se le vuelve a denegar, que es lo más normal, ir a juicio contra la seguridad social.

El encargado de decidir el futuro de ese obrero u obrera, es un juez, claro está, que de conocimientos médicos tienen lo mismo que yo, o sea nada o poco. Pero él decide si estas apto para incorporarte al trabajo “porque algo podrás hacer”, ignorando que una vez que te reincorporas al puesto de trabajo lo que haces es TODO, igual que antes, e ignorando qué es lo haces en el taller, fábrica, almacén o lo que sea, para ese juez o jueza, puedes ir a trabajar y decir qué tipo de trabajos puedes realizar y qué otros no. Poder puedes claro, pero en una empresa pequeña, que sois dos y el jefe, estás como para elegir. Hay que producir, sacar unos tiempos estipulados, o empujar una carga o lo que sea que hicieses antes del infarto. Si hay suerte, no te da otro infarto y sigues. Si como es normal, tu rendimiento no es el mismo, con mucho dolor y agradeciendo por los servicios prestados te mandan “a la puta calle”. A este ertzaina no le despidieron, pero siguió haciendo su trabajo igual que siempre, “porque ya estaba recuperado”, pero claro, el día del trágico suceso, llevaba trece horas de trabajo y su “recuperado” corazón no lo resistió. Ahora se podrá hablar de que una cosa no tiene que ver otra, que son dos infartos no relacionados y concederle al policía todas las medallas y concesiones que el gobierno vasco quiera, pero el ya no lo verá, él estaba recuperado….pero mal.

Existen tantas enfermedades laborales como trabajos. Pero muy pocas están reconocidas. Las trabajadoras de los geriátricos, mujeres en su mayoría, sufren enfermedades como lumbalgias, lesiones cervicales, hernias discales etc. Me da igual que sea de un geriátrico de Lizarra, que de Tudela. Las mutuas están continuamente recibiendo a trabajadoras, con problemas de espalda e incluso depresiones. Normalmente no lo reconocen ni siquiera como accidente laboral. Y mucho menos como enfermedad laboral. Vamos a ver, si con un ejemplo me explico mejor.

Una trabajadora de un geriátrico, que lleve más de diez años trabajando, y soy generoso en el tiempo, lleva incorporando de sus camas, de sus asientos etc. a ancianos y ancianas que poco o nada colaboran para incorporarse por sí mismo o misma. No todos ni todas pero un número muy importante sí. Creo que la media de ancianos por trabajadora viene a ser de ocho a diez para cada una de ellas. Esto es, una trabajadora los tiene que levantar de la cama, bañarlos, cambiar pañales,  bajarlos a desayunar etc., en un tiempo de una hora y media más o menos, para lo que disponen de  diez o quince minutos máximo por anciano, anciana. Y hacerlo bien, porque no olvidemos que están con personas. Después a algunos los llevan a rehabilitación, otras a terapia, otros a pasear, tienen que hacer las camas, bajar la ropa a lavandería etc.

También es cierto que a algunos y algunas son levantados con una grúa especial, pero no menos cierto que no hay grúa para todas.

Entonces ¿me va a decir a mí, o a nadie, un médico de la mutua, al que he acudido con la espalda como un ocho, o con un tirón de espalda, o lumbalgia o lo que sea, que mi lesión no es enfermedad laboral? ¿Diez años, y vuelvo a espaciar mucho el tiempo, levantando a personas que en muchos casos doblan a la trabajadora en peso y estatura, y las lesiones musculares no son por el trabajo realizado? ¿Se las hacen acaso en la playa?

Y eso los doctores y doctoras lo saben, y lo que hacen es nada. En el sentido de reconocer la lesión como enfermedad laboral, en el sentido de recuperación o atención médica no me meto. Hay de todo. Pero sí, que hay una dura lucha entre el médico o doctora de la seguridad social, el médico o doctora de la mutua y en medio la trabajadora, para que la baja médica sea, accidente laboral, baja por enfermedad laboral o lo que sea. Y eso también desgasta, eso es humillante, para un trabajador o trabajadora que acude, al médico, generalmente cuando ya no puede más, que la reciban con un “eso usted no se lo ha hecho en el trabajo” pese a tener testigos, simplemente por no darle una baja laboral, y como la diferencia, al final no es más que dinero, pues la trabajadora, con todo su pesar opta por callar y decidir que le quite los dolores la mutua, la seguridad social o la virgen del Puy, pero dejar de sufrir. Algunos casos, se dan que la trabajadora, harta de desplantes, decide echar a juicio a la mutua o a la seguridad social. Más rompimientos de cabeza, más dudas por el gasto que una sentencia desfavorable pueda ocasionar etc. Por lo que la mayoría, si no están afiliadas a ningún sindicato optan por no pedir lo que en “justicia” les corresponde.

Estos son ejemplos que conozco muy bien, pero también están las trabajadoras de limpieza de habitaciones en hoteles, las trabajadoras de fábricas de zapatos que acaban con los dedos torcidos,  las peluqueras con sus tendinitis, los mineros, camioneros de paquetería etc.

¿A quién o a qué obedece, esta actitud de las mutuas? ¿A quién o a qué obedece la actitud de salud laboral? ¿A quién o a qué obedecen las sentencias contrarias a los y trabajadoras, emitidas por jueces y juezas, a los que no les interesa ni se preocupan de conocer las tareas que un trabajador o trabajadora realiza en su profesión o puesto de trabajo?

Félix Goikotxeta Vega

PD.Y no me olvido de los tres jóvenes de Altsasu que siguen encarcelados por el capricho de unas leyes vengativas e injustas que el gobierno español y la audiencia nacional, se sacan de la manga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s