El Izarra se hunde. Pierde 0-1 contra el Vitoria y cae a puesto de promoción

 

 thumbnail_AUTO EGA 256x69 NIBM

CD Izarra 0-1 CD Vitoria

 

Izarra: Julio; Eguaras, Cariñanos, Cabrera, Cacho: Briñol, Bruno (m59 Eneko), Manu (m46 Javi Martínez), Sola, Arnau (m55 Gerard); Laborda.

 

Vitoria: Cebrián; Cipetec, Martínez, Amelibia, López; Martín, Regis, Azkue, Sarriegui, Escoruela; Obieta (m84 Lara).

 

Árbitro:  Fuente Martín, del colegio cántabro, ayudado por Obrado España y Fernández Terán. Mostró cartulinas amarillas a Cariñanos, Briñol y Eguaras por los locales y a Obieta por parte alavesa.

 

Gol: 0-1 m 27 Regis

 

Incidencias: 500 espectadores en las gradas de Merkatondoa. Los dos equipos entraron al terreno de juego acompañados por jugadores de la escuela de fútbol del equipo local.

 

El Izarra perdió algo más que tres puntos al caer derrotado ante un rival directo que además le cede el puesto de promoción, a falta de ocho jornadas para que termine la liga. Superados en todas las líneas del campo, los locales aún tuvieron oportunidad de igualar un partido que se les puso cuesta arriba antes de llegar a la primera media hora. Tras un fallo defensivo, producto de un mal despeje, llegaba el único gol de la tarde en un mano a mano en el que el delantero Regis no perdono ante la salida desesperada del guardameta julio. Otra vez el equipo de Estella se veía obligado a remontar un marcador adverso, pero en esta ocasión no pudo, aunque el empate hubiera hecho justicia al poco fútbol que se vio en el césped artificial de Merkatondoa.

 

Yoel Sola tuvo en sus botas la igualada a falta de 5 minutos para la conclusión pero el portero visitante hizo la parada de la tarde.  Antes de llegar a los minutos finales, en los que se amontonaron la emoción y los nervios a partes iguales, muy escasa fue la propuesta de ambos contendientes. Todos los presentes en las gradas del estadio estellés sabían que el encuentro ponía en juego muchas de las esperanzas que vitorianos y navarros alimentan a falta de dos meses para que concluya la liga.

 

Un tropiezo a estas alturas ya no tiene remedio y esa responsabilidad pesó y mucho a lo largo de los noventa minutos. Lejos de llevar la iniciativa, el Izarra cedió la posesión a su rival y confió en la velocidad de sus extremos el juego de ataque. Ante  esa apuesta, el equipo de Igor Gordobil opuso una concentración superior y durante la primera mitad no concedió ni una sola oportunidad a los blanquiazules. Dos internadas protagonizadas por Bruno fueron el único bagaje ofensivo de un Izarra que no encontraba rematador a los centros de su capitán.  Obieta en el área contraria apenas entraba en juego, oscurecido entre los dos centrales Cariñanos y Cabrera, al igual que le ocurría en el otro lado del campo a Laborda. No iba a ser un partido para los delanteros, a no ser que se encontraran con un regalo inesperado. Y eso fue precisamente lo que ocurrió en el minuto 27. Un despeje defectuoso de la defensa local se convertía en un caramelo para la habilidad de Regis que elevaba el balón ante la salida desesperada del portero izarrista.

 

El 0 a 1 subía al marcador ante una grada enmudecida y fría a la que le costó mucho enviar ánimos renovados a sus jugadores. La jugada más trenzada de los pupilos de Fredy llegó en un veloz contraataque protagonizado, en apenas tres toques de balón, por Eguaras, Bruno y Sola, pero el centro del lateral se perdía sin encontrar rematador. Esa jugada más que una reacción al gol se convirtió en una excepción para una tarde de poco acierto. Hasta el minuto 43 no dispuso el Izarra de su primer saque de esquina a favor.

 

La reanudación trajo un tímido dominio local con un remate de cabeza de Sola que  Cebrián enviaba fuera con muchos apuros, un disparo lejano y desviado de Briñol un minuto después y otro susto mayúsculo cuando Bruno recibió un balonazo en el rostro y como consecuencia una mala caída que le dejó aturdido sobre el césped mientras era atendido por los efectivos de la Cruz Roja por espacio de seis minutos.

 

El capitán izarrista tuvo que ser trasladado al Hospital de Estella por lo que fue sustituido por su compañero Eneko.  Esa circunstancia terminó por enfriar a la grada y durante unos cuantos minutos el propio ritmo del partido. El choque ya no tenía continuidad, ni tampoco buen juego y todo ello beneficiaba a un Vitoria cada vez más cómodo y seguro.

 

Por el contrario, los nervios empezaban a hace mella en un Izarra incapaz de disparar entre los tres palos de la puerta contraria. El carrusel de sustituciones, las tres tarjetas mostradas en ese periodo de tiempo y las protestas que generan la tensión y el desacierto fueron haciendo languidecer el juego. Sin embargo pudo anotar el conjunto local por mediación de un disparo de Laborda en el minuto 74 que se estrelló en el palo. Sin embargo la oportunidad más clara la tuvo Yoel Sola con un remate a bocajarro que sacó el portero, cuando la grada ya estaba celebrando el gol. Después de cinco estériles minutos de añadido el colegiado señalaba el final ante la desesperación de un Izarra que cae al decimoquinto lugar y un Vitoria que abandona el puesto de promoción.

 

Fredy Álvarez “Aunque no hemos estado bien, el resultado más justo hubiera sido un empate”.

 

El entrenador gallego de los locales comparecía cabizbajo en la sala de prensa y reconocía que su equipo no había dado la talla ante un rival directo.

“Es una pena porque el club había hecho un esfuerzo para que la afición respondiera y nos echara una mano en un partido tan importante como el de hoy. Pero no hemos estado acertados y a pesar de ello hemos tenido oportunidades claras para marcar, por lo que creo que el resultado más justo hubiera sido un empate. “

 

Preguntado por las razones del mal partido protagonizado por sus jugadores, el técnico valoraba el acierto del equipo contrario: “En la primera parte nos han superado en el centro del campo, nos han ganado casi todos los duelos y no nos han dejado estar cómodos en ningún momento. Han tenido la fortuna de adelantarse aprovechando un error de nuestra defensa y poco a poco nos hemos ido poniendo más nerviosos. Aunque hemos podido marcar con ocasiones de Laborda y de Yoel Sola, aunque no hemos tenido fortuna. Estamos en una mala dinámica y esto solo se arregla con trabajo y con una victoria que vamos a buscar el próximo domingo ante el Barakaldo.”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s