Retos más allá de la igualdad semántica, por Lourdes Aróstegui

9a5fc646-2ec9-4b1c-9e59-39fa7d4b048d

A pocos días de que se conmemore el Día de la Mujer trabajadora el próximo 8 de marzo, quiero sumarme a esta celebración poniendo en valor la importancia de  conseguir que hombres y mujeres tengan garantizadas las mismas oportunidades para acceder al mundo laboral. Supone, sin duda, un reto prioritario para la sociedad actual.

 En esta andadura, son muchos ya los objetivos conseguidos. Es un hecho constatable que hoy en  día hay más mujeres que nunca trabajando en nuestro país, 8,5 millones, y ya se ha recuperado todo el empleo femenino destruido por la crisis.  Por otro lado, se ha corregido la brecha salarial en España, que ha disminuido ya en cuatro puntos desde 2012. Podemos afirmar pues, que el empleo femenino está en máximos históricos y, la brecha salarial,  en mínimos. Unos datos positivos, fruto de las políticas emprendidas y de los esfuerzos de toda la sociedad.

Debemos seguir apostando por la igualdad real de oportunidades, no por medio de políticas de cuotas, sino a través del mérito, la capacidad y el esfuerzo, con independencia del sexo, origen y creencias de cada individuo. Para ello es urgente seguir estableciendo mejores fórmulas para dar soluciones a uno de los mayores retos actuales por la consecución efectiva de la igualdad:   que la maternidad y la paternidad no supongan un coste profesional.

Merece una reflexión pausada, pero urgente, la doble discriminación de la mujer con diversidad funcional: mujer y discapacidad son conceptos que con frecuencia se asocian a  desigualdad.  A pesar de los logros  conseguidos  en lo referente a los derechos de las personas con discapacidad, la discriminación de la mujer en este terreno se hace más acusada, especialmente en ámbitos rurales. No podemos hablar de igualdad si no desarrollamos políticas sociales y educativas que  fomenten el respeto y aumenten la conciencia del valor de las diferencias individuales.

Implicación y trabajo son dos pilares esenciales en el que todos los agentes sociales  deben apoyarse para sacar adelante esta tarea.

Y es precisamente el trabajo  la mejor herramienta de apoyo a la mujer el próximo 8 de marzo. Resulta, por otra parte, incoherente  con este compromiso social  una huelga  exclusivamente de trabajadoras,  siendo la igualdad un asunto de todos.

No compartimos por tanto, este intento de ruptura de nuestro modelo de sociedad, sino que apostamos por seguir trabajando codo con codo para que esa igualdad que defendemos se haga efectiva de forma definitiva. El trabajo de mujeres y hombres  juntos es la manera más responsable de luchar por una sociedad más humana, más libre e igual para todos.

Hoy, por último,  es un buen día para comenzar a contar una historia mal narrada, recuperando del olvido el protagonismo que  han tenido  no solo las mujeres en el pasado, sino en nuestra historia más reciente.  Propiciemos para ello acciones en las que se   visibilicen sus logros,  pasados y presentes,   en lugar de reducir a la mujer a una mera  cuestión  de igualdad semántica o una triste imitación de modelos masculinos.

Lourdes Aróstegui

Miembro del Comité Ejecutivo del PPN

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s