La “vueltica” por Estella. Por José Félix Sánchez-Satrústegui Fernández

 

FOTO MONTEJURRA SOLO

Soy un ciudadano normal con algunas singularidades. Inmigrante en dirección contraria, internacionalista patrióticamente apátrida de dos patrias chicas, extremeño de adopción agradecido, estellica de nacimiento y sentimiento. Expongo solo unas pocas, tampoco voy a revelar todas mis contradicciones, una cuestión de pudor.

Este año he respondido bastantes veces al típico saludo: “¿Qué, la vueltica por Estella?” Sí, cada vez que puedo vuelvo a mi ciudad natal, aunque siempre con una frecuencia menor de la deseada, marcada por variables externas ajenas a mi voluntad.

Esta vez acudo con mi hijo. Estella nos recibe con voz ronca y ojos soñolientos, ha transcurrido poco tiempo como para haber superado el desgaste de Fiestas y en el ambiente todavía huele a Abadejada.

A los ecos de txistus, gaitas y tamboriles, que aún sobrevuelan los rincones, se suman los actuales sonidos de conversaciones en corros más o menos ruidosos, saludos por aquí y por allá, bares animados y tañer de vasos, volteo de campanas, el susurro permanente del Ega…

Polifonía que penetra por los oídos para quedarse.

Los Llanos alumbran con paso verde su eterna primavera; la calle Mayor discurre entre lo corriente y lo ilustre con secular naturalidad; la Rúa cobija peregrinos y bordones, artesanos y fotos antiguas coleccionadas por Llauró; el Puy otea los tejados variopintos que se acurrucan sobre el pocico; la plaza de los Fueros se adorna de productos de huerta y se abarrota de merindanos… Me detengo a ver transcurrir el río y perderse bajo el puente. Acabo en la plaza de San Martín, en la fuente de los Chorros, mi rincón preferido, especialmente querido, en cuyos alrededores soñé como nadie, soñé como nunca, y en el que ahora sueño como siempre.

Policromía que penetra por los ojos para quedarse.

Saboreo potes y pinchos que son poemas salivales. El solo roce del aire me produce una fascinación táctil.

Se me amontonan peticiones de entrada por los cinco sentidos, sensaciones que, al fin, penetran para quedarse. Estella entera me habita mientras la recorro.

Todo se parece y nada es igual, porque los ojos que ahora ven lo hacen de forma distinta. Todo es nuevo y viejo en un conjunto paradójico que me hace dudar: pasado o presente: ¿Paseo por el ahora o por el antes? Esquizofrenia biográfica.

Acabo el paseo empapado de un pasado que no sé si existió más que como recuerdo, vuelvo a un presente que no sé si existe más que como recuerdo del futuro.

Saludo a la familia estellica, los nietos de Elisa “la puentesina”, primos y sobrinos, y compartimos cariño, vino y anhelos.

Los ojos de Chus son una paradoja, invitan a un misterio taquicárdico mientras susurran paz. En su mirada se resumen las viejas amistades. Hablamos de aquellos tiempos y de las reuniones entre las luces vociferantes de la discoteca Naxos; como la isla griega cuna de mitos, esta también forma parte de nuestra mitología.

El poderoso abrazo de Ligeia, resume, en cambio, el calor de las nuevas amistades, un placer que superó las previsiones. Aún me estremezco al recordarlo.

El día previo a la partida llovía con la melancolía con la que solo sabe llover un domingo por la tarde. Pero era una melancolía alegre (“la melancolía es la felicidad de estar triste”, Víctor Hugo) que, adivinando la proximidad de la separación, se esforzaba en hallar cómo resolver las distancias.

En el viaje de vuelta a Badajoz, mientras Iñaki conduce, recopilo las vivencias que voy traduciendo a recuerdos y las acumulo en mi saco donde la hipoxia del tiempo las irá transformando en nostalgias.

Eskerrik asko, gracias Estella-Lizarra. Laster arte. Hasta pronto.

 

José Félix Sánchez-Satrústegui Fernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s