El juez absuelve a cuatro personas acusadas de trata de seres humanos por unos hechos ocurridos en Mendavia.

cropped-gama.jpg
La Audiencia Provincial de Navarra ha absuelto a cuatro acusados de un delito de trata de seres humanos y de un delito de inmigración ilegal, al no tener probado que se dedicaban a captar y acoger a inmigrantes portugueses para imponerles trabajos forzados en una bodega de Mendavia.
 
En la sentencia, que puede ser recurrida, el tribunal considera que “no se ha acreditado la captación, transporte, traslado y acogimiento de seres humanos con el fin de imponerles trabajo o servicios forzados, abusando de la necesidad o vulnerabilidad” de la víctimas, que fueron reclutadas en Portugal para trabajar en Mendavia.
 
El tribunal considera probado que uno de los acusados acordó con el encargado de una bodega encargarse de proporcionar una cuadrilla para trabajar en las tierras que la empresa tiene en Mendavia.
 
Las bodegas ofrecieron un contrato con cada uno de los trabajadores con un pago de 60 euros diarios por una jornada de 8 horas, y el encargado de buscar a los trabajadores contactó con 12 operarios de origen portugués, a quienes dijo que les abonaría 35 euros por día al descontarles alojamiento, comida, transporte y materiales para el trabajo.
 
Este acusado, que asumió las funciones de jefe de cuadrilla, alojó a siete de estos trabajadores en dos casas alquiladas ambas en Mendavia.
Todos ellos firmaron un contrato con la bodega, si bien tanto las nóminas como las cartillas bancarias permanecieron en poder del acusado.
 
La sentencia revela que la mujer con la que convivía esta persona y los otros dos acusados, familiares del primero, conocían y participaban en la gestión de estos trabajadores, que recibían sus cartillas el día de cobro para que acudieran a realizar los ingresos y, una vez obtenidos en metálico, los entregaban al principal acusado.
 
Este guardaba las cartillas hasta el mes siguiente y se reunían con cada trabajador para examinar los gastos y detraer de su salario lo correspondiente a alojamiento, comida y materiales.
 
La sentencia absuelve a los acusados porque “no se ha acreditado la captación, transporte, traslado y acogimiento de seres humanos con el fin de imponerles trabajo o servicios forzados, abusando de la necesidad o vulnerabilidad de la víctima”.
 
Así, constata que todos los trabajadores manifestaron “ser conocedores de las condiciones pactadas y haberlas aceptado, sin que conste que estuviesen en ningún momento coaccionados o privados de libertad”.
vendimia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s