Taller «Enlace Químico: del hidrógeno a las moléculas de la vida»

Este sábado, 1 de octubre, se celebró en la Casa de la Juventud de Estella un taller sobre el “Enlace Químico: del hidrógeno a las moléculas de la vida”. El taller fue realizado por Jesús Echeverría en colaboración con DiCTEL. Al taller asistieron 40 personas de todas las edades, que disfrutaron y aprendieron, desde cómo son los átomos de la tabla periódica hasta cómo se construyen las moléculas esenciales para la vida.

Jesús Echeverría enumeró los elementos más comunes en la corteza terrestre, en el mar y en los seres vivos. Curiosamente, en todos ellos, el oxígeno llega en primer lugar. El segundo puesto se lo disputan el silicio (corteza terrestre), el hidrógeno (agua de mar) y el carbono (seres vivos).

A continuación hizo un repaso sobre las propiedades más importantes de los átomos con respecto a su capacidad de unirse con otros átomos. Se hizo hincapié en la distribución de los orbitales electrónicos y cómo un átomo se convierte en ion. Es decir, en qué circunstancias un átomo se puede desprender de sus electrones más superficiales o, al contrario, cómo puede captar electrones de otros átomos cercanos. Esto es, entender la capacidad de compartir electrones entre átomos, como parte del mecanismo que da lugar al enlace entre ellos.

Este enlace depende, en parte, de propiedades como la energía de ionización de cada átomo o, traducido, cuán difícil es arrancar un electrón de la capa externa. Otro de los parámetros importantes es el tamaño de los iones, cuando forman parte de un compuesto o molécula. Con estos preliminares, Jesús Echeverría nos introdujo en la teoría y símbolos de Lewis, que ayudan a prever cómo los átomos van a crear enlaces entre ellos. En particular la conocida como la regla del octeto, o la tendencia que tienen los átomos cuando comparten electrones, a presentar una configuración electrónica similar al gas noble que tienen más cercano en la tabla periódica.

Con estas explicaciones se pasó a las actividades donde los asistentes construían varias moléculas orgánicas. En estas los elementos esenciales son C (carbono), O (oxígeno), H (hidrógeno) y N (nitrógeno). Para ello se contaba con piezas que emulaban átomos, enlaces y orbitales electrónicos. Los asistentes pudieron construir modelos del agua (H_2_O), metano (CH4), etc. Luego pasaron a construir las moléculas de los alcoholes que más tarde se iban a manipular: metanol, etanol, propanol, 2-propanol, 1-butanol y 1-pentanoll.

Para terminar de entender la importancia del enlace y de la configuración atómica en las moléculas aprendimos el concepto de mol relacionado con su número atómico. Por ejemplo, un mol de hidrógeno pesa un gramo y un mol de oxígeno pesa 16 gramos. Ahora ya podemos calcular el peso de un mol de agua, que sería dos veces el peso del hidrógeno más el peso del oxígeno, es decir, 18 gramos. Este proceso simple se puede realizar para cualquier compuesto.

Para ver la influencia del enlace y de la cantidad de átomos por molécula los asistentes tuvieron que medir un mol de cada uno de los alcoholes y, puestos en frascos transparentes, ver que sus volúmenes eran todos distintos, a pesar de tener el mismo número de moléculas.

Desde DiCTEL queremos agradecer el esfuerzo de Jesús Echeverría en presentar este tema complejo a una audiencia genérica y conseguir que los asistentes comprendieran un poco mejor cómo está construido el mundo que nos rodea.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s