Imputada por robar una perra en el Valle de Yerri

El dueño de ‘Susi’ la reconoció en una fotografía publicada en una red social, lo que permitió dar con ella en San Sebastián.

El pasado mes de enero, España dio un importante paso en la defensa de los animales al otorgarles un estatuto jurídico diferente al de los bienes materiales y ser considerados «seres vivos dotados de sensibilidad» y no cosas. Así, perros y gatos son ya legalmente miembros de la familia, y además de prohibir su abandono, no se les puede causar sufrimiento o dolor. En el caso de encontrar una mascota perdida, se debe devolver a su legítimo dueño a no ser que se tengan indicios de que el animal haya sufrido malos tratos.

Poco antes de que se aprobara esta reforma en el Código Civi comenzaron los hechos que se han conocido este lunes, y que han acabado con una donostiarra de 50 años imputada por hurtar una perra en Navarra, cambiarle el microchip y esterilizarla.

Agentes de la Policía Foral adscritos a la comisaría de Estella-Lizarra han investigado recientemente a esta mujer después de que a finales de año se denunciara la desaparición de una perra en una localidad de Yerri. El denunciante relató que alguien había sustraído a ‘Susi’, su perra de raza border collie, y afirmó sospechar de una persona que se alojaba en un establecimiento hostelero cercano, aunque no pudo aportar muchos datos sobre ella, según ha informado la Policía Foral en un comunicado.

Semanas más tarde, el denunciante dio con una fotografía publicada en una red social en la que identificó plenamente al animal y lo comunicó a los investigadores. Entonces, los policías forales contactaron con la Ertzaintza, ya que según los datos recabados, podía encontrarse en una peluquería canina de Donostia.

Una vez localizado el animal, los agentes procedieron a realizar la correspondiente lectura del microchip de la perra y observaron que había sido reprogramado para indicar que la propietaria era la presunta autora del hurto, en vez de su legítimo dueño. El animal fue trasladado cautelarmente a la Asociación Protectora de Animales de Gipuzkoa hasta que se aclaró su situación administrativa.

Finalmente, la mujer admitió haber sustraído el animal y cambiado su documentación mediante la reprogramación del chip. Pero la cosa no quedó ahí, ya que además reconoció que había sometido a la perra a una intervención quirúrgica para esterilizarla.

Los agentes del Grupo de Judicial Estella devolvieron a la perra a su legítimo propietario y se encargaron de informar al juzgado de Estella y Fiscalía de Pamplona mediante el correspondiente atestado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s