Lizarra Ikastola hace balance de sus dos años de NAFARROA OINEZ

Hace dos años empezaba la preparación del Nafarroa Oinez por parte de Lizarra Ikastola, una carrera de fondo que ha tenido que ir reinventándose día a día hasta llegar al fin de semana del 16 y 17 de octubre. Inmersos en la organización de la fiesta de las ikastolas y coincidiendo con el 50 aniversario del centro, los organizadores decidieron responsablemente posponer el Nafarroa Oinez a 2021 debido a la situación sanitaria marcada por la pandemia.

Han sido dos años duros, de desgaste, porque cuando se tomó la triste decisión de aplazar la fiesta el futuro era incierto. Sin embargo, la ilusión por conseguir sacar adelante el proyecto con el que Lizarra Ikastola se comprometió ha reforzado, más si cabe, la apuesta que el centro educativo tiene con la euskaldunización de Tierra Estella. Además, en esta ocasión se consideró por responsabilidad modificar el formato original del Nafarroa Oinez transformándolo en un evento más pequeño y humilde teniendo que asumir de esta manera que el objetivo económico marcado en un principio iba a ser imposible de alcanzar. Todavía es pronto para conocer las cifras exactas, pero desde Lizarra Ikastola se sigue manteniendo la ilusión y el compromiso con el proyecto educativo de que la escuela infantil sea una realidad donde poder empezar a formar a las futuras generaciones del centro escolar.

La celebración del Nafarroa Oinez 2021 ha sido posible gracias al incansable trabajo y la colaboración de cientos de voluntarios/as formados por familias, trabajadores/as y personas que forman parte de la comunidad de Lizarra Ikastola. Al margen de las decenas de personas que han mantenido a flote Nafarroa Oinez durante dos años el fin de semana del 16-17 de octubre se cubrieron en torno a 800 turnos de trabajo. Y es que, en esta ocasión, la fiesta ha salido adelante con los recursos que la propia Ikastola, Estella y su merindad han aportado y, por lo tanto, sin contar con la ayuda de voluntarios de otras ikastolas como es habitual en otras ediciones debido al formato más humilde que se ha planteado. El trabajo en equipo de todos los participantes y el auzolan propio de Lizarra

Ikastola y del Nafarroa Oinez han creado cohesión, han reforzado el vínculo de comunidad tan característico del proyecto educativo de la Ikastola con el que, además, se ha cumplido uno de los objetivos marcados ya en 2019 cuando la preparación del Nafarroa Oinez echó a andar.

Por todo ello, desde Lizarra Ikastola el balance que se realiza del Nafarroa Oinez de 2021 es muy positivo, aunque el objetivo económico no se ha conseguido y sigamos necesitando de la solidaridad de euskalzales e ikastolazales. La celebración de la fiesta de las ikastolas ha sido el colofón a dos intensos y complicados años de trabajo con el que se cierra un ciclo en el que la ikastola ha reforzado su compromiso durante los últimos 51 años: la euskaldunización de Tierra Estella.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s