Salud Pública actualiza los perfiles de las zonas básicas, que son ‘radiografías’ de la situación sanitaria de su población

Se han triplicado los indicadores desagregados por sexo, lo que ha permitido detectar diferencias entre hombres y mujeres en aspectos clave de la salud.

El Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN), a través del Observatorio de Salud Comunitaria (OSCN), ha publicado una nueva edición, actualizada y mejorada, de los  informes de perfil por zona básica de salud. Estos recogen 30 indicadores sociodemográficos, ambientales, sobre estilos de vida, enfermedades y del sistema sanitario, con los que se pretende medir la salud de la población en 58 zonas de la Comunidad Foral, y así ayudar a diseñar acciones locales para mejorarla.

A través de este conjunto de documentos se pueden comparar, además, los resultados de las diferentes zonas de Navarra, para obtener una fotografía cuantitativa en la que se observa dónde se encuentra cada zona básica en relación con la media de la Comunidad Foral.

El objetivo de los informes es servir como herramienta para el trabajo local en salud con los mejores datos disponibles, permitiendo que profesionales, servicios, entidades municipales y sociales, así como la propia ciudadanía, tengan acceso a información actualizada, sencilla y centrada en su contexto particular.

Estos perfiles se realizaron por primera vez en junio de 2017, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre inteligencia en salud: “porque los mejores datos hacen posible mejores actuaciones”. Ahora, se retoma la publicación de estos perfiles tras haberse estabilizado los datos de incidencia de la pandemia de coronavirus. Durante los últimos meses se publicaron los informes centrados en la COVID-19, que ahora dan paso a este análisis global de la salud de la población de cada zona.

Los indicadores aumentan de 21 a 30

Frente a la edición de 2017, los informes de perfil han sido mejorados para ofrecer un retrato más completo. En primer lugar, se pasa de 21 indicadores a 30. Así, se han añadido indicadores como el bienestar emocional, el exceso de peso o el consumo diario de frutas y verduras, algunos de ellos obtenidos a través de la Encuesta Social y de Condiciones de Vida, recientemente publicada por el Instituto de Estadística de Navarra (Nastat). Además, se ha incorporado una zona básica más: Aranguren.

También se ha añadido más información demográfica de contexto: se incluye la población total de la zona, la edad media en mujeres y hombres, el porcentaje de población por sexo, la tasa de natalidad, los índices de dependencia senil y juvenil, el porcentaje de población nacida en el extranjero y la esperanza de vida al nacer de hombres y mujeres. 

Las mujeres tienen menos exceso de peso que los hombres

Una novedad clave de estos perfiles es que se han ampliado los indicadores desagregados por sexo, al aumentar de los 6 que se incluyeron en 2017 a los 22 actuales. Estas mejoras han permitido detectar diferencias en aspectos relevantes de la salud entre hombres y mujeres. Por ejemplo, tomando a Navarra en su conjunto, se observa que hay más mujeres mayores de 79 años viviendo solas (38,4%) que hombres (19,0%).

Además, estudiando los estilos de vida de la población, los indicadores revelan que las mujeres que consumen frutas y verduras a diario (37,9%) son casi el doble que los hombres (20,7%). En conjunto, ambas cifras han descendido con respecto a 2017. Igualmente, los hombres presentan peores resultados en exceso de peso (54,5%) que las mujeres (35,9%). Este es uno de los nuevos indicadores que se han introducido este año.

Por otra parte, se detecta una peor autopercepción del bienestar general (que también es uno de los nuevos indicadores) entre las mujeres, ya que un 26,6% presentan un bajo bienestar general, frente al 18,1% de los hombres. Asimismo, un 18,1% de las mujeres han consumido tres o más envases de ansiolíticos y/o antidepresivos en el último año, frente al 8,9% de los hombres. En este último caso, ambos datos han aumentado de forma leve con respecto a 2017. 

Los perfiles también han permitido detectar, al comparar los resultados de las distintas zonas básicas de salud, las desigualdades territoriales en salud. Estas se producen como consecuencia, a su vez, de las desigualdades sociales. En general, las zonas básicas del norte y las que incluyen a los barrios y pueblos de la comarca de Pamplona con mayor renta per cápita presentan más indicadores con buenos resultados, frente a las zonas en las que hay más población con rentas bajas.

Información para la acción

Estos perfiles están concebidos como un paso previo y necesario para avanzar en la mejora de la salud en el ámbito local. En este sentido, el OSCN pone a disposición de los servicios locales de entidades municipales y sociales, así como de la propia ciudadanía, el mapa de activos para la salud, en el que se identifican recursos y actividades que puedan potenciar la capacidad de las personas, comunidades y poblaciones para mantener y generar salud y bienestar. Este mapa forma parte de la red de mapas de activos de la Alianza de Salud Comunitaria, de ámbito estatal.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s