Mi ex coronavirus y yo (XLI), por Algarabía. “1º de Mayo”.

5000

Este 1º de Mayo fiesta del trabajo será especial, por la dificultad de su celebración y por la cantidad de reivindicaciones que debemos hacer, hoy más que nunca. Como no podemos manifestarnos físicamente por las calles de las ciudades, nos hemos reinventado y adaptado a los tiempos por lo tanto, realizaremos una macro manifestación virtual.

Y cómo os decía, ahora más que nunca tenemos que reivindicar todas las cuestiones que ya sabíamos y que la pandemia, desgraciadamente, ha devuelto como arma arrojadiza contra aquellos que convirtieron lo público en negocio.

Tenemos que seguir reivindicando que para mantener el estado de bienestar en los márgenes que teníamos antes de la crisis de 2008, tiene que haber una fiscalidad justa. Esto supone que los que más ganan paguen más, que las grandes empresas milmillonarias en beneficios, paguen por lo que ganan, exactamente como cada ciudadana.

Tenemos que seguir exigiendo una sanidad pública y universal, no se puede recortar en la salud, los recortes sanitarios matan y ahora lo hemos visto más que nunca. Con el Sovaldi, o mejor dicho con la falta de ese medicamento, murieron 4.000 personas porque era caro y el gobierno del PP entonces le pareció un coste elevado para salvar personas, eso sí, ahora dicen que el gobierno actual es responsable de una pandemia.

Hay que seguir saliendo a las calles para reclamar una educación igualitaria, dónde todo el mundo tenga las mismas oportunidades y donde cada alumno/a sea igual y diferente como diferentes somos las personas. Una educación donde el alumnado pueda estudiar con los mismos medios. El covid19 ha demostrado que los niños o niñas que no tienen medios, se quedarán atrás por carecer de los equipos con los que poder estudiar en red.

Hoy ya sabemos qué trabajadores y trabajadoras son las que pueden hacer que caminemos, pero precisamente colectivos como el de limpieza, transporte, comercio, agricultura, cuidado de mayores, etc., porque no quiero dejarme ninguno, son los peor pagados, los que peores condiciones tienen. Eso se tiene que valorar dignificando sus condiciones salariales y de trabajo.

La economía social, tiene que ser pública porque el Estado debe garantizar que las personas que necesitan ser cuidadas, menores y mayores, o dependientes, lo sean independientemente de su situación económica.

Tenemos que exigir que los cuidados sean compartidos, que no se criminalice a las mujeres por ser madres, que no se acose en el trabajo a las personas por su diversidad, que nadie tenga que dejar su empleo acosado/a por su jefe, que las víctimas de violencia de género puedan vivir en mejores condiciones, sin perder el empleo por tener que huir.

Hay que repetir hasta la saciedad, que el modelo productivo de este país, como decía ayer, tiene que ser diferente, tenemos que hacer un cambio en profundidad y dotarnos de un desarrollo económico que nos haga fuertes y no vulnerables como somos ahora, es una cuestión de voluntad política.

Hay que reivindicar que los servicios públicos, todos sean de calidad, nadie nos regala nada lo pagamos con nuestros impuestos los que pagamos. Por eso reitero que los impuestos son los que garantizan esa calidad. Estoy harta de oír a los ultraliberales que no hay que pagar impuestos o que pagamos mucho. Eso es mentira. El problema es que los que tendrían que pagar más, no lo hacen.

Nuestros jóvenes no tienen futuro con el modelo productivo actual, están en una precariedad laboral, cuando trabajan, que no permite a nadie planificar un futuro que implique independizarse del núcleo familiar, tendremos que adaptarnos a la nueva realidad de trabajos en plataformas, no digo que no, pero eso no puede implicar no tener un salario digno y unas condiciones de trabajo reguladas y dignas.

Los y las Ryder no son autónomos, trabajan para plataformas que son empresas, por lo tanto, tienen que ser plantilla de esas empresas, no es autoempleo, ni precariedad, es esclavitud, y los responsables de esa esclavitud siempre son los mismos, tienen nombres, apellidos y hay que acabar con este sistema corrupto y esclavista sobre nuestros jóvenes.

Hay que dignificar también al mundo de la cultura, muchas personas cuyo medio de vida es la industria cultural serán los últimos en incorporarse al trabajo, conciertos, teatros, cines, museos, etc. hay que exigir los mismos derechos, sin cultura no hay democracia, ni libertad.

Seguramente que me quedan muchas reivindicaciones por hacer, os dejo a vosotras y vosotros que las hagáis mañana, la ultraderecha lanzará bots contra nuestras reivindicaciones, pero tenemos que inundar las redes con fotos o carteles o cualquier cosa que demuestre que hay mucho por hacer aún, como derogar las dos reformas laborales de 2010 y 2012.

Ya sabéis mientras esto pasa, debemos vivir de otra manera y comunicarnos distinto y hoy además de soñar con besos y abrazos, con momentos de ternura y/o de pasión, también tenemos que seguir luchando por nuestros derechos.

Si queréis participar en la manifestación virtual, subid vuestras fotos o reivindicaciones a twitter con los hastag:  #OtroModeloEsNecesario    #YoSoy1deMayo

¡¡¡¡VIVA EL 1º DE MAYO!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s