El Izarra empata contra el Salamanca(1-1) en otro encuentro en el que mereció más

para face

 

El equipo de Estella sigue contrayendo méritos para ganar, pero se ve obligado a sumar de uno en uno. Decir que acumula tres jornadas sin perder es tan cierto como que no gana desde hace cinco semanas. Ante el Salamanca C-F, sumó su tercer empate consecutivo y además con el mismo resultado y semejantes sensaciones. Como consecuencia de esta nueva igualada, los navarros siguen penúltimos y están a cuatro puntos de la salvación. Es como si en nada hubiese influido esta vigésimo octava jornada, pero sí que lo ha hecho, ya que ahora sólo quedan 10 partidos para que concluya la liga, y cada vez hay menos tiempo para alcanzar el objetivo de la permanencia.

Si el fútbol fuera justo, el Izarra habría sumado tres nuevos puntos, porque los mereció más que su rival, los buscó con más ahínco y determinación, pero tuvo menos suerte. Otra vez la suerte como factor concurrente, y tratándose de un juego queda claro que influye, e influye mucho. Por ejemplo en el gol visitante que adelantaba a los salmantinos en el último suspiro de la primera mitad. Gol “casi olímpico” de Galván, que ve como su saque de esquina termina en la red izarrista, después de que Cisneros desviara levemente, tras ser deslumbrado por el sol. Por ejemplo, cuando cuatro minutos antes, el colegiado fue el único que no vio un claro penalti por derribo a Javi Gómez. Y no sólo no lo vio, sino que mostró tarjeta amarilla al extremo por simular la acción.

Hasta entonces la primera mitad tuvo dominio alterno, sin que ninguno de los dos equipos pudiera mostrarse superior. En los visitantes, todo pasaba por las botas de Chatón, Jehu y Galván. Además del gol, la única ocasión fue un remate de cabeza del central Borja López que besó el larguero, antes de salir fuera.

Por el Izarra, en este primer acto, gozaron de ocasiones, Pablo Ruiz y Toni García, antes de la polémica jugada del penalti no pitado. El paso por los vestuarios, una vez más, supuso  para los locales una auténtica metamorfosis. Desde el primer instante quedó claro que habían imprimido un ritmo mucho más vivaz y una actitud más determinada. A los dos minutos llegaba la igualada gracias al testarazo, otra vez, de Laborda. Los albiazules, fueron, a partir de ese momento, encerrando a su rival en el  área. Los pupilos de Rafael Dueñas solo podían achicar balones y volver a encerrarse en tareas defensiva. Hubo ocasiones para Yoel Sola con otra cabezazo que no encontró puerta por milímetros, de Hinojosa quien remató dentro del área pequeña pero se topó con el guardameta Sotrés, de Toni García, de Ardanaz, pero el balón no quiso entrar.

En este segundo acto, solo Galván, pudo inquietar la puerta de Areitio, con dos faltas directas, obligando en la primera a lucirse al meta y en la segunda saliendo muy cerquita de la cepa del poste.

En definitiva, el  Izarra sigue jugando bien, dominando los partidos como local, remontando marcadores adversos, siendo merecedor a mayores recompensas, pero la pelota no quiere entrar, y solo el gol es quien concede las victorias. Veremos qué ocurre en la siguiente jornada; porque el Tudelano, Izarra va a ser mucho más que una final. Aunque también puede ocurrir que todo, siga igual, pero con el tiempo en contra de los dos equipos navarros que ocupan los últimos puestos de la tabla.

Izarra: Areitio, Eneko (m 62 Eguaras), Arroyo, De Lucas, Pablo Ruiz, Cisneros, Hinojosa, Javi Gómez ( m 73 Yoldi), Toni García, Yoel Sola ( m 83 Ardanaz), Laborda.

Salamanca: Sotrés, Carpio (m 83 Medina), Borja López, Álvarez, Crespo, Chatón ( m 58 Gio), Jehu, Galvan, Aldo, Molina, Hugo Díaz ( m 68 Owen).

Goles:

  • 0-1 m45 Galván
  • 1-1 m47 Laborda

Árbitro: Dirigió el encuentro el colegiado catalán Godía Solé, ayudado en las bandas por Lucas Gómez y Mestrich Palau, muy protestado por el público local. Mostró cartulinas amarillas a Eneko, Hinojosa, Laborda, Javi Gómez y a Ardanaz por los locales y a Chatón y Álvarez por los salmantinos.

Incidencias: 550 espectadores en Merkatondoa.

Pablo Álvarez, técnico del Izarra, Cuando juegas bien y no ganas el vestuario se queda tocado.

Pablo Álvarez comparecía en sala de prensa con el semblante serio sabedor de que su equipo había vuelto a perder dos puntos merecidos. Volvió a ser crítico con el juego de contención al insistir en que “no puede ser que un equipo con tan poco se lleve tanto de nuestro campo. Tengo las mismas sensaciones que después del partido contra el Calahorra en el que fuimos netamente superiores, pero también empatamos”. A pesar del sin sabor el técnico reconocía que las sensaciones siguen invitando al optimismo. “Llevamos tres empates seguidos, jugando muy bien, creando numerosas ocasiones de gol, pero no las aprovechamos. Estoy convencido de que estamos en el camino adecuado y así llegarán los resultados.”

Cuestionado sobre el posible penalti, no señalado, sobre Javi Gómez, el madrileño consideró que esa fue la jugada clave del encuentro. “La jugada la ha visto todo el mundo, ahí están las imágenes. Una jugada de esas características en el minuto cuarenta cambia el partido. Ningún árbitro viene aquí a perjudicar al Izarra, pero en los últimos tres partidos en casa se han reclamado otros tantos penaltis a nuestro favor y no se ha pitado ninguno. Con eso tenemos que convivir, forma parte del fútbol.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s