Hablamos con un antiguo profesor del Puy que apoya las denuncias contra el cura José San Julián Luna

KIAAAAA

Juan Andrés Pastor ha entrevistado Constantino, un antiguo profesor del Colegio Diocesano de Nuestra Señora del Puy, quien da total credibilidad a las denuncias interpuestas por cinco antiguos alumnos contra el sacerdote José San Julián Luna a quien acusan de abusos sexuales, físicos y psíquicos. Este viejo profesor, que prefiere preservar el anonimato ha confesado que en repetidas ocasiones se enfrentó al primer director del centro educativo, por no compartir sus métodos, hasta el punto de abandonar el colegio. Allí desarrolló su labor profesional como maestro, desde principio de los años sesenta del pasado siglo hasta 1976.

Constantino ha definido a San Julián como una persona difícil de tratar con un carácter dictatorial y agresivo. En la entrevista reconoce que entre el profesorado corrían rumores a los que resultaba, poco menos que imposible, dar credibilidad tratándose de un cura. Ahora con el paso del tiempo considera que parte del profesorado pudo escudar al director.

Este antiguo maestro del Puy rememora el motivo fundamental por el que se enfrentó a San Julián: ” No me gustaba la manera que tenía de comportarse con los alumnos. Aquello más que un colegio parecía un cuartel. El director era muy duro con los chicos. Había ciertas cosas que no podían tolerarse y yo por ahí no podía pasar, ni mirar hacia otro lado. No es que fuera severo, su forma de comportarse trascendía lo permisible y más tratándose de un colegio diocesano. Sus castigos eran crueles y más tratándose de niños tan pequeños. “

Constantino evoca que con el paso del tiempo, y a pesar de sus reiteradas protestas el director siguió haciendo lo que le daba la gana, y llegó un momento en el que no pudo más y se fue del centro.

Le planteamos al maestro que ese “run run” hace mucho tiempo que ya había trascendido a la sociedad estellesa. Es en ese momento cuando se extraña por el hecho de que los padres de los niños no levantaran la voz, ya que está seguro de que más de un alumno tuvo que manifestar su malestar en casa y aunque él nunca fue conocedor de los supuestos abusos, da total credibilidad a las denuncias que se han presentado.

Hoy en día sabemos que se han dado casos de abusos en el seno de la Iglesia, entonces era impensable que eso pudiera suceder y menos por parte de un sacerdote que está encargado de hacer llegar la palabra de Dios y de predicar con el ejemplo. En aquellos años a nadie se le ocurría pensar que eso pudiera suceder. De esa manera Constantino se asombra, cincuenta años después de lo que las denuncias aseguran que sucedía dentro de un colegio propiedad de la Iglesia.

Además recuerda que llegó a plantarle cara, censurando su comportamiento, hablándole con claridad y diciéndole lo que le tenía que decir. Allí solo se podía hacer lo que decía San Julián y sin rechistar. El ambiente de trabajo era malo, ya que ejercía un dominio absoluto sobre todos nosotros, profesores y alumnos. Yo no aguanté más y en 1976 me marché. 

-¿Cómo era San Julián en el trato humano y profesional?

Era un hombre acostumbrado a dar órdenes, autoritario. El trato conmigo era desagradable porque estábamos enfrentados y yo no escondía mi malestar.

-De estos hechos han pasado ya cincuenta años. ¿Consideras que las denuncias son necesarias a pesar del tiempo transcurrido?

Se debe denunciar y sacar la verdad a la superficie. Además creo necesario que los afectados deben estar unidos, organizarse y contar lo que pasó. Además se van a apoyar unos con otros en una asociación, y así ayudarán a otras personas que pasaron por lo mismo. 

Constantino que se considera un hombre de fe, un cristiano creyente y comprometido considera que la Iglesia tiene una responsabilidad y no se puede escudar en que es algo que sucedió en el pasado o que se trata de pecata minuta.

La Iglesia debe de ser transparente, debe de ser clara, no caben excusas y debe de mirar alto, entendiendo esa mirada como dirigida a Dios. De no ser así podemos pensar que esa Iglesia sobra.  Después de esta reflexión, Constantino nos confiesa que concede esta entrevista porque se siente obligado moralmente a decir la verdad y porque como cristiano necesito desarrollar un ambiente que sea más humano. Además aquí, en Estella, al conocernos todos, debemos ayudarnos.

Si quieres escuchar la entrevista completa, Estella Noticias te la ofrece en exclusiva a continuación.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s