Racing de Santander 2-1 CD Izarra- Un penalti a falta de 4 minutos deja al Izarra sin premio

seat

  • Los de Estella jugaron con uno menos desde el minuto 60 por la expulsión de Cisneros.
  • El 2-1, llegó de penalti en el minuto 86.
  • Además de Cisneros otros seis izarristas vieron la tarjeta amarilla.

 

Racing de Santander; Crespo, Redru ( m 73 Rivero), Castañeda, Gil, Hidalgo, Noguera, Sergio, De Vicente ( m 64 Enzo), Gayarga, Cejudo ( m 73 Barral), Ion Ander.

CD Izarra: Iricibar, Eneko, Endika, Casado, Eguaras, Cisneros, Toni, Deivid (m 65 Javi Alonso), Hinojosa, Areso (m 70 Valdo), Laborda (m 83 Chilunda).

Árbitro:  Jon Ander González Esteban (Comité Territorial Vasco). Mostró tarjetas amarillas a Noguera por parte del Racing y por el Izarra a Deivid en la primera acción de juego nada más cumplirse el primer minuto, a Endika, Hinojosa, Laborda, Eneko, Toni, Eguaras, además expulsó a Cisneros en el minuto 60.

 

Goles:

0-1 Minuto 28. Areso

1-1 Minuto 35. Noguera

2-1 Minuto 86 .Rivero

 

Incidencias: 8.137 espectadores en el Sardinero.

 

A pesar de que el Izarra saltó sin ningún tipo de complejo a disputar su partido contra un sólido líder, bien pronto se pudo dar cuenta de que no todo está permitido. En la primera acción de juego Deivid veía la cartulina amarilla en una discutida decisión arbitral que marcaba la tónica de lo que iba a ocurrir a continuación, bromas las justas. Desde ese instante el Racing comenzó a cercar la portería de Iricibar. A los cinco minutos una falta colgada por Gayarga encontraba el remate de Sergio que levantaba por primera vez al público de sus asientos. Poco después era Cejudo quien en un mano a mano con el meta navarro, podía disparar escorado para que bajo los palos salvara el gol Eneko. A continuación Noguera, de volea se lamentaba porque el remate salía por encima del larguero. En apenas diez minutos los cántabros habían acumulado tres claras ocasiones, sin que el Izarra hubiera pisado el campo contrario.

La primera oportunidad blanquiazul fue doble y  llegó al filo del cuarto de hora con un lanzamiento de Toni que la zaga local abortó para que el posterior remate de Deivid se volviera a estrellar en la defensa. En ese instante el Racing comprobó que su rival tenía pólvora y que no iba a ser un partido tan fácil como había parecido en los primero compases. A pesar de los apuros iniciales, el conjunto de Rodrigo Hernando no estaba dispuesto a perderle la cara al choque.

No obstante el ritmo de juego seguía perteneciendo a un Santander que se mostraba mucho más rotundo en las jugadas a balón parado, de nuevo era un cabezazo de Sergio al saque de una falta quien estuvo a punto de inaugurar el marcador.  Superado el ecuador del primer acto, el encuentro seguía abierto a pesar de que el dominio seguía siendo blanquiverde, sin embargo fue Areso quien consiguió el primer gol, cuando en el minuto veintiocho acertó a rematar el milimétrico servicio de Toni desde la banda izquierda.

Poco le duró la alegría al conjunto navarro ya que siete minutos después de su gol, llegaba el del empate a uno, por mediación de Noguera que hacía bueno el servicio de Gayarga para meter la puntera ante la salida desesperada de Iricibar. El meta sí que se pudo lucir en la siguiente jugada ante el disparo envenenado de Jon Ander. Los pupilos de Iván Ania ya se habían dado cuenta de que el empate había mermado la voluntad de su rival  e intentaron encontrar el rédito a su mejor juego. A punto de concluir la primera mitad, la presión izarrista forzaba el primer saque de esquina, de esa manera volvía a recordar que su intención no pretendía únicamente agazaparse a la espera de un contraataque. Con esa declaración de intereses se alcanzaba el descanso. La actitud de unos y otros y el propio resultado dejaba todo abierto para los últimos cuarenta y cinco minutos.

El inicio del segundo capítulo obedeció al guion ya visto con anterioridad. El Racing salió con más ambición y comenzó a acumular ocasiones. La primera a los dos minutos por mediación de Jon Ander, con un disparo que no encontró puerta. Inmediatamente después, de nuevo Gayarga se volvía a encontrar con un inspirado Iricibar, para entonces el portero blanquiazul ya se había convertido en el jugador más destacado de su equipo. La reacción del Izarra llegó con una carrera de Areso por la banda, su centro en búsqueda de Deivid fue interceptado por la zaga y el balón terminó en saque de esquina.  Los de Estella habían tardado apenas seis minutos en plantarse en el área contraria. Sin embargo, poco a poco, y de manera constante los racinguistas se fueron haciendo con el mando del partido, imponiendo su ritmo, maniatando las intentonas visitantes y ejerciendo un dominio demoledor sobre su rival. Gil y De Vicente firmaron, casi de manera consecutiva, otras dos oportunidades desbaratadas por la defensa visitante.  Los jugadores de Rodrigo Hernando, cada vez, más escondidos en su área, siguieron esperando su oportunidad y en cuanto podían, buscaban la velocidad de sus jugadores de banda, con la intención de volver a sorprender al líder de la categoría, pero cada vez esas posibilidades se espaciaban más en el tiempo, por lo que el conjunto navarro comenzó a especular con un resultado que seguía siendo muy meritorio. Sin embargo aún le quedaban al encuentro muchos, demasiados minutos. La expulsión de Cisneros por roja directa en el minuto sesenta terminó por desbaratar el esquema de juego de su equipo. Por delante quedaba media hora que iba a pesar muchísimo para un Izarra cada vez más cansado y ahora en inferioridad. Ese fue el momento elegido por Rodrigo para enfriar el encuentro introduciendo los primeros cambios, puso en juego a Javi Alonso en sustitución de Deivid, lo que demostraba que la intención pasaba por defender el empate a toda costa. Seis minutos después Valdo sustituía a Areso, y sobre el campo el equipo ganaba experiencia y oficio con un exracinguista que recibía los aplausos de los que fueron su público.

Iván Ania , por su parte, realizo en apenas once minutos los tres cambios reglamentarios en un intento de ofrecer más alternativas a su juego de ataque. Nada más pisar el terreno de juego Enzo pudo servir un balón envenenado al área estellesa que afortunadamente no encontró rematador. A renglón seguido Barral, se lamentaba al comprobar que su cabezazo salía por encima del larguero. En ese instante quedaban únicamente ocho minutos para llegar al tiempo reglamentado. La réplica llevó la firma de Valdo quien en jugada personal pudo centrar en busca del remate de Toni que salía desviado. Con el partido completamente roto la tuvo Enzo con un disparo que, de nuevo como había ocurrido en la primera mitad, sacaba la defensa bajo los palos.

En el ochenta y tres un inédito y trabajador Laborda, cedía su puesto al internacional tanzano Chilunda, que de esta manera debutaba con el Izarra. A falta de cuatro minutos para los noventa llegó la jugada clave del encuentro con el penalti señalado a favor de los locales que Rivero convertía en el gol del triunfo para los suyos. Los cuatro minutos de añadido se convirtieron en una agonía para un Izarra que se hizo merecedor a un resultado más satisfactorio, aunque solo fuera por la entrega y el derroche físico realizado ante un Racing al que plantó cara, jugando durante media hora con un hombre menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s