Oncineda veteranos/as debuta en la liga con un equipo mixto

 

seat

El pasado domingo, 13 de enero, el equipo Oncineda Veteranos/as debutó en la liga Navarra de dicha categoría. Además de escribir una nueva página en la historia de nuestro club, se produjo otro hecho novedoso: se trata del primer equipo mixto en la historia de la liga, lo que convierte a Sonia, Puy y Nuria en nuestras valientes pioneras.

En cuanto al partido, contra Oberena Veteranos, hay que destacar la gran actitud de todo el equipo. A pesar de que los porcentajes de tiro rozaron lo absurdo (afortunadamente no hay estadísticas), gracias al gran trabajo defensivo y la solidez en el rebote el equipo se mantuvo en la lucha por el partido, peleando por los tres cuartos (se juegan tres periodos de 13 minutos, y cada periodo se comienza con el marcador a cero, ganando el partido el equipo que gane dos periodos).

Comenzaba el equipo con ganas y adelantándose en el marcador durante el primer periodo, en el que hubo posibilidades de victoria hasta el último momento (16 – 13 para Oberena). El segundo cuarto, aciago en el tiro para Oncineda, terminaba con desventaja de 7 para el equipo de Estella, si bien en el minuto 10 el marcador reflejaba un empate.

El tercer periodo llegó a su fin con igualdad en el marcador, gracias a la garra y el despliegue físico del equipo amarillo, que no dio ningún balón por perdido. El empate se tenía que deshacer en los tiros libres (como en Los Inmortales, “solo puede quedar uno”). La primera serie de tres tiros libres terminó con uno anotado por cada equipo, por lo que se continúa con un nuevo tiro para cada equipo, hasta romper el empate. En el quinto lanzamiento, y haciendo gala de una tranquilidad pasmosa, quien esto escribe se dirigió a la línea de tiros libres para anotar el punto ganador, ante el jolgorio y alegría de ambos equipos; el júbilo de Oncineda porque suponía su primer periodo ganado en la competición y el primer punto en su casillero, y de los chicos de Oberena porque se tenían que ir a almorzar y la cosa se estaba alargando demasiado.

Tras muchos años de competición y cientos de situaciones vividas, y cuando parece que nada nuevo puede sorprendernos, añadimos a nuestro currículum un nuevo hito: ganar un set en el tie-break.

Como Jack Nicholson en “Cuando menos te lo esperas”, nos hemos encontrado con la oportunidad de vivir un nuevo idilio con este deporte que nos apasiona y que, aunque ahora vivimos de otra manera, sigue despertando ese gen competitivo que nunca hemos perdido, esas mariposas en el estómago antes del partido y esa sensación de “¿me estaré dejando algo?” cuando estás preparando el bolso antes de salir de casa.

Y a pesar de las interminables sesiones de estiramiento dirigidas por Raul Optica Lizarra, también nos hemos encontrado con las agujetas y dolores postpartido (inevitable todo esto a nuestra edad), aunque no tenemos que lamentar ninguna baja por lesión. El club no asume el gasto en fisioterapia porque, conocedor de nuestra situación, sabe que el importe podría ser desorbitado.

Destacar el compañerismo, la entrega, la lucha y el inmejorable ambiente en el vestuario, a lo cual contribuye, indudablemente, el carácter mixto del equipo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s