El paro crece en enero el 2,6% en Navarra, aunque se trata del menor incremento en este mes en doce años

 

AUTO EGA CALLE MAYOR

 

En términos interanuales, se reduce el desempleo en 4.585 personas y aumentan en 9.433 las afiliaciones

El número de personas desempleadas registradas en las Agencias del Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare (SNE-NL) se ha situado en enero en 36.657 personas, lo

que supone un crecimiento del 2,6% respecto a diciembre, aunque se trata del menor incremento registrado en enero en los últimos doce años. En los últimos doce meses se reduce el paro en 4.585 personas y aumentan en 9.433 las afiliaciones.

El hecho negativo, aunque previsible al ser enero el peor mes del año para el empleo en Navarra, viene dado por unos datos que reflejan un incremento significativamente menor que el producido en otros años, por debajo incluso de los aumentos producidos en los años previos a la crisis.

Con relación al mes de enero de otros años, la tendencia resulta claramente favorable y corrobora la mejora de la situación. Así, la comparativa de la variación producida con las de los años anteriores indica que se trata del menor incremento en este mes, estacionalmente negativo para el empleo, de los últimos doce años. Ese aumento ha sido del 2,6%; pues bien, el pasado 2015, el aumento mensual producido en enero fue del 4,6% y en 2016 del 3%. Si nos remontamos a los años previos a la crisis, años 2006 y 2007, los incrementos alcanzaron el 5,2% y el 6,9% respectivamente.

Como aspecto claramente positivo hay que destacar el importante descenso del desempleo en términos anuales, un -11,1%, lo que supone una bajada de 4.585 personas desempleadas en los últimos doces meses. De nuevo, la comparativa con lo sucedido en los anteriores refleja una situación claramente más favorable. De hecho, se trata del descenso anual del desempleo más acusado producido en el primer mes del año también de los últimos doce años. El descenso en 2016 fue del -8,7% mientras que el del pasado 2017 fue del -8,6%.

Como se sabe, la cota máxima de desempleo se alcanzó en Navarra en febrero de 2013, con 56.524 personas desempleadas. Es decir, desde entonces la reducción ha sido del -35,1%, lo que supone un descenso de 19.867 personas paradas registradas.

Por otra parte, en el Estado el desempleo se ha incrementado un 1,9%. Sin embargo, en términos interanuales, el desempleo desciende con mayor intensidad en Navarra, el mencionado -11,12% frente al -7,54% en el Estado.

Navarra ocupa la segunda posición en la reducción anual del desempleo, tras Aragón (-12%) y por delante de Galicia (-10,46%) y Cantabria (-10,26%).

Un elemento de especial transcendencia es el relativo a la cobertura del Sistema estatal de protección por desempleo. Los últimos datos presentados siguen corroborando la evidente limitación del sistema estatal a pesar de la ligera mejoría en la proporción de cobertura. La tasa de cobertura por desempleo correspondiente al mes de diciembre, último dato disponible, es del 49,5%. Es decir, 1 punto más que la de noviembre y 0,6 puntos más que la de hace un año.

En definitiva, más de la mitad de las personas desempleadas, exactamente un 54,6%, siguen careciendo de cobertura en este sistema. Así, si se tiene en cuenta al conjunto de la población desempleada, el número de personas paradas sin cobertura en Navarra se cifra en 19.527 personas. De ahí la gran importancia de contar con herramientas propias de apoyo como la Renta Garantizada.

En el Estado, la tasa de cobertura asciende hasta el 58,6%, es decir, es 9,1 puntos superior. De hecho, mientras que en Navarra la tasa de cobertura ha crecido en un año en seis décimas, en el Estado ha aumentado en dos puntos.

Afiliación a la Seguridad Social y contratación

Como suele ser habitual en el primer mes del año, acompañando al aumento del desempleo se une el descenso de la afiliación. Lo cierto es que enero resulta ser un mes desfavorable en este sentido.

En cuanto a los datos, el número medio de personas afiliadas a la Seguridad Social en Navarra se sitúa en el mes de enero en las 271.562, por tanto, 2.775 menos que el mes anterior pero 9.433 más que hace un año. Estos incrementos suponen en términos porcentuales un descenso del -1,01% en un mes y un crecimiento anual del 3,60%.

Como en el caso del desempleo registrado, el dato de enero es, dentro del hecho negativo que supone el descenso de la afiliación, el mejor dato del primer mes del año desde antes de la crisis. En cuanto al crecimiento anual, se trata del mayor aumento producido en enero desde el año 2007.

Respecto al incremento anual, resulta algo mayor que el del Estado (3,4%). Además, hay que tener en cuenta que la distancia de la tasa de paro es de casi siete puntos. Por otra parte, se debe reseñar que la comparativa con las comunidades con menores tasas de paro muestra una situación, en cuanto al aumento anual de la afiliación en términos relativos, similar en el caso de Aragón y superior en el caso del País vasco y La Rioja. Ya se ha indicado que en Navarra, la comunidad con menor tasa de desempleo, se ha dado un incremento anual de la afiliación del 2,46%. Pues bien, en el País Vasco, segunda con menor tasa de paro, el incremento ha sido del 2,16%, en Aragón, tercera con menor proporción de personas desempleadas, el aumento ha sido del 3,69% y en La Rioja, cuarta con menos desempleo, el crecimiento anual de la afiliación ha sido del 2,92%.

No conviene olvidar tampoco que la cota mínima de afiliación se alcanzó precisamente en enero de 2014 con 243.505 afiliaciones. Por tanto, si se tiene en cuenta el último dato de enero, se ha producido un aumento de 28.057 afiliaciones, un 11,5%. De esta forma, la afiliación se encuentra en niveles similares a los de principios de 2009.

En cuanto a las cifras de contratación, resulta también positivo el aumento significativo de la contratación. Así, el número de contratos con centro de trabajo en la Comunidad Foral registrados en el Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare durante el mes de enero de 2018 ha sido de 31.252 contratos. Esta cifra supone un aumento de 5.255 contratos respecto al mes anterior, un 20,2% de incremento mensual. Además, en términos anuales se ha dado un aumento del número de contratos del 5,7%, lo que supone 1.679 contratos más respecto a enero de 2017, año en el que conviene tener en cuenta que se ha alcanzado una cifra histórica de contratación.

Otro elemento a destacar de manera muy positiva es que el incremento mensual de la contratación indefinida ha sido claramente superior a la temporal. El número de contratos indefinidos ha aumentado en un mes un 46,2% mientras que se ha dado un aumento del 18,6% en el caso de los contratos temporales.

Estas variaciones han hecho que el peso de la contratación indefinida se sitúe aproximadamente en el 7% de la contratación realizada.

Desglose de datos del paro

Por Agencias de Empleo, en términos mensuales, el paro ha aumentado en todas las Agencias salvo en la de Alsasua en la que se ha dado un descenso del -1,9%.

Los aumentos mensuales han sido los siguientes: Aoiz (7,1%), Santesteban (4,9%), Ensanche (3,5%), Rochapea (2,8%), Pamplona en su conjunto (2,8%), Tudela (2,7%), Tafalla (2,5%), Lodosa (1,6%), Yamaguchi (1,4%), y Estella (0,8%).

Respecto a la variación anual, en todas las oficinas se produce un descenso significativo del paro. En la oficina de Aoiz (-13%), en Yamaguchi (-12,9%), Alsasua (-12,6%), Rochapea (-12,3%) total de Pamplona (-12,2%), Ensanche (-11,7%), Estella (-11,1%), Santesteban (-10,2%), Tudela (-9,9%), Tafalla (-7,5%) y Lodosa (-4,9%).

Respecto a la caracterización del desempleo, según sexo, el paro registrado se sitúa en 21.177 mujeres, con un aumento mensual del 4,5% (907 mujeres más) y en 15.480 hombres, con un leve aumento del 0,1% (18 hombres más). Por tanto, el aumento mensual del paro ha sido protagonizado casi en exclusiva por mujeres, circunstancia también habitual en el primer mes del año.

Por otra parte, si se analiza la variación anual desde la perspectiva de género se confirma que tras los años más graves de la crisis en los que la distribución fue similar (“igualdad a la baja”), se ha vuelto a una distribución más desequilibrada del desempleo. El número de desempleados desciende anualmente en un -14%, mientras que el descenso para las mujeres resulta menor, un -8,9%. De esta forma, actualmente la proporción de las mujeres desempleadas con respecto al total del paro es del 57,8% cuando a finales de 2009 llegó a ser del 49%.

Por grupos de edad, se produce un aumento mensual de 230 jóvenes desempleados/as lo que supone un incremento del 7,2%. Por su parte, las personas desempleadas de 25 a 34 años aumentan en un mes un 4,3% (286 más), los parados y paradas de entre 35 y 44 años aumentan un 1% (91 más), la población parada de entre 45 y 54 años se incrementa un 2,1% (183 personas más en un mes). Por último, el colectivo de mayores de 55 años aumenta mensualmente un 1,6% (135 personas paradas más en un mes).

De esta forma, los jóvenes desempleados y desempleadas menores de 25 años son 3.425 (un 9,3% del total), las personas desempleadas de 25 a 34 años representan el 18,9% del total del desempleo (6.925), los parados y paradas de entre 35 y 44 años suponen el 24,6% (9.027), los parados y paradas de entre 45 y 54 representan el 24,1% (8.831 personas). Por último, el peso del colectivo de personas desempleadas de 55 o más años supone el 23%, 8.449 personas.

En cuanto a la variación anual, los jóvenes desempleados/as descienden un -9,7%, el grupo de entre 25 y 34 años experimenta un descenso del -14%, el descenso anual de las personas desempleadas de 35 y 44 es del -13%. Por su parte, las personas desempleadas de entre 45 y 54 años descienden en un año un -13,1% mientras que aquellas de más de 55 años lo hace un -4,7%.

Por nivel de estudios, siete de cada diez personas desempleadas siguen sin contar con una formación superior a la primera etapa de secundaria; suponen el 70,6% del total (25.891). Por su parte, el desempleo de las personas con formación universitaria es del 10% del total (3.635 personas). En cuanto a la población desempleada con estudios universitarios conviene significar que siete de cada diez siguen siendo mujeres (un 71,4%).

Por otra parte, según la nacionalidad, el 18,9% de las personas desempleadas en enero tienen nacionalidad extranjera, se trata de 6.902 personas. En cuanto a las variaciones mensuales y anuales, se ha dado un incremento del 2,4% del desempleo respecto a diciembre, por tanto, dos décimas menos que el aumento total y un descenso anual del -6%. En este caso el descenso es menor que el total (-11,1%). En cuanto al peso del desempleo de la población con nacionalidad extranjera conviene señalar que llegó a alcanzar el 21% en enero de 2009.

Por sectores económicos, el desempleo ha aumentado en todos los sectores salvo en construcción con un descenso del -1,9% (42 personas desempleadas menos en un mes). De esta forma, en el sector primario se ha dado un incremento mensual del 1% (21 personas desempleadas más), en la industria el aumento se cifra en un 0,3% (únicamente 14 personas desempleadas más). Es el sector servicios el que ha generado la mayor parte del desempleo con un aumento del 3,7% (872 personas desempleadas más). Por su parte, las personas sin empleo anterior también han ascendido (un 2%, 60 personas más).

En cuanto al desempleo de larga duración, el número de personas que llevan en paro más de un año se sitúa en las 13.707, representan al 37,4% del total del desempleo. Como aspecto positivo cabe señalar que se ha dado un descenso anual superior a la bajada del total del desempleo, un -12,6% frente al mencionado -11,1%. En términos mensuales ha aumentado levemente, un 0,7%, mientras que el total ha crecido el señalado 2,6%.

En términos anuales, es destacable que el paro haya disminuido en todos los sectores. Porcentualmente destaca el descenso del -23,5% en construcción (663 personas desempleadas menos), seguido de la industria (-13,1%, 762 personas paradas menos), servicios (-10,5%, 2.857 personas desempleadas menos en un año) y sector primario (-4,7%, 106 menos). Por su parte, el paro para quien no tenía un empleo ha descendido anualmente un -6,0%, 197 personas menos. Estos descensos sectoriales generales resultan especialmente positivos ya que se afianza la tendencia observada en el año pasado en los que la disminución del paro en términos porcentuales es superior en la industria y construcción que en el sector servicios. De todas formas, conviene reseñar que el paro del sector de Servicios representa el 66% del desempleo registrado mientras que el desempleo procedente de la industria es del 14%, siendo del 6% el procedente de la construcción y el sector primario. El restante 8% son personas desempleadas sin empleo anterior. En ese sentido, hay que señalar que el peso del desempleo del sector industrial en enero es el menor de toda la serie (2006-2018). Llegó a alcanzar el 23% en enero de 2009 mientras que en enero de 2007 era del 20%, es decir, seis puntos superior al actual.

El análisis del desempleo por subsectores económicos revela que el aumento mensual del desempleo proviene de las mismas ramas que suelen ocasionar los incrementos del desempleo en enero de anteriores años, aunque conviene señalar que en este caso dichos incrementos han sido de menor intensidad.

Así, destacan como principales focos del aumento mensual del desempleo las ramas de actividades sanitarias (255 más), servicios a edificios y actividades de jardinería (180 más) servicios de comidas y bebidas (119 más), actividades de servicios sociales sin alojamiento(107más), el comercio al por menor (105 más), la asistencia en establecimientos residenciales (82 más) y la industria de la alimentación (64 personas desempleadas más en un mes).

El incremento del desempleo se contrarresta con diversos descensos del paro, pero el que resulta más significativo es el producido en las denominadas actividades relacionadas con el empleo con 216 personas desempleadas menos en un mes. Esta rama acoge a las actividades de las agencias de colocación, empresas de trabajo temporal, actividad, que dicho sea de paso, es una de las principales causantes del importante aumento del paro de los meses de diciembre de los últimos años. En este caso, la reanudación de la actividad en las empresas tras el periodo vacacional de Navidad hace que se recurra de nuevo a este tipo de servicios ocupacionales.

En cuanto a la variación anual del desempleo, destacan como principales actividades en las que desciende el desempleo las siguientes: el comercio al por menor (393 personas desempleadas menos en un año), las actividades de construcción especializada (348 menos), los servicios de comidas y bebidas (343 menos), la administración pública y seguridad social obligatoria (320 menos), la construcción de edificios (287 menos), las personas sin empleo anterior (197 menos), los servicios a edificios y actividades de jardinería (187 menos), el comercio al por mayor e intermediarios del comercio (173 menos), la industria de la alimentación (132 menos), el transporte terrestre y por tubería (128 menos), la educación (113 menos), la fabricación de vehículos de motor (108 menos) y las actividades deportivas, recreativas y de entretenimiento (106 personas desempleadas menos en un año).

En contraposición, cabe destacar de las pocas actividades en las que aumenta levemente el desempleo, las actividades relacionadas con el empleo (52 personas desempleadas más en un año).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s