Izarra 0-1 Mirandés Un Izarra sin suerte sigue sin ganar. El Mirandés se coloca líder.

 

IMG_4951

Izarra: Julio, Eguaras, Cabrera, Maestresalas, Cacho; Cisneros, Bruno, Arnau (Canela m 89), Yoel (Manny m82), Hinojosa (Briñol m66); Laborda.

Mirandés: Reguillos, Paris, Puerto, Andreu, Quijera; Ruper, Martínez (Mouloud m25), Romero, Sanchez (Pito m74), Albístegui (Gila m57); Cervero.

Árbitro: Dirigió el encuentro el colegiado vasco Gómez Landazabal, ayudado por Cachón Lafuente y García Arriola. Mostró tarjetas amarillas a Cisneros, Yoel y Laborda por los locales y a Ruper y Andreu por el Mirandés.

Gol.

0-1 Cervero, minuto 87 de remate con la pierna derecha dentro del área.

Incidencias: Antes del partido el capitán izarrista Bruno Araiz recibió de manos de sus padres, del presidente del club y del Alcalde de Estella-Lizarra,  una placa como reconocimiento a sus 25 años como jugador del Izarra y por los 500 partidos disputados con el primer equipo de la entidad blanquiazul.

600 espectadores en la grada del Merkatondoa de los que 250 se habían desplazado desde Miranda de Ebro.

 

Mala suerte, escaso acierto ofensivo, nervios de última hora o simplemente que el fútbol es cruel y que a perro flaco todo son pulgas. Incluso, algún aficionado local señalaba el mal de ojo como explicación a lo ocurrido sobre el césped del Merkatondoa. Sigue el Izarra sin conocer la victoria después de cinco jornadas de liga, un solo empate en su haber le coloca en penúltima posición de la tabla. Otra vez se vivió el mismo guión en un choque intenso, jugado de tú a tú entre dos conjuntos que se olvidaron del puesto que cada cual ocupaba en la tabla. Las primeras oportunidades de gol llegaron en el minuto 10 cuando los locales reclamaron un penalti por manos de Ruper que el colegiado no señaló. En apenas un cuarto de hora los pupilos de Diego Prendes acumularon otra clara ocasión con el disparo cruzado de Arnau que salió lamiendo el palo. Recuperaron los visitantes el orden defensivo que desde el banquillo les reclamaba su entrenador y así pudieron contener a un rival que en esta primera mitad estuvo mejor posicionado, más firme pero sin exigir al meta Reguillos, que terminó siendo el mejor de su equipo.

En la reanudación todo pareció seguir igual con dominio de los de Estella que pudieron adelantarse gracias al remate de cabeza de Laborda que el meta burgalés desvió con apuros. Sin embargo, la jugada que encerró una de las claves del duelo llegó poco después, cuando en el minuto 60 una buena jugada por la banda derecha termina con un centro preciso al corazón del área y se suceden cuatro remates consecutivos por parte de Hinojosa, Arnau, Bruno y Laborda. Todos los intentos fueron baldíos dos de ellos se estrellaron en el palo y los otros dos fueron detenidos por el meta del Mirandés. Una y otra vez la afición local se desesperaba por la poca fortuna, el escaso acierto ofensivo o las buenas acciones de Reguillos.

No quiso el conjunto castellano quedarse esperando y buscó una alternativa distinta con los cambios. Opuso entonces, Pablo Alfaro, una mayor presencia ofensiva y fruto de ello llegó en el minuto 70 el primer córner y el primer remate a puerta de los rojillos. Tras el saque de esquina llegó el cabezazo de Mouloud que se encontró con el travesaño.

Empezaba a romperse el partido y la lucha en el centro del campo seguía igualada ya que ni Ruper ni Cisneros parecían cansarse en las disputas constantes. Mientras, en ambos banquillos todos estaban pendientes del cronómetro, todo parecía indicar que el reparto de puntos iba a hacer justicia al juego desplegado por unos y otros. Aún quedaba tiempo para que un exizarrista propusiera la última jugada de ataque para el Mirandés. Sabedor de las características del césped artificial, Pito que apenas llevaba 13 minutos en el campo, recuperó un balón que inmediatamente cede a la banda derecha desde donde llega el centro de Gila para que Cervero, en estado de gracia, conecte un remate ajustado que se cuela en la red.

Fue un jarro de agua fría que dejó paralizado a un Izarra que volvió a merecer más y se quedó sin nada. No obstante el juego de los estelleses permite albergar esperanzas, aunque el calendario obliga ahora a jugar en casa del tercer clasificado, el Sporting de Gijón B.

 

Diego Prendes: Hemos merecido con creces los tres puntos.

“Hemos sido mejores que el Mirandés. Ellos han tenido dos ocasiones y han metido un gol. Nosotros hemos propuesto mucho más pero seguimos gafados. Desde mi punto de vista el Izarra ha firmado un buen partido y hemos dominado.”

Así de contundente resumía el entrenador del Izarra un partido que a pesar de la derrota le deja buenas sensaciones:

“Sí, porque  hemos estado intensos, muy concentrados y buscando siempre la mejor alternativa ante los problemas que el Mirandés ha pretendido crearnos”.

Preguntado por la situación en la tabla clasificatoria asegura el técnico no sentirse preocupado en exceso: “No nos queda otra que seguir trabajando con la misma intensidad y dinamismo. Tenemos un calendario muy complicado en este arranque liguero, pero en cuanto consigamos una victoria todo se ve de otra manera y no va a tardar en llegar ese momento. “

 

Pablo Alfaro: Nos llevamos tres puntos de un campo muy complicado y ante un gran rival.

“Le doy la razón a Diego Prendes pero solo por la primera parte. En ese tiempo ellos han interpretado el partido mucho mejor que nosotros. Nos ha costado mucho adaptarnos al juego que nos planteaban y a las características del campo. Sin embargo en la segunda hemos estado mejor que nuestro rival y aunque no hemos generado muchas ocasiones, hemos tenido dos muy claras con un remate de cabeza al larguero y el gol.” El técnico del Mirandés quiso valorar la capacidad y calidad de un Izarra al que costó mucho derrotar. “Ellos son muy fuertes en Merkatonda y saben que los demás sufrimos en un campo de hierba artificial como este. Saben qué es lo que tienen que hacer y lo resuelven muy bien.”

El Mirandés abandonaba Estella como líder del Grupo, algo a lo que Alfaro no quería dar mucha importancia.

Lo relevante es que seguimos en racha, sin conceder ocasiones, muy bien armados y ofreciendo un juego colectivo que nos hace fuertes tanto en casa como a domicilio. Estamos muy sólidos y cada semana vamos a estar un poquito mejor. “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s